Dictadura

El represor De Marchi, condenado en San Juan, está en huelga de hambre

Penado por crímenes de lesa humanidad en San Juan y detenido en Ezeiza, con 71 años, inició un ayuno hace un mes. ¿Qué reclama?
martes, 21 de enero de 2020 · 11:13

El militar Gustavo Ramón De Marchi, condenado por crímenes de lesa humanidad durante la dictadura en San Juan, inició una huelga de hambre hace un mes en reclamo de un “trato igualitario”. Alojado en el Penal de Ezeiza, el represor justificó que "no pido ni prisión domiciliaria, ni salidas transitorias, ni la excarcelación. Solo reclamo igualdad ante la ley, que los militares presos tengamos los mismos derechos y el mismo trato que los presos comunes", en diálogo con La Nación.

Con 71 años, el teniente primero decidió interrumpir los 17 medicamentos que tiene prescriptos. Sufrió un ACV, tiene diabetes, ve con un solo ojo y ya perdió 15 kilos con la huelga. No deja que le saquen sangre y sólo toma líquidos, volcándose de lleno al mate.

"Llevo diez años y cuatro meses preso, según el cómputo legal, y no tengo sentencia firme", se quejó De Marchi. Carga con dos condenas del Tribunal Oral Federal de San Juan por delitos de lesa humanidad: una en 2013, a 25 años de prisión, y otra perpetua, en octubre de 2018.  Califica el proceso como “un circo” y se declara inocente de aplicar torturas y de hacer tareas de inteligencia durante el Proceso.

Como uniformado, De Marchi pasó en el RIM 22 y participó en comisiones en el Operativo Independencia, de Tucumán. En julio de 2013, apenas recibió su condena por aberrantes delitos de lesa humanidad en San Juan, fue noticia nacional al conseguir fugarse del Hospital Militar en Buenos Aires, junto al célebre represor Jorge Antonio Olivera.

 "Estuve dos años prófugo, fui a Brasil, Uruguay, mi mujer enfermó de cáncer y me volvieron a capturar en diciembre de 2015, después de que Mauricio Macri dijo que iba a terminar con el curro de los derechos humanos. Eso hizo que me relajara y empecé a ir al Patio Bullrich, al Alto Palermo", declaró el militar a La Nación ahora que está de huelga de hambre.

De Marchi ocupa la celda 225 en el Hospital Penitenciario Federal de Ezeiza, según informa el citado diario. Enfrente, en la 206, está el excomisario Miguel Etchecolatz, de 91 años, el más viejo y emblemático de los uniformados presos. A pocos metros se ubican el capitán Jorge Eduardo "el Tigre" Acosta, uno de los represores más renombrados de la ESMA, y el coronel Luis Enrique Baraldini, de importante actuación en el levantamiento militar del coronel Mohamed Ali Seineldin, en 1990.

Nacido en 1948, en Córdoba, De Marchi egresó del Colegio Militar en 1969 -integra la promoción 100 del Ejército- y, como muchos en su familia, hizo su carrera en el arma de Infantería. Su padre, el general Juan Carlos De Marchi, era muy cercano al presidente de facto Alejandro Agustín Lanusse y durante su gestión fue titular de Ferrocarriles. Su hermano Juan Carlos, retirado como capitán, cumple hoy prisión domiciliaria.

Comentarios