ELECCIONES 2019

Más orreguismo que macrismo en el último tramo de campaña

Los principales referentes de Producción y Trabajo salieron a descontar puntos en distritos de peso en el padrón, como Rivadavia.
domingo, 29 de septiembre de 2019 · 09:10

Dentro del Frente Juntos por el Cambio, un alto dirigente reconoció que poco ayudaron algunas medidas del presidente Mauricio Macri a la campaña en este tramo final rumbo al 27 de octubre. Si ya les costaba el voto de los sectores vulnerables, ahora tampoco les resulta fácil llegar a los segmentos medios altos. El bono forzoso de $5.000 para los trabajadores asalariados solamente generó malestar en el empresariado pyme que posiblemente los acompañó el 11 de agosto. Con el calendario encima, la estrategia ahora es militar mucho en nombre de Marcelo Orrego, sin entrar en la defensa fanática del modelo nacional.

Esto no significa que estén promoviendo el corte de boleta. Sin embargo, hay una diferencia sustancial con respecto a la campaña de las PASO y la que corre por estas horas. En aquella circunstancia, dirigentes del orreguismo supieron trenzarse en discusiones acaloradas cada vez que alguien les planteaba la posibilidad de optar por otra figura para la Casa Rosada. Hasta conocer el resultado de las primarias, resguardaron celosamente la gestión presidencial desde lo discursivo. Era entendible: una mala elección de Macri en San Juan significaba arrastre negativo para Orrego.

La contundencia del resultado de las primarias alteró los planes. A nivel nacional Macri quedó 15 puntos por debajo de Fernández y en San Juan esa diferencia se elevó a 28 puntos. El escenario parece bastante irremontable. Según reveló un operador orreguista, ya no hay discusiones cerradas. Cuando alguien dice que tiene o tendría intenciones de votar por el actual intendente santaluceño para diputado nacional, pero evalúa optar por otra fórmula para presidente y vice, hay un asentimiento tácito. Un silencio de aprobación con cierta dosis de resignación.

Como último recurso, la prioridad está puesta en sostener la performance de Orrego, que supo alcanzar el 34 por ciento cuando fue candidato a gobernador el 2 de junio, pero luego cayó a 27 por ciento como candidato a legislador nacional, compartiendo boleta con la dupla Macri-Pichetto. El objetivo está en los departamentos más populosos donde cada voto que logren descontar significará garantizar la banca y elevar sustancialmente el guarismo provincial. Un punto en Rivadavia, por su densidad poblacional, empuja mucho más que un punto de cualquier otro distrito con menos habitantes, valga la aclaración obvia.

El caso de Rivadavia es paradigmático. Una semana atrás, en este mismo espacio se planteaba el desafío peronista de revertir el resultado en Capital, donde el macrismo superó por 13 puntos al Frente de Todos y coronó su única victoria entre los 19 municipios. En el departamento del oeste del Gran San Juan se plantea prácticamente el caso inverso. La fórmula Fernández-Fernández, con la lista de diputados nacionales encabezada por José Luis Gioja, superó por 12 puntos a los candidatos del Frente Juntos por el Cambio.

Para los dueños de casa, el intendente Fabián Martín y el diputado Sergio Miodowsky, reelectos el 2 de junio en el municipio, fue un raspón importante. Por eso se concentraron en el territorio para descontar todo lo que puedan. Allí se encontraron con las circunstancias antes descriptas: algunas medidas de “alivio” anunciadas por la Casa Rosada generaron mayor malestar en sectores que contaban como propios y que hoy parecen un tanto desencantados. De todas maneras, el trabajo político en la calle se había reforzado. Este fin de semana, por ejemplo, el jefe comunal ofreció una cena para más de un millar de docentes en el complejo Cepas.

Además están poniendo el acento en los distritos donde el justicialismo se hizo fuerte el 11 de agosto, las populosas localidades de La Bebida y Marquesado, en el extremo oeste del municipio. Allí un cercano colaborador del intendente Martín reconoció que les fue “muy mal” en las primarias presidenciales. Allí la figura a apuntalar es y será Orrego hasta el día previo al 27 de octubre, sin importar demasiado la voluntad popular sobre la Casa Rosada.

¿Puede interpretarse como una defección o como un acto de supervivencia? Posiblemente más lo segundo que lo primero. El temor fundado de Producción y Trabajo es que, de tanto insistir con la boleta completa frente a un votante frustrado con el macrismo, su decisión sea desechar la lista encabezada por el santaluceño. Entonces el planteo será ir por lo local, fiel al slogan acerca del compromiso con San Juan que sostuvo durante buena parte de este 2019 el líder emergente de la oposición.

La lejanía con la Casa Rosada y el PRO se pueden palpar a través de otros acontecimientos recientes. El miércoles 25 de septiembre pasado llegó a la provincia el secretario de Turismo de Nación, Gustavo Santos, saludó al gobernador Sergio Uñac y luego mantuvo una reducida reunión con hombres y mujeres del PRO, para hablar estrictamente de la campaña. No solamente Orrego estuvo ausente, sino que ningún otro extrapartidario tuvo lugar en ese encuentro reservado.

Por otra parte, el viernes 27 se había anunciado la visita de la vicepresidenta de la Nación, Gabriela Michetti, también con marcado tono de campaña. Iba a tener una faceta institucional, con los saludos protocolares para Uñac, pero luego iría al polideportivo “Marta Orellana” del departamento San Martín, con la intención de visibilizar políticamente el aporte nacional para concretar la obra. Pero nada de esto ocurrió, porque la segunda autoridad del país terminó suspendiendo sobre la hora su viaje a San Juan. Igualmente, en ningún momento se habló siquiera de una foto con Orrego.

El caso de Miguel Pichetto es diferente. El senador rionegrino de raíz peronista fue el responsable de que Orrego finalmente accediera a compartir el voto con Macri. Ya estuvo en San Juan en el primer tramo de la campaña y podría volver en los próximos días, aunque todavía no tiene fecha confirmada. El santaluceño, acunado en el justicialismo también, no renegó nunca de quedar vinculado a la figura del legislador patagónico.

Lo explicó mejor un alto dirigente de Producción y Trabajo. Según él, el discurso de Pichetto, que puede sonar de extrema derecha para algunos, tracciona positivamente en segmentos medios y medios altos, generado un fortalecimiento del voto duro que por ahí pudo haberse sentido decepcionado por algunos giros del macrismo post 11 de agosto. De este modo, entienden que una nueva visita del rionegrino podría resultar positiva a los efectos de la campaña. El empresariado –una parte al menos- así se los hizo saber.
 

Comentarios