El análisis del día

Hoy hubo asueto; no entiendo por qué

Calles vacías, comercios desiertos, transporte a cuentagotas, inexplicable resaca de la Navidad. Los comercios son los más afectados. Que pase el que sigue. Por Sebastián Saharrea
lunes, 26 de diciembre de 2011 · 19:44

No se trata de parodiar al inclasificable Rodolfo Zapata, aquel que cantaba “no vamo´ a trabajá” y luego ya no se le conoció ninguna otra obra más. Se trata de preguntarse por qué hoy hubo muy pocos que trabajaron: unos porque no quisieron y otros porque no pudieron.
Los que no quisieron hoy son los que decidieron que sería asueto en la administración pública, una medida al menos polémica si se trata de aportar un día más al descanso porque sí nomás. Y el viernes había sido el turno de los bancos, que no abrieron ventanillas para ganar tiempo para poner la mesa. Sin bancos y sin oficinas públicas, el resto son furgones colgados de esas locomotoras que se quedan sin tracción.
La factura la pagan los comercios, en el mes donde más movimiento tienen, se recuperan de los meses flojos y juntan provisiones para el vaciamiento de clientes de las vacaciones. Ya vienen los comercios con varios días adicionales de parálisis con dos feriados seguidos. Ayer decidieron abrir, pero no hubo caso: la falta de atención de las oficinas públicas hizo que no hubiera clientes, y otro día perdido.
El asunto es que los comercios deben afrontar los costos fijos del mes sin feriados ni asuetos. Los sueldos y los impuestos son todos los meses iguales, y un par de días sin actividad les ocasionan pérdidas muy difíciles de reponer. Por eso a este cóctel de persianas bajas por feriados o asuetos habrá que encontrarle un límite.

Comentarios