Grupo político

Los “power-point” y el ADN de la “Segunda Reconstrucción”

Son los profesionales nacidos en la Facultad de Ingeniería de la UNSJ que tomó Gioja para la ejecución de las obras más emblemáticas de su gobierno. Por Daniel Tejada.
jueves, 22 de diciembre de 2011 · 08:52

Por Daniel Tejada
Canal 13 San Juan

Despectivamente los bautizaron como “los power-point” durante los primeros años de gestión giojista, por sus recurrentes presentaciones que, a menudo, rozaban la ciencia ficción. Hablar de obras públicas majestuosas y proyectos de generación de energía no convencional, luego del derrumbe político, social y económico, era casi una tomada de pelo. Hoy le sacan lustre a la chapa. Ocho años después, el grupo originado en la Facultad de Ingeniería a comienzos de este siglo, se convirtió en el núcleo generador de los proyectos más ambiciosos del gobierno de José Luis Gioja.
Sin embargo, nacieron a la política por cuenta propia, sin el padrinazgo del hoy gobernador. A comienzos del año 2000, en plena disputa electoral en la Universidad Nacional de San Juan, pretendieron destronar al decano de la Facultad de Ingeniería, Roberto Gómez Guirado con una lista alternativa que encabezó José Strada, en fórmula con Emilio Fernández. Perdieron el comicio. Aún hoy cuestionan la metodología del voto indirecto que les costó aquella derrota. Sin embargo, a la luz de los hechos, era otro su destino.
Aquella fórmula Strada-Fernández por el decanato de Ingeniería nutrió, tiempo después, al gabinete de Gioja con dos ministros: el de Infraestructura (aún permanece en el cargo) y el de Gobierno (finalizó su gestión este 11 de diciembre luego de 8 años).
El grupo de trabajo era más amplio y la lista de nombres involucrados, reveladora: Carlos Gil, Víctor Doña, Marcos Facchini, Daniel Greco, Alejandro Hoesé, Vicente Marrelli, Jorge Millón y otros.
El lector informado sabrá identificar a cada uno de ellos con el cargo que luego le tocó ocupar en la gestión giojista: Gil en la Secretaría de Obras Públicas hasta el 11 de diciembre pasado; Doña primero en DECSA Caucete y luego en la Cámara de Diputados; Facchini en el Ente Provincial Regulador de la Electricidad (EPRE), Daniel Greco primero en la Secretaría de Servicios Públicos y luego en Energía Provincial Sociedad del Estado (EPSE), Hoesé primero en Recursos Energéticos y luego en la presidencia de EPSE, Marrelli en Arquitectura, el IPV y finalmente Obras Públicas, y Millón en Hidráulica.
Derrotados en la elección universitaria, decidieron permanecer juntos como un grupo de trabajo académico. Miraron la realidad y encontraron los gigantes Caracoles y Punta Negra paralizados por un sinfín de motivos: el económico a la cabeza, pero también algunos de cálculo y diseño que fueron corregidos. Elaboraron una propuesta. Buscaron a quién presentársela. Y así llegaron al despacho del entonces senador nacional José Luis Gioja.
El legislador nacional les ofreció un espacio físico en la Fundación Tercer Milenio para que continuaran reuniéndose semanalmente. Así se involucraron en lo que luego fue el libro “Segunda Reconstrucción de San Juan”.
Los comicios del 2003 pusieron a Gioja a la cabeza del Poder Ejecutivo provincial. El flamante gobernador encaró a los “power-point” con el alto de proyectos en carpeta. Y les dijo que había llegado el momento de llevarlos a cabo. El resto, es historia conocida.
“¿Sabés por qué ‘el Pepe’ fue el candidato a decano y por qué fue el ministro?”, preguntó un indiscutido integrante de este grupo. Él mismo respondió: “Porque tiene un carisma especial para hablar, tiene un plus”. Sostuvo que esa característica del hoy ministro de Infraestructura lo puso en un lugar de privilegio por encima del resto de quienes eran sus pares y le dio línea directa con funcionarios nacionales como Pablo Abal Medina. Una cualidad que Gioja supo divisar primero y aprovechar después.
Fueron ocho años de gestión en el Ministerio de Infraestructura durante los cuales ejecutaron fondos para obras públicas por unos 4.000 millones de pesos y dejaron algunos hitos que –orgullosamente- se atribuyen como propios: el Centro Cívico, el dique Caracoles y el Estadio San Juan del Bicentenario, entre otros.
Sin embargo hubo algunos desgranamientos. El primero fue la renuncia de Hoesé a la presidencia de EPSE, que quedó en manos de Francisco “Paco” Alcoba. Pero el más ruidoso pudo ser la partida de Gil de la Secretaría de Obras Públicas. El virtual viceministro de Strada tuvo que cargar con la tarea cotidiana del ministerio, en ausencia de su superior inmediato, que a menudo estuvo afectado a tareas más vinculadas a lo político que a lo técnico. El desgaste se sintió tanto en lo físico como en la relación cotidiana. Puertas adentro, el entorno de Gil admite que tuvo algunas diferencias de criterio con Strada. “Pero nada grave”, aseguran. De hecho, después de un momentáneo descanso –posiblemente un viaje al exterior- el número dos de Infraestructura retomará el normal ritmo de trabajo. Esta vez con la mira puesta exclusivamente en Agua Negra.

La rivalidad con Rivera

El otro factor que unifica a los “power-point” es la rivalidad con el perenne presidente del Ente Provincial Regulador de la Electricidad (EPRE), Jorge Rivera Prudencio. Por lo bajo, admiten que tuvieron que ver con su desplazamiento del Instituto de Ingeniería Eléctrica porque no compartían su metodología de trabajo. Sin embargo, el paraguas giojista los forzó a convivir.
De todas maneras, consideran que el ingreso de Facchini al EPRE es una especie de “pata propia” dentro del poderoso ente que tiene la potestad de fijar tarifa eléctrica y controlar a Energía San Juan.
Lo cierto es que el gobernador Gioja se respalda técnicamente tanto en su equipo del Ministerio de Infraestructura como en el titular del EPRE y los “power-point” son concientes de este apoyo repartido. Disimulan la tirantez y evitan la ruptura.

Comentarios