miércoles 6 de julio 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Tiempo de San Juan. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Personajes de San Juan

Don Julio, el semitero de las escuelas sanjuaninas

Llueva o truene, Julio Noguera lleva sus semitas a varias escuelas. Un negocio rodante que huele exquisito y tienta a todos. 

Por Miriam Walter 13 de mayo de 2022 - 16:18

Se puede decir que Julio Noguera es el semitero de las escuelas de San Juan. Su moto es una panadería sobre ruedas. Haga frío o calor, recorre contrarreloj varias cuadras para estar un rato en cada entrada de los edificios escolares, donde grandes y chicos lo esperan ansiosos apenas sale el sol.

semitero noguera
Julio Noguera trabaja de semitero de varias escuelas en San Juan hace más de dos décadas.

Julio Noguera trabaja de semitero de varias escuelas en San Juan hace más de dos décadas.

El semitero hace todas las mañanas un circuito de varias escalas: va a la Fray Mamerto Esquiú, la Luján, la María Auxiliadora y la Inmaculada a dejar sus productos para abastecer a los kioscos de esos colegios; y a la Clara Rosa Cortínez y la Capital Federal, donde se para en la puerta para libre demanda.

Por día cocina unas 1.300 semitas. No sólo es su única fuente de ingresos, este es un emprendimiento familiar que reúne esfuerzo de todos. Su esposa Rosa es quien lleva codo a codo el negocio con él y, "cuando se lo permiten sus estudios", colabora la hija menor. En su casa de Pedro de Valdivia cerca de Urquiza, en Capital, Julio armó su panadería donde empezó hace unos 29 años con una producción mínima.

"Se me ocurrió ir a las escuelas por pedido. Tengo una cerca de donde vivo, el Colegio Luján. Yo iba en las tardes y me paraba a vender en la esquina. Un día vino el dueño del kiosco y me dijo que no me quería quitar el derecho a vender pero que le gustaría que le venda a él para revender. Quedamos así y hace como 13 años que le llevo", recuerda. "Se me ocurrió ir a las escuelas por pedido. Tengo una cerca de donde vivo, el Colegio Luján. Yo iba en las tardes y me paraba a vender en la esquina. Un día vino el dueño del kiosco y me dijo que no me quería quitar el derecho a vender pero que le gustaría que le venda a él para revender. Quedamos así y hace como 13 años que le llevo", recuerda.

"A los colegios les llevo en cantidad grande y unas 200 me quedan para vender". Así, llega a los portones de las escuelas donde se apuran a comprarle los niños y sus padres. Muchas veces los adultos, además de la merienda para el chico, se llevan un paquetito a la casa para desayunar con los mates.

Es que doraditas y calentitas las semitas de Don Julio son una tentación. Esperan debajo del lienzo como un verdadero manjar y salen en bolsitas que se ven como un festival de lo rápido que se venden cuando llega el semitero. Algunos que llegan corriendo cuando toca el timbre se van con las manos vacías.

Julio Noguera, el semitero de las escuelas.

Negocio familiar

"Gracias a Dios me va muy bien, yo a las 9,30 con suerte, termino", cuenta a Tiempo de San Juan. La clientela fija y ocasional nunca falta, y detrás de la producción de las semitas hay mucho esfuerzo. Don Julio cuenta que se acuesta a las 11 de la noche como tarde, porque a las 2 de la mañana ya debe estar en pie para amasar.

"Toda la noche la paso amasando", dice. "Toda la noche la paso amasando", dice.

Asegura que prepara la verdadera semita sanjuanina. "Se hace la masa y según los kilos que usted vaya a amasar es la cantidad de grasa y sal, y necesita un proceso de dos horas o dos horas y media cada amasijo para leudar. Se van armando las semitas, se dejan leudar un poco más y se hornean", explica. Cada tanda le lleva unas 4 horas de proceso y hace hasta 3 por jornada.

"Lo importante es que la materia prima sea de calidad porque lo consumen muchos niños, entonces debe ser todo bueno", reflexiona. Tiene un control dos veces por año de Bromatología y le aprueban el trabajo siempre, afirma.

El semitero de las escuelas sanjuaninas: cómo hacer la semita perfecta

Antes de ser semitero de las escuelas, hace unos 30 años, trabajaba en una panadería muy famosa de San Juan. Empezó, con dinero propio y sin ninguna ayuda estatal, asegura, a comprar máquinas, de a una, hasta que pudo renunciar y dedicarse a lo suyo.

Además de semitas, hace prepizzas y pan casero que lleva a almacenes, en el caso de las primeras, y a clientes particulares en el caso de los segundos: "me los piden sobre todo para las jamonadas", cuenta.

Quiere trabajar en la panadería móvil hasta que el cuerpo no le dé más. Durante la pandemia se le complicó muchísimo. Al cierre de las escuelas se sumaron los cuidados por su edad y cuando pudo salir nuevamente a las calles retomó el negocio vendiendo casa por casa. "La gente compraba porque cumplía todos los recaudos, andaba con guantes, barbijo, puse énfasis en eso. Y mantengo el barbijo porque es importante", analiza.

Con lo que gana le alcanza para vivir dignamente. "Nunca he pedido planes, nada de eso, siempre hice todo a pulmón. Gracias a Dios vivo de esto, no para tirar manteca al techo, porque hacer semitas es carísimo, pero andando se vende", reflexiona. Dice que está contento con lo que le da la semita, que hoy cotiza en $20 por unidad.

WhatsApp Image 2022-05-12 at 4.31.06 PM.jpeg

"No me voy de vacaciones afuera, a veces me doy un lujito en enero, tengo una carpita y me voy con la señora al camping de Rivadavia", confiesa. "No me voy de vacaciones afuera, a veces me doy un lujito en enero, tengo una carpita y me voy con la señora al camping de Rivadavia", confiesa.

Julio es todo un ejemplo de trabajador para sus 4 hijos. Tiene uno de 33 años y una de 31, los cuales ya lo hicieron abuelo, además de uno de 22 y una de 18. Los dos últimos viven con él, el joven trabaja en la Municipalidad de la Capital y la más chica estudia. Todos ayudaron alguna vez en ese hogar con olor a pan recién salido del horno. O ayudan. Incluso los 4 nietitos que se divierten con los abuelos haciendo formitas de masa. El emprendimiento no tiene nombre, aunque algunas pizzas llevan el cartel "Rosita" que es el nombre de su incondicional compañera de aventuras.

Tiempo de San Juan

Suplementos

Contenido especial

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

LO QUE SE LEE AHORA
habra una abrupta suba de la temperatura en san juan por el viento zonda

Las Más Leídas

Capital: hallaron muerta a una docente en su casa
Habrá una abrupta suba de la temperatura en San Juan por el viento Zonda
Conoce al sanjuanino más manipulador y jodón que quiere entrar a Gran Hermano video
Ya tiene reemplazante Aranda en el Banco San Juan: un pocitano, de confianza del Gobernador
Condenaron al empleado de Educación que cobró sueldos por cargos falsos en tres escuelas

Te Puede Interesar