INFORME ESPECIAL

La droga en San Juan crece en volúmenes

¿Hay narcos en la provincia? Para el juez federal Rago Gallo, lo que hay son más grandes vendedores, pero que no llegan a ser un narco tal como se imagina popularmente. La misma definición hace la Policía de San Juan. Y para Gendarmería, todo el que interviene en la venta de droga es un narco. Todos coinciden en que cada vez hay más secuestros de grandes cantidades en las calles. Por Gustavo Martínez.
sábado, 14 de abril de 2012 · 10:21

Por Gustavo Martínez
gmartinezpuga@tiempodesanjuan.com

El pasado Viernes Santo, la Brigada Sur y la Seccional Sexta fueron a buscar el arma homicida del hombre que recibió cuatro balazos en el barrio Colangüil, en Pocito, y se encontró con 981 gramos de droga enterrados en el fondo de una casa junto al revólver que buscaban. Informaron que fue un ajuste de cuentas porque la víctima habría intentado robar el bolso con marihuana y cocaína al homicida. Un día antes, en el barrio Chañar, Chimbas, el Departamento de Drogas Ilegales dio con una mujer que tenía 1 kilo de marihuana en panes y fraccionada y, para sorpresa de todos, su hijo de 11 años tenía cigarrillos de marihuana en el bolsillo trasero de su pantalón listos para ser comercializados.  El miércoles último, el Comando Radioeléctrico perseguía a dos jóvenes por un arrebato en Villa El Salvador, Chimbas, y cuando los detuvieron le encontraron a uno de ellos 20 gramos de cocaína en “piedritas” –ver recuadro- y un revólver. Hasta no hace mucho tiempo atrás, hallar esas cantidades de drogas en las calles era un verdadero escándalo en la provincia. Pero últimamente eso cambió y se transformó en una medida prácticamente rutinaria que la policía encuentre droga en todo tipo de procedimientos.
Esos pequeños procedimientos no son aislados. Las cifras oficiales demuestran que en la provincia cada vez se halla más volúmenes de droga y este año promete no ser la excepción. Por ejemplo, según las cifras de la Policía de San Juan, desde principio de año y hasta la primera semana de abril en el departamento de Drogas Ilegales realizaron 110 sumarios por cada una de las causas en las que intervinieron. Esto es más del doble de las causas que realizaron durante los primeros cuatro meses del 2011, cuando hicieron 50 sumarios. Y los hallazgos prometen superar las cantidades secuestradas de marihuana, sus plantas, pastillas y, en menor medida, de cocaína.

Este año todavía no encontraron grandes cantidades, pero el año pasado sí se realizaron procedimientos en la Policía y en Gendarmería con volúmenes fuera de lo normal para San Juan, como los 10 kilos de cocaína que secuestró Gendarmería; o los 7 kilos de marihuana hallados a una madre de 7 hijos en Pocito, de quien se sospecha que le pagaban para tenerla; o los 2 kilos de cocaína en Concepción a la hermana de Hugo Zabaleta, el sanjuanino al que le secuestraron 14 kilos de cocaína en Lavalle, Mendoza. Incluso, el año pasado se encontró por primera vez en la provincia dosis de Paco, la más barata y dañina de las drogas, y dosis de LSD, la más cara y alucinógena.

La gran pregunta

Esas cantidades de drogas secuestradas llevan a preguntarse: ¿Hay narcos en San Juan? Para el juez federal Leopoldo Rago Gallo, “lo que hay son más grandes vendedores, gente que antes estaba vinculada a otra área del delito y ahora se incorporaron al narcotráfico y ampliaron el espectro. Hay vendedores que ya pasaron a ser importantes, de acuerdo a los secuestros realizados, y que son gente que, tal vez, socialmente no son muy reconocidos, pero sí están fuertemente involucrados en el negocio, con contactos en Mendoza, o en Chile o en el Norte”. Respecto de si hay gente importante involucrada a las investigaciones tras esos grandes secuestros, Rago Gallo precisó que “la línea de investigación se corta inmediatamente con el secuestro, porque es muy difícil probarle a alguien que sea el organizador o el mentor de la red de venta”.

