LO QUE VIENE

Predicciones para 2016

¿Qué le espera al mundo, a Argentina y a San Juan? ¿Cuál tiene que ser nuestra actitud para la nueva aventura? En esta nota, todas las respuestas
domingo, 27 de diciembre de 2015 · 09:46

Leonardo Córdoba

Astrólogo profesional

 

 

Acercarnos a entender o a intentar decodificar el funcionamiento de los ciclos del universo siempre es un desafío y una aventura fascinante. Observar, comprender, entender, sentir e internalizar esta música, esta verdadera sinfonía planetaria produce un vértigo profundo y siempre termina ubicándonos en la perspectiva correcta, en la dimensión exacta respecto de la vida.

Los ciclos grandes que propone la galaxia exceden nuestro deseo personal y nos guían hacia el verdadero pulsar del universo, ordenando aquello que quizá nuestra mente no llegue a comprender en su totalidad.

La transformación de los núcleos de poder, descascarando a sus intérpretes y sacudiendo los estamentos del sistema conocido, continúa. El pedido de unión sin dejar nada fuera, de incorporar al rechazado, al diferente, a aquel que me muestra la otra cara de mi propia realidad, sigue latente. La búsqueda de creatividad a ultranza, el elegir un camino diferente, el cambio continuo hacia una nueva manera de percibir la realidad sigue impulsada por el cormos.

Los ciclos medios, aquellos que nos proponen dar forma, confiar y activar las propuestas anteriormente enunciadas tienden a ubicarnos en época y en un tipo de movimiento:

 

Año 2007 – 2009: Esta época la denominábamos la del ruido a engranaje, donde uno se encontraba en el cómo, en el por qué, en de qué manera hacer que funcione. Esto tenía que ver con los proyectos personales, la salud y el trabajo en especial.

 

Año 2010 – 2012: La época en que el universo nos preguntaba ¿Qué es la pareja para vos? Y de lo que uno contestaba el universo replicaba: Quizás es otra cosa. La propuesta era la de prueba y error, probando con distintos roles y maneras de transitar por esta área. No era necesario concretar sino ejercitar las posibilidades.

 

Año 2013 – 2015: En este tiempo era el del cuestionamiento sobre el poder ¿Qué es tuyo?¿Qué te pertenece?¿Qué controlas en la vida? Pregunta a la cual los sabios responden: Nada. El pedido del universo en esta época era la de abrir la mano, dejar de sostener, de manejar los hilos de situaciones, cosas, personas y observar el devenir. No se trataba de sacar lo viejo y poner lo nuevo, sino de bancarse el vacío y la incertidumbre frente a la conciencia de las cosas que no se pueden controlar. Esta etapa se considera cerrada entre agosto y septiembre del 2015.

 

Año 2015 – 2017: Desde septiembre del 2015 y hasta fines del 2017 la pregunta del universo será: ¿en qué crees? ¿Dónde están puestos tus principios éticos, filosóficos, morales de la vida? ¿Dónde tu confianza y tu fe? Y la propuesta es: aquello en lo que vos creas se te pide que trabajes para unirlo con la realidad, es decir, se acaban las épocas de discursos. Viene una buena etapa para trabajar y realizar los sueño e ideales y de no poder concretarlos hasta fines del 2017, quizá sepamos que no creíamos tanto en aquello que decíamos creer.

 

En este año 2016 se nos propone a todos la necesidad de establecer vínculos armoniosos tanto en lo interno como lo exterior también; este proceso solo puede ser llevado a cabo luego de resignificar el termino "relaciones”, ya que venimos viviendo épocas donde nuestro entorno ha cambiado, muchas relaciones han ido mutando, aquellos que parecían incondicionales ya no lo son y viceversa. Sin olvidar que nuestros vínculos son siempre espejos de una parte no vivida de nosotros, debemos observar todo lo sucedido.

La comunicación con lo interno, una seria y amorosa comunicación parece ser el secreto para elaborar todo lo vivido en el 2015.

Por otro lado, el replanteo de las palabras seguridad, familia, arraigo, pertenencia, pareja parece ser el tema donde todos nos veremos involucrados. La transformación de nuestros conceptos en estas áreas de vida decanta naturalmente en cambios en el entorno, estos movimientos difícilmente sean suaves, ya que no siempre los integrantes del trabajo se encuentran en un mismo nivel de observancia de la realidad. Todo este proceso es trasladable al concepto: Patria.

Finalmente el 2016 nos trae un mensaje de conexión con la palabra "servicio”, proponiéndonos que nos observemos en la perspectiva correcta, coherentes a nuestro discurso de la realidad. Dejando de lado la critica y la queja continua como costumbre diaria, aparece la fe cotidiana y, el agradecimiento y la alegría por lo recibido.

 

ARGENTINA

Al hacer todo esto extensible a nuestro país nos propone una mayor consideración sobre los gobernantes, ya que estos necesitaran de nuestra "buena onda” en aquellos grises, en aquellas áreas que aún no son claras, pero es necesaria nuestra coherencia personal para pedir lo mismo de los mandatarios. En cuanto a los blancos y negros, será importante saber realmente en qué creemos y cuánto beneficia a otros mi posición, ya que no hay tiempo de sectarismos ni de "ventajitas personales”. El gobierno nacional asumió su mandato con una configuración astral más que complicada. Quizá vengan a recordarnos lo vivido en el 2003. Difícilmente transitemos el 2016 en forma suave y delicada, pero recordemos que ya no somos un pueblo de incautos. Así que aquello del "fin de ilusión” parece más cerca que nunca, esperemos haber aprendido de la historia y no repetir hechos que lleven a que los mismos de siempre nos digan qué hacer. Es buen momento para asumir la adultez.

 

SAN JUAN

En cuanto a la querida provincia de San Juan la situación es más o menos parecida a la nacional, quizá mas beneficiosa en su hermosa luna en Escorpio que le permite renacer una y mil veces como el ave fénix. La situación económica parece ser fluctuante debido a los cambios en sus habituales fuentes de ingreso, pero si se aplica la imaginación y la creatividad el foco artístico será una realidad más tangible que soñada.

A veces pareciera que la suerte es del vecino de enfrente, pero el verdadero sabio convierte la perdida en ganancia; y como todo sabio enseña a otros como hacerlo.

 

 

///DESTACADO///

  • Hay que tener una mayor consideración sobre los gobernantes, ya que estos necesitaran de nuestra "buena onda” en aquellos grises, en aquellas áreas que aún no son claras, pero es necesaria nuestra coherencia personal para pedir lo mismo de los mandatarios.

  • El 2016 nos trae un mensaje de conexión con la palabra "servicio”, proponiéndonos que nos observemos en la perspectiva correcta, coherentes a nuestro discurso de la realidad. Dejando de lado la crítica y la queja continua como costumbre diaria, aparece la fe cotidiana y, el agradecimiento y la alegría por lo recibido.

  • A veces pareciera que la suerte es del vecino de enfrente, pero el verdadero sabio convierte la perdida en ganancia; y como todo sabio enseña a otros como hacerlo
11
5

Comentarios

Otras Noticias