Abuso sexual

“Ha sido consentido”, dijo el ladrillero preso por violar y embarazar a niña de 11 años en Rivadavia

Lo dijo sin pudor frente a los policías y funcionarios judiciales que lo fueron a detener a su casa, en La Bebida. Esta tarde realizaron la audiencia en la que dictaron su prisión preventiva.
miércoles, 9 de junio de 2021 · 21:08

“Sé por qué vienen, ya busqué un abogado”, fue una de las expresiones que largó “Chiqui” Torres Siles. Los policías y los funcionarios de la Unidad Fiscal de Investigación del Centro ANIVI llegaban a su casa en La Bebida, Rivadavia, para detenerlos por la violación y el embarazo de una niña de 11 años. La situación era tensa, pero él tuvo tiempo para decir otra frase repudiable: “Ha sido consentido, el problema es que es menor”, reveló un investigador. Y es que sabía que estaba en problemas, a un pariente suyo se lo reconoció: “estoy hasta las bol…”.

Esto sucedió el domingo último en la tarde noche durante el procedimiento en el que apresaron a Héctor Luis Torres Siles, apodado “Chiqui” y de 46 años, el presunto abusador de una nena de 11 años. El hombre quedó este miércoles formalmente imputado del ataque sexual contra esa nena, que tenía 17 semanas de embarazo y que, por pedido de sus padres, fue sometida a una intervención quirúrgica para interrumpir esa gestación.

El caso fue publicado en exclusiva por TIEMPO DE SAN JUAN.Otro dato que se conoció es que Torres Siles era muy allegado a los papás de la víctima. Es más, trabajan en el horno de ladrillos de la familia del imputado, en La Bebida. Por el tiempo que llevaba embarazada la nena, el ataque sexual ocurrió hace meses atrás. Lo que no se sabe es si hubo otros abusos antes o después.

Los padres descubrieron lo que estaba pasando cuando llevaron a la nena a un control a un puesto sanitarios de Rivadavia. Ahí detectaron que podía estar embarazada y la derivaron al Hospital Guillermo Rawson, donde lo confirmaron a través de una ecografía. Fue por eso que se activó el protocolo para practicarle un aborto, dado la edad de la niña y el riesgo que corría su vida.

La denuncia se radicó el 1 de junio en la Unidad Fiscal de Investigaciones del Centro ANIVI y en principio no sabían el nombre del presunto abusador. En los días posteriores, la misma nena contó que había sido el “Chiqui” Torres Siles. La fiscal Valentina Bucciarelli, a partir de esos datos, pidió al juez de garantías la detención del sospechoso.

Torres Siles es conocido en La Bebida, su familia posee hornos de ladrillos. Al parecer, él se enteró que lo habían denunciado. Por eso reaccionó de esa manera cuando la Policía y los funcionarios de la UFI del Centro ANIVI fueron a detenerlo y largó esa polémica frase: “Ha sido consentido, el problema es que es menor”.

Este miércoles en horas de la siesta se realizó la audiencia de formalización en el Sistema Acusatorio y estuvo presente Héctor Torres Siles, con la asistencia de su abogado defensor. La fiscal Valentina Bucciarelli solicitó la prisión preventiva del ladrillero y el juez Andrés Abelín hizo lugar al pedido. Resolvió dar un plazo de 1 años de prisión preventiva y otro año para la investigación penal preparatoria por el presunto delito de abuso sexual con acceso carnal, agravado por el grave daño a la salud mental y física de la víctima. También se dispuso someter al imputado a una prueba de ADN para cotejar su perfil genético con las muestras biológicas extraídas tras la interrupción del embarazo. Esto podría ser otro elementos de pruebas de que abuso de la nena. El delito que le atribuyen tiene pena de entre 8 y 20 años de prisión.

Comentarios