BOXEO Y ALGO MÁS

Los puños de la fe

José Hugo Costa inició la Escuela de Boxeo en Rivadavia hace dos años con un grupo reducido. Ya pasaron más de 2.000 alumnos. Ahora recibirá una distinción religiosa internacional por su labor. Por Gustavo Martínez Puga.
martes, 13 de octubre de 2015 · 09:11
Por Gustavo Martínez Puga

El boxeo atrae a una verdadera multitud cada semana en la esquina de Ignacio de la Roza y Rastreador Calívar, en Rivadavia. En ese predio municipal funciona la Escuela de Boxeo y en las clases confluyen desde pibes de 14 años con sobrecarga de energía hasta señoras de más de cuatro décadas que van por prescripción médica. Al parecer, la clase de ejercicio aeróbico, sumado al atractivo de golpear la bolsa, son un imán para los vecinos rivadavienses.

Detrás está el profe José Hugo Costa, quien se había trazados un noble objetivo hace un par de años: sacar a los chicos de la calle, y enseñarles valores humanos. El gancho: clases de boxeo. Y lo utópico se hizo realidad: en la práctica, aquel reducido grupo de pupilos creció rápidamente y ya son más de 2.000 las personas que pasaron por la Escuela de Boxeo de Rivadavia.

Pero, además de la cantidad numérica, desde ese lugar salieron chicos que fueron a representar a la provincia nacionalmente en los Juegos Evita; los pupilos de Costa ya lograron ganar 45 peleas y esa escuela organizó ocho eventos.

Además, se empezaron a abrir nuevas puertas: en los próximos días inaugurarán una Escuela de Boxeo en Chimbas (Centenario y Ruta 40) y está todo listo para abrir otra sede en la localidad de Mogna, en Jáchal.
Todos esos logros hicieron que José Hugo Costa tenga una distinción única en los próximos días: será nombrado Referente Mundial del programa Atletas para Cristo por parte de la iglesia Evangélica Cristiana. Se trata de una organización internacional que tiene como principales embajadores a deportistas de primer nivel mundial, como el colombiano RadamelFalcao o el argentino Kun Agüero.

Costa es el director en la provincia de este proyecto universal. Él pertenece a la iglesia Viña Nueva, la cual está ubicada en Desamparados.

"La Escuela de Boxeo no es sólo para cristianos. Puede venir cualquiera, de hecho, viene gente de todas las edades y credos. Lo que hacemos es de hablar de los valores, enseñar con el ejemplo, mientras se practica boxeo con disciplina y entrenamiento. Tenemos casos de chicos con serios problemas familiares de abandono, de adicciones, y también tenemos gente grande que viene por el entrenamiento físico. Conviven todos perfectamente, en un marco de respeto y conducta que a los chicos les viene muy bien”, comentó Costa.

El programa cuenta con un tratamiento para adicciones y la asistencia gratuita de un médico y de un nutricionista.

DESTACADO
Las clases en la Escuela de Boxeo de Rivadavia son los lunes, miércoles y viernes, de 20 a 24 horas, en turnos de 1 hora. La cuota mensual es de 150 pesos y la inscripción 150 pesos. Pero quien no pueda costear la cuota, también es recibido.

TESTIMONIOS
"Sueño con conocer al Chino Maidana”
Juan Carlos Silva tiene 22 años y se gana la vida como obrero de la construcción. Vive en la Villa Seminario, Rivadavia, y practica boxeo desde hace un año: "Soy un amante de boxeo. Me encanta aprender y enseñar. Mi ídolo es el Chino Maidana, vi todas sus peleas, mi sueño es conocerlo”.

"Antes estaba todo el día en la calle”
Noelia Díaz tiene 17 años y está terminando el secundario. Vive en el Lote Hogar N° 30, en Rivadavia, y encontró en la Escuela de Boxeo una pasión que antes no había sentido: "Iba a handball, pero un día pasé, vi el cartel y empecé a venir a entrenar. No dejé más. Me encantaría hacer carrera”.

"Aprendí a ganar y también a perder”
Juan Cruz Echegaray tiene 19 años, es del Lote Hogar N° 2541 y desde hace dos que practica en la Escuela de Boxeo. Va con su hermano gemelo, pero él está entre los más enérgicos de la clase: "Aprendí a ganar y también a perder. Antes estaba mucho en la calle, peleando con todo el mundo. En el gimnasio superé eso”.

Galería de fotos

Comentarios