Ante la visita de Macri

El rompecabezas del PRO en San Juan

Llegó a la Legislatura y arrancó el 2012 con ganas. En la provincia intentan organizarse para acompañar el envión.
domingo, 19 de febrero de 2012 · 10:38

Por Sebastián Saharrea

No hace falta más demostración de que Mauricio Macri está en la pista de despegue de las candidaturas 2015 que su anuncio de aterrizaje en San Juan para la Fiesta del Sol: sin que nadie lo invite, sin que nadie lo espere, el jefe de gobierno porteño intenta desplegar las alas en San Juan, una de la tantas provincias que no lo registra políticamente, si es que quiere llegar a la definición con chances. Y qué mejor que hacerlo en el festejo popular más importante.

Macri tiene claro que la viabilidad de su candidatura pasa exclusivamente por limar los inconvenientes del año pasado: en el interior profundo, ese que está alejado de los grandes centros urbanos, no mide. Todas esas provincias juntas –entre las cuales está San Juan- conforman un electorado nacional grueso cercano al 40% del padrón nacional que se convierte en gravitante. Por eso, en los tres años que quedan hasta el 2015, recorrerá cada rincón del país con la intención de engordar los porotos.

Empieza por San Juan, una provincia que es capaz de ofrecerle alegrías y datos pálidos a la vez. Entre las primeras figura el hecho incontrastable de haber llegado a la Legislatura provincial con una banca y un bloque unipersonal. Una gran conquista para un partido nuevo como el PRO, aunque lo haya hecho como integrante de la coalición liderada por Roberto Basualdo. También en esa hilera habrá que computar la relativa calma interna luego del terremoto del año pasado, cuando debió intervenir la cúpula nacional y separaron de la conducción a Wbaldino Acosta.

Del lado de los desafíos también aparece la organización interna. Porque un partido joven con ganas de irrumpir en la provincia no parece con margen para producir grandes separaciones como las que protagonizó el grupo liderado por Hugo Ramírez –actual diputado y líder partidario- con el hijo del ex gobernador Acosta. Y hoy la posibilidad de una reconciliación aparece alejada: Wbaldino trabaja en Capital junto al concejal electo Guido Romero, uno de los fundadores del PRO local.

Pero tal vez el principal desafío es la búsqueda de un candidato en condiciones de pelear mano a mano con el oficialismo. En los dos ejes sobre los que se apoyará ese scouting a nivel nacional, San Juan no parece encuadrar. Uno es la relación con Boca, luego de haber reconquistado en control del club más popular del país por medio de Angelici: la filial sanjuanina, a cargo de un funcionario de Gioja como el ex jefe del Rawson Armando Rosales, no aparece en condiciones de ofrecerle esa plataforma.

Otro es la búsqueda de una personalidad relevante del ámbito deportivo, social o cultural, que se calce la camiseta y ahorre el costo de instalación. Es lo que hizo con el Midachi Miguel Del Sel en Santa Fé, con el piloto del Dakar Orly Terranova en Mendoza o lo que quiere hacer con Fabricio Oberto o el Gato Romero en Córdoba. Pero San Juan no es ninguna de esas provincias y hay poco margen en esa línea: a menos que convenza a Edda Bustamante o Beatriz Salomón, no hay figuras rutilantes del espectáculo o el deporte capaces de generar atracción natural.

Aquí es donde aparece una pieza clave en este rompecabezas. Eduardo Cáceres, un dirigente macrista que lleva el estandarte amarillo del PRO y consiguió acercar a una figura con la que coquetean desde hace tiempo y lo seguirán haciendo: Roberto Basualdo. Cáceres encabezó la fórmula en la Capital e hizo una elección digna, la mejor de un miembro del PRO en su corta historia local. Y lideró un grupo de concejales que responden a distintos caciques políticos dentro del mismo espacio, de los cuales entraron 4.

Cáceres es hoy secretario del flamante bloque PRO en la Legislatura y es un potencial candidato, pero deberá crecer a pasos agigantados para tener chances. Demostró que tiene un caudal, aunque no alcance para soñar en grande por ahora.
El otro es Roberto Basualdo, el senador sanjuanino que confirmó en la última elección que es el segundo líder político más seleccionado por los sanjuaninos, lo cual no es poco. El problema es que Basualdo responde a nivel nacional a los puntanos Rodríguez Saá, y depende de que ellos tengan buenas migas con Macri para insertarse en el PRO, lo que ocurre sólo de vez en cuando.

Igual, Basualdo ya ha dado algunos pasos en dirección a Macri. Por lo pronto, ha aceptado en incluír a Hugo Ramírez en su lista y a Eduardo Cáceres, quienes no disimularon nunca sus colores amarillos del PRO pese a que él jugaba con el Alberto. Luego, integró el bloque de Producción y Trabajo en la Legislatura junto al del PRO y sigue manteniendo reuniones semanales con Ramírez.

Y un dato más, de alta resonancia. Roberto está a punto de aceptar la representación política del PRO en el Senado de la Nación, lo cual significaría la irrupción de la fuerza de Macri en la Cámara Alta, donde no tiene ningún representante.

Si uno le pregunta a Ramírez sobre la posibilidad de que Basualdo sea dentro de 3 años en candidato presidencial de Macri, no lo duda: “Me gustaría y es probable. Yo estoy en contacto permanente y lo veo con una energía inédita”, dice. De hecho, esta semana recorrieron juntos los 4 departamentos en los que ganaron –Santa Lucía, Angaco, Ullum y Zonda- y están planeando para la semana entrante ir a los que les fue bien, como Rivadavia y al resto de donde ganaron concejalías: en total, en octubre obtuvieron 36 bancas en toda la provincia.


La visita de Mauricio
El jefe de gobierno porteño llegará el viernes 24 a la provincia y permanecerá hasta el día siguiente por la mañana. Tiene previsto asistir al Carrousel del Sol y luego al predio ferial. Aún no se conoce si tendrá un encuentro con el gobernador de la provincia, José Luis Gioja.

Comentarios