modelo económico

A menos de dos años del gobierno de Duque, Colombia enfrenta una gran huelga nacional

Amplios sectores se manifiestan contra el presidente Iván Duque por la promoción de distintas medidas que implican recortes de salarios, privatización de empresas estatales y la implementación de un plan económico impuesto por la OCDE.
jueves, 21 de noviembre de 2019 · 19:04

Al presidente de Colombia Iván Duque le está tocando enfrentar su primera huelga nacional. No es un momento fácil el que le toca atravesar ya que las principales centrales obreras y sindicales del país junto a diversos sectores de la sociedad se han unido en esta huelga. Además, esto coincide con un descontento generalizado de la población ya que Duque cuenta con el 69% de índice de desaprobación.

El ambiente se tornó tenso y con expectativas de lo que pueda generar el gran Paro Nacional, que está convocado en todo el país contra Iván Duque. Los motivos tienen que ver con los anuncios de reformas laborales y pensionales que lanzó el Gobierno, a lo que se le sumó el gran descontento que se venía arrastrando.

Las medidas promocionadas por las cuales fue convocado el paro tienen que ver con la reducción del salario mínimo a los menores de 25 años (un 75%), la posible eliminación del componente público del sistema pensional, la implementación de políticas económicas sugeridas por la OCDE y la privatización de algunas empresas estatales.

Una señal de alerta extra es la que proviene del cimbronazo que generan las protestas en países de la región como Chile, Bolivia y Ecuador, todo esto sumado al descontento contra el Gobierno Colombiano que llega poco más de un año en el poder y que en tan poco tiempo alcanzó el porcentaje de rechazo más alto de la última década que haya registrado un mandatario en este país. Por estos motivos, las expectativas para ver cómo se desarrolla esta protesta son altas, así como también las respuestas que pueda tener el Gobierno.

Otra de las razones por el descontento generalizado tiene que ver con un escándalo reciente por el asesinato de al menos ocho niños en un bombardeo del Ejército a lo que sería un campamento de disidencias de las FARC. Esto ocasionó la renuncia del ministro de Defensa Guillermo Botero y que los ánimos ciudadanos se caldeen aún más.

Los sectores que adhirieron a las protestas por distintas razones son muy amplios: colectivos de artistas, defensores de derechos humanos y de los animales, organizaciones indígenas, activistas LGBTI y estudiantes. Además denuncian asesinatos a líderes sociales en todo el país y de los indígenas Nasa en el Cauca.

El discurso que mantuvo el Gobierno hasta este momento es un rechazo a la manifestación y refuerza la idea de posible violencia durante las protestas. Es por esto que el Ministerio del Interior publicó un decreto que facultaba a los alcaldes del país a decretar el toque de queda, aplicar la ley seca y reducir movilidad en los espacios públicos.

También se cerraron los pasos fronterizos hacia Ecuador, Venezuela, Brasil y Perú. Por otro lado, se movilizaron más de 300 tropas del Ejército para reforzar la seguridad en Bogotá y se decretó el “acuartelamiento en primer grado” a los activos militares.

Comentarios