ELECCIONES 2019

El turno de los hermanos menores

Llegó a San Juan la convocatoria de Alberto Fernández para concentrar a los intendentes de todo el país, trece días antes de la elección.
domingo, 06 de octubre de 2019 · 10:29

En el marco de la campaña presidencial camino al 27 de octubre, llegó el turno de los intendentes. El candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández, los convocó a una cumbre política el próximo lunes 14 de octubre en Rosario, con la intención de fortalecer la estructura piramidal desde la base y sin dejar ningún cabo suelto. Internamente los consideran como los hermanos menores de los gobernadores, fundamentales en la consolidación de los cimientos.

La invitación ya llegó a San Juan y Sergio Uñac fue informado oportunamente, dando el visto bueno de inmediato para que los caciques municipales se activen. El domingo 4 de agosto, Tiempo de San Juan adelantó que un llamado de este tipo ocurriría después de las primarias, dejando a los intendentes como reserva para empujar en busca de los puntos que faltaran.

El llamado a los intendentes empezó a sonar el  viernes 26 de julio, cuando estuvo Cristina Fernández de Kirchner en el Estadio Aldo Cantoni. Allí se corrió la voz de que la siguiente convocatoria para los jefes comunales sería antes de las primarias. Pero sucedió un cambio de planes y los hermanos menores quedaron para más adelante. Primero fue el turno de los gobernadores. Tuvieron una cumbre en Rosario el 7 de agosto donde Alberto firmó un compromiso con cada provincia. Y luego reeditaron el encuentro en Mendoza el 24 de septiembre.

Tenía lógica esta estrategia de guardar a los intendentes y su poder de fuego para más adelante. Antes del batacazo del 11 de agosto, las cuentas arrojaban una paridad cabeza a cabeza entre Fernández y Mauricio Macri. En ese escenario, quedando hasta cinco puntos por debajo, el presidente de la Nación podía considerarse victorioso para las generales. Cambiemos contaba con que el justicialismo y aliados no superarían el techo del 40%, sin despegarse demasiado. Pero no.

Las urnas derribaron todas estas conjeturas alimentadas por los informes errados de las consultoras más prestigiosas. Los Fernández arañaron el 50% de los sufragios en la virtual primera vuelta y la dupla Macri-Pichetto quedó 15 puntos abajo. Las posibilidades de revertir ese cuadro son bastante remotas.

Entonces, cabría preguntarse si Fernández necesita verdaderamente fidelizar a los intendentes, como tiene previsto hacerlo con una gran demostración el próximo lunes 14 de octubre en el Salón Metropolitano, del Alto Rosario Shopping, ubicado sobre calle Junín al 501 en la ciudad de Rosario. La respuesta es sí. 

Según reveló una fuente involucrada en esta movida, la decisión política es jugar a fondo y no dejar ninguna pieza ociosa. Será así como entrarán a la cancha los intendentes, para darle al candidato presidencial esa foto multitudinaria impregnada de federalismo, una de las banderas que más fuertemente ha agitado en las últimas semanas.

El encuentro en la ciudad santafecina ha sido denominado "Jornada de Intendentes y Candidatos", porque efectivamente se extenderá de 13.30 a 20 horas. Algunos tenían previsto trasladarse entre el viernes y el sábado previos, con lo cual Rosario se convertirá en un hervidero de contactos y con previsible onda expansiva.

“Ellos no arriesgan nada, van a consolidar lo que tengan que consolidar para no perder nada”, insistió la fuente calificada, refiriéndose al equipo coordinador de la campaña albertista.  Sin detalles sobre el mensaje del candidato presidencial, a tan solo 13 días del comicio, la expectativa es que Alberto adelante lo que vendrá. Los caciques municipales cuentan con un agresivo programa de construcción de viviendas, al estilo del Plan Federal que impulsó Néstor Kirchner desde 2003 en adelante.

Fernández ya asumió un compromiso en este sentido, entendiendo que los ladrillos generan empleo inmediato y activan el consumo automáticamente. Es keynesianismo en su estado más elemental. Funcionó como fórmula de shock para despabilar la economía dormida post 2001, en conjunto con otras medidas de aliento a las exportaciones (básicamente un tipo de cambio competitivo). Todo indica que ese sendero retomaría el ex jefe de Gabinete, incluida la renegociación de deuda para contar con algo de oxígeno.

La sede elegida para la cumbre de intendentes no era Rosario originalmente. El destino preferido, por lo simbólico, era la Ciudad de Córdoba, o algún otro municipio en la provincia mediterránea, territorio aún dominado por el macrismo. Posiblemente haya sido el trato distante del gobernador Juan Schiaretti lo que llevó a cancelar esa locación. El segundo distrito considerado fue la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, bastión del PRO donde el Frente de Todos apuesta a forzar el balotaje entre Horacio Rodríguez Larreta y Matías Lammens. También quedó en los papeles.

Hubo un precedente a menor escala, del encuentro de intendentes que se está organizando en Rosario, aunque sin la presencia de Fernández. Fue el domingo 29 de septiembre en el partido de Merlo, donde es intendente Gustavo Menéndez, presidente del PJ bonaerense. La invitación que también llegó a San Juan fue para la inauguración del “Parque de la Unidad Nacional”, un pulmón verde que rinde homenaje a Juan Domingo Perón, Hipólito Yrigoyen y Arturo Frondizi. Entre los asistentes estuvieron la matancera Verónica Magario y el chimbero Fabián Gramajo. 

“Sepamos separar las diferencias de la necesidad de estar unidos. Así lo reclama la Patria, así lo reclaman estos tres grandes hombres de la historia”, dijo Menéndez en su discurso. “Quiero pedirles a todos, sin importar la idea política que tengan, que abracen a los hermanos caídos, porque en la unidad que seamos capaces de construir está el futuro grande de nuestra patria”, agregó. En Buenos Aires tuvieron que entenderlo a partir de la conformación del frente encabezado por la fórmula presidencial Fernández-Fernández, con Axel Kicillof como candidato a gobernador y Sergio Massa en la lista de diputados nacionales. El mix resultó efectivo en los guarismos de las PASO. El clima de superación de la grieta, se prevé, también estará presente el 14 de octubre.