Capital

El extraño pasamanos de un contrato en la gestión Aranda que derivó en un juicio perdido de $300.000

Un supuesto representante de la empresa LV cobró por las obras. El hombre se suicidó y la firma reclamó el pago aduciendo que nunca les llegaron los fondos. En el medio, hubo un cambio en el cheque expedido por el municipio que nadie se explica.
miércoles, 7 de abril de 2021 · 22:22

Un concurso de precios para construir 200 tapas de arbolado público en el 2016 derivó en un juicio que terminó perdiendo la municipalidad de la Capital. ¿Qué pasó en el medio? La empresa constructora LV fue contratada para hacerse cargo de la obra, cuando los trabajos estaban al 50% un supuesto representante de la compañía cobró por lo realizado gracias a un cambio de último momento aplicado por personal municipal. Meses después, el representante, Manuel Mínguez, se suicidó. Tras su muerte, LV se presentó en la Justicia para reclamar por el pago de las tapas del arbolado. Aseguran nunca haber recibido los fondos e indicaron que Mínguez no era miembro del staff gerencial de la firma.

La jueza Adriana Tettamanti condenó a la municipalidad a pagar $300.000 por “irregularidades” en el proceso. La demanda inicial de LV era de $700.000 pero los abogados del municipio de la gestión actual presentaron pruebas que permitieron bajar el monto a pagar, que terminó cerrando en $300.000.

Durante la gestión de Franco Aranda, el 6 de mayo del 2016 la municipalidad de la Capital inició un concurso de precios para construir tapas de arbolado público en el departamento. Fueron varias las empresas que se presentaron al concurso, que terminó siendo adjudicado a la firma LV el 31 de agosto del 2016 por $566.280. Cuando iba por el 50% de avance de obra, Manuel Mínguez, se presenta como supuesto gerente de la firma a cobrar lo realizado.

La Secretaria de Hacienda autoriza el pago, que es abonado con un cheque no a la orden, lo que no permite que sea cobrado por cualquier persona. Ese mismo cheque fue modificado “a la orden”. No se sabe quién le puso al cheque esas tres palabras. Mínguez endosó el cheque y fue él mismo quien cobró el pago del municipio.

Al mismo tiempo, el representante trucho según LV, le mandó una nota a la municipalidad informando que la firma no iba a poder continuar con los trabajos argumentando que no tenían capacidad operativa. Ante la supuesta desvinculación de LV, el municipio decide contratar en forma directa a otra empresa para terminar con las tazas del arbolado.

La firma ARGEN GROUP resultó ganadora de esta contratación directa. ¿Quién resultó ser el representante de esta empresa? Manuel Mínguez. A los meses, este sujeto se suicidó en su domicilio, ubicado en Desamparados.

Fue tras la muerte de Mínguez cuando la empresa LV inicia una demanda judicial contra la municipalidad. Reclamaban el pago del 50% de la obra realizada y una remuneración extra porque fueron desvinculados del concurso de precios que ganaron sin justificación.

Víctor Vicente Quiroga, socio gerente de LV, fue representado en el juicio por la abogada Andrea Fátima Rodríguez. En el expediente aducen que Mínguez nunca fue representante de la firma por lo que lo cobrado por este sujeto nunca llegó a sus manos como así también pierde validez la nota presentada en el municipio que terminó siendo causal de la desvinculación de la empresa.

La sentencia de la jueza Adriana Tettamanti concluye con que hubo connivencia entre alguien del municipio, que no pudo ser identificado, y Mínguez; que se pagó a alguien que no tenía facultades para cobrar; que se le dio de baja a un concurso de precios mediante un procedimiento especial por una nota presentada por una persona que nada tenía que ver con LV y que finalmente, se le adjudicó el resto de la obra por contratación directa a otra empresa representada por la misma persona que solicitó la baja de LV.

Más de

Comentarios

Otras Noticias