el discurso del gobernador

Gioja repasó sus gestiones, pidió "memoria aunque duela" y llamó a la inversión privada

En un discurso de 33 minutos, el Gobernador de la provincia repasó sus dos gestiones anteriores y pidió “hacer memoria aunque sea doloroso” para saber de dónde venimos y así “apreciar el presente y no errar en el futuro”. Apuntó al capital privado, asegurando que en San Juan hay un “estado solidario”.
domingo, 11 de diciembre de 2011 · 11:17

“Hace 8 años me ponía por primera vez en contacto con el pueblo sanjuanino estrenando mi calidad de gobernador. En aquel instante tomé real conciencia de ese poderoso apotegma justicialista que dice: la única verdad es la realidad”, comenzó su discurso el gobernador José Luis Gioja.
“En aquellos días en que lo que se aconsejaba era desensillar hasta que aclare, nosotros clavamos las espuelas”, dijo.
“No teníamos crédito ni empresarios dispuestos a arremangarse y crear riqueza. No teníamos un tejido social estable, había desánimo. Tampoco teníamos espacio político para seguir pidiendo paciencia infinita a quienes veían que se les caía la vida y el futuro”, recordó.
“Aunque duela hoy debemos obligarnos a que la memoria haga su trabajo. Nadie puede vendernos gato por liebre, tratándose de esos tiempos aciagos. Nuestro consuelo y nuestra arma secreta no estaban en nuestras manos, sino en el espíritu que nos animaba. Ahí éramos ricos. Teníamos una voluntad que ya intuíamos inquebrantable. Teníamos en mente que aquel proyecto que soñaba aquel flaco animoso y tozudo de la Casa Rosada era nuestro proyecto. Por eso quiero rendirle mi homenaje a este amigo de los sanjuaninos, uno de los mejores presidentes que tuvo la patria, pero no con un minuto de silencio, sino con un aplauso, como se merecen los grandes de la patria”, Apuntó, y estalló la ovación por Néstor Kirchner.

“De a poco, allá por abril o mayo del 2003, una palabra comenzó a alumbrar el camino, una simple palabra que llego a borrar el odioso divorcio entre la sociedad y el estado, que aplacó reyertas y eliminó sectarismos: fue la palabra Esperanza. Si al principio era difícil garantizar que contaríamos los recursos para nuestro programa, sabíamos que dejaríamos el pellejo para cumplirlo”, señaló.
“Los tibios seguían poniendo barreras, nosotros sólo queríamos refundar, no por mesianismo, sino por la fe de la gente, con la humildad como estandarte”, consideró.


“La esperanza de la gente determinó que la segunda reconstrucción sea posible y sea la palanca para sostener aquello que nunca deberíamos hacer perdido: el orgullo de ser sanjuaninos. Por eso pedimos en el 2007 el apoyo, y lo logramos con más fuerza que en el 2003, por algo sencillo. En vez de hablar nos dedicamos a hacer. Ya había más empresas con más mano de obra local, ya había más valor agregado en la producción, con profesionales que estudiaban en San Juan y se quedaban acá, pero sobre todo con gente que recuperaba la fe y la alegría”, rememoró.
“A lo largo de este segundo periodo de gestión que acaba de terminar echamos a corre a todo vapor la locomotora del desarrollo productivo con dos motores. La inversión privada con el apoyo solidario del estado. Ni un estado bobo ni uno que se quiere pasar de vivo. Hoy San Juan, gracias a ello, es la provincia que más crece en exportaciones y que crea más empleo. La que tiene mayores índices en temas sociales y culturales”, evaluó.
“Inauguramos decenas de escuelas, erradicamos decenas de villas, llevamos agua y luz a todos los poblados, miles de casas, construimos y refaccionamos decenas de hospitales y centros de salud, entregamos pensiones y jubilaciones dignas por miles, enfrentamos con los mejores resultados a la desnutrición infantil, a  la drogadicción y al alcoholismo”, manifestó.
La expresión mayoritaria del 23 de octubre nos marca un camino que no vamos a desandar. Los inversores de todo el mundo deben sabe que tenemos la puertas abiertas para asociarnos a su proyectos. Que sepan que aquí las reglas son claras, que no se cambian por capricho, que aquí encontraran colaboración, que nuestras leyes son sensatas y sólo exigimos lo que es justo para nuestra gente y  nuestro estilo de vida”, advirtió.
“Vengan a San Juan. Vean como ha florecido una provincia que se sentía pobre porque no sabía que era rica, vean como se consolidad modernidad y tradición, desarrollo con respeto del medio ambiente”, pidió.
“Los primeros 8 años nos dedicamos a responder la mandato de la urgencia, a acompañar a los más solos. Esa tarea no ha terminado, pero tiene enormes grados de evolución. Hoy podemos pensar en avanzar a esos esforzados sectores medios en sus reclamos de vivienda, seguridad, mejor salud y educación para sus hijos”, consideró.
“Para estos cuatro años finales de servicio a la provincia me comprometo a poner todo mi empeño en dos grandes espacios de gestión. Uno es la obra pública,  el Dique de Punta Negra, el Dique de Tambolar, y la concreción, querido intendente de Coquimbo (y dirigió la mirada al invitado, Sergio Gahona), de ese preciado sueño que es el túnel de Agua Negra”.
“El segundo gran espacio se refiere a profundizar el desarrollo. Minería no contaminante, energías alternativas y penetrar mercados en todo el mundo. Si el pueblo de san Juan me honró con un nuevo, y ultimo mandato, es porque el camino de desarrollo es un camino solo de ida. Así nos pusimos en marcha, como decía Sarmiento cuando le preguntaron por su plan de gobierno: trabajar, trabajar y trabajar”, recordó.
“Todo esto tuvo un maravilloso resultado final: la recuperación de la autoestima de los sanjuaninos. Eso no es soberbia, sino saber desde donde somos y cuanto valemos”, sumó.
No puedo terminar sin agradecer a quienes tanto han colaborado en esto, especialmente a mis compañeros de fórmula en los periodos anteriores, a Marcelo (Lima) y a Rubén (Uñac), que cumplieron excelentemente la tarea”, calificó.
“Señores Diputados, les pido a todos que nos sigan acompañando para construir con grandeza, con inclusión, sabiendo que hay espacio para todos, porque en San Juan nadie sobra, nadie está de más y nadie debe sentirse ajeno. Gracias por permitirme terminar lo que empezamos hace 8 años, por confiar, por seguir con la baderna izada, flameando con más fuerza que nunca”, concluyó.