Por su parte, el jefe de Drogas Ilegales, comisario inspector Luis Martínez, dice que “no hay narcos. En San Juan no hay, o no se encontró todavía, a un narcotraficante con estructura sólida. Por ejemplo, nunca se encontró una “cocina”, es decir, un laboratorio en el que se elaboren sustancias estupefacientes. Tampoco hay o se encontraron empresas vinculadas al lavado de dinero, ni empresarios que tengan negocios con sitios identificados con el narcotráfico, como la frontera o como Bolivia”.

Sin embargo, para el comandante Alberto González, jefe de Gendarmería en la provincia, “todo el que integra la cadena de la venta ilegal de drogas es un narco. Es un error distinguir entre el que la comercializa, el que la transporta o el que la produce. Son todos parte del negocio del narcotráfico”.

A pesar de la diferencia de concepto, para ambos jefes, quienes tienen incidencia directa en el combate contra el narcotráfico, en la provincia sí hay cada vez más grandes comercializadores. “Lo que está en permanente crecimiento es el tráfico de droga. En el fondo narcotráfico es una empresa que busca dinero y se las arregla para ir mutando las formas de sostener ese negocio”, informó el comandante González. Mientras que el comisario Martínez precisó que “sí hay en San Juan más gente que se dedica a la comercialización y se han encontrado más cantidades a quienes venden la droga”.

En la Policía mencionan apellidos ligados al narcotráfico, como Zabaleta, Camargo –a quien le hallaron pasta base el año pasado, la primera vez en la provincia, o Agüero, a quien le hallaron 33 kilos de droga en el 2009, el mayor secuestro que se tenga registro en la provincia. Todo ellos están en el Penal, a excepción de Camargo, quien tiene salidas transitorias.

“Hay familias que hacen de la venta de estupefacientes un estilo de vida. Por eso es que en los procedimientos caen mujeres, embarazadas, niños, jóvenes y hombres. No hay excepciones. La mayoría del que vende droga en San Juan también es adicto”, afirmó el comisario Martínez.
Mientras que para González “el delincuente ligado al narcotráfico no siempre tiene una característica predeterminada. San Juan es una provincia donde el tránsito internacional de droga es escaso. Más allá de que siempre es difícil dar con el grande”.

Sin ostentación

De las detenciones que se realizan en la provincia por drogas, hasta ahora a ningún
involucrado reunió el perfil típico que se tiene del narcotraficante, tales como casas, vestimenta o vehículos lujosos. “Es un prejuicio creer que el gran narco es el que ostenta más el dinero o el poder que tiene. Esas es una cuestión cinematográfica”, entiende el comisario Martínez.

Tanto este jefe policial como el comandante de Gendarmería precisan que, investigativamente, es muy difícil dar con quien pueda estar detrás de una organización de los que venden la droga en San Juan: “El que organiza sabe que no tiene que tener contacto con la droga, ni con las armas, ni con quien la vende. Pero todos estos procedimientos que se realizan y toman estado público, después siguen siendo investigados por el Juzgado Federal, por la AFIP, por Aduanas, con el fin de ver posibles vínculos”, precisó el comisario Martínez.

Si bien hasta ahora no tomó estado público que algún procedimiento callejero por venta de droga haya terminado con algún poderoso involucrado, extraoficialmente informaron que, en San Juan, hay gente con una buena posición económica que está involucrada en causas por drogas.

Términos callejeros

*Piedritas
Son bolsitas con cocaína que pesan de 3 a 5 gramos. Cuestan 50 pesos.
*Porro
Son cigarrillos armados con marihuana, pesan alrededor de 1,5 gramos. Ahora cuestan entre 6 y 7 pesos. En enero llegaron a valer 10 pesos. El año pasado se conseguían a 5 pesos.
*LSD
Así se denomina a la dietilamida de ácido lisérgico, LSD-25 o simplemente LSD. Es una droga psicodélica. Cuesta 110 pesos la dosis y viene impresa en cuadraditos de cartón. Se la reconoce a las de mayor calidad por el motivo de su impresión. Por ejemplo, la de mayor calidad es la que tiene la impresión de Alicia en el país de las maravillas; le siguen Homero y luego una imagen de una bicicleta.

Comentarios