Labores por la inclusión

Quién es la mujer que está detrás de las señas más importantes de San Juan

Todos la pueden ver en las transmisiones de actos oficiales pero pocos saben de lo fundamental que es su tarea.
sábado, 26 de septiembre de 2020 · 12:26

 Aparece en un cuadradito en la parte inferior izquierda de la pantalla y quizá pasa desapercibida para muchos sanjuaninos. Para otros, ella lo es todo. Ana María Castro es la persona encargada de traducir en lenguaje de señas cuanto se dice en los actos oficiales de la provincia, permitiendo a las personas sordas poder entender lo que pasa.

Sentada en una esquina de la Casa de Sarmiento, Ana María mueve sus manos con destreza y acompaña con gestos faciales desde los anuncios de pago del aumento a estatales hasta el himno en honor al Gran Maestro de América. Lleva 19 años haciendo de nexo entre el mundo y la comunidad que padece trastornos de audición.

“Todo empezó por una casualidad cuando el instituto CRESCOMAS hacía la difusión de los cursos de lengua de señas y aproveché para satisfacer una curiosidad de infancia. Luego tuve que hacer las prácticas en la UEPA, escuela destinada a la educación primaria de adultos”, cuenta sus inicios. “Más allá de las prácticas me quede como interprete en el CENS 210 que es la de secundaria de adultos. En ambas escuelas durante ocho años continué ejerciendo como intérprete para los estudiantes sordos que allí cursaban”, recuerda.

Con casi dos décadas de ser intérprete de señas, Ana María dice que “es algo que me apasiona y emociona”. Su función cobra más notoriedad este mes: el 13 se celebró el  Día Nacional del Intérprete de Lenguas de Señas y el 23 de septiembre se celebra el Día Internacional del Lenguaje de Señas.

 Cumplir tan interesante y valiosa tarea implica una actualización constante. “La lengua de señas es una lengua viva, lo que hace que esté en constante capacitación. Como intérprete también trabajé junto a Rodolfo y Cristina en los cursos que se brindan en la Facultad de Filosofía e Ingeniería de la UNSJ, tuve también oportunidad de interpretar diferentes ámbitos, como deportes, religión, salud, jornadas, entre otros”.

Ana María trabaja desde hace 11 años en la Dirección de Discapacidad como intérprete y administrativa. “En mi familia no hay nadie con discapacidad auditiva”, relata. “Es una experiencia muy fuerte, dado que la situación es delicada, no obstante es enriquecedora”.

La llegada del coronavirus generó un desafío mayor. “Desde la pandemia hubo que incorporar nuevo vocabulario en señas y llevar el mensaje de la situación de algo que es desconocido para todos”, indicó.

Solo hay que pensar lo difícil que se tornó la comunicación para la comunidad sorda, afectada sensiblemente desde que se implementó el uso de tapabocas, ya que se expresan además de con señas, mediante gestos, modulación y lectura de los labios. Cuando surgió el tapaboca inclusivo, que es transparente, se halló una forma de combatir esa dificultad.

“No tengo una estadística de cuántos seamos, sí puedo asegurar que el interés va creciendo y año a año hay más personas que pueden entablar una comunicación o ser intérpretes en alguna dependencia ya sea de gobierno o privada”, comenta Ana María.

Además de sus interpretaciones, ahora Ana María tiene una novedosa y trascendente labor, porque está al frente de una herramienta clave para la integración. Con el regreso a Fase Uno de la provincia, hace unas semanas la Dirección de Personas con Discapacidad puso en funcionamiento una línea de consultas mediante videollamadas por WhatsApp. Ella es quien se encarga de evacuar dudas y consultas, dar asesoramiento y resolver otros pedidos mediante el uso de señas por videollamadas.

La línea funciona de lunes a viernes de 9 a 12 horas siendo exclusivamente para uso de esta comunidad, que se puede comunicar al 264-4112494.

Comentarios