ufi cavig

Al médico denunciado por abuso lo dejarán salir, pero bajo fianza

En la audiencia de formalización, José Andrés Navarro, se defendió de las acusaciones que le infirió una paciente. La fiscalía lo imputó y pidió la prisión preventiva, pero la jueza no hizo al lugar.
viernes, 30 de abril de 2021 · 16:13

El médico denunciado por abuso por una paciente, José Andrés Navarro, tuvo su primera audiencia. En esta ocasión se realizó la audiencia de formalización y tras tres varias horas, la jueza Gema Guerrero no le dictó la prisión preventiva al acusado, pero si quiere salir en libertad, deberá pagar una fianza de 100.000 pesos. Cabe destacar, que la prisión preventiva no le permite esta posibilidad.

La audiencia se llevó a cabo en la Sala IX del Sistema Acusatorio. La jueza de garantías que intervino fue la doctora Gema Guerrero; la fiscalía estuvo a cargo de la doctora Salica y Vaca; mientras que el abogado defensor del imputado era Delfor Iribarren.

En esta primera audiencia, se realizó la formalización de la causa y se le dio a conocer al sospechoso de lo que se le acusa. En esta ocasión, la fiscalía pidió que la prensa no diera a conocer en detalle lo que la damnificada declaró. Pero, cabe destacar, que la causa que recae contra este sujeto es presunto abuso sexual gravemente ultrajante.

Después de que la fiscalía expresara los delitos porque se culpa a este sujeto, el acusado José Andrés Navarro, contó su verdad; en la cual negó en todo momento haber tocado a la mujer, pero si dijo que la besó en dos ocasiones pero que fue consentido. Otra de las declaraciones del profesional fue que ella (presunta víctima) coqueteó con él y que le decía “usted va a ser mi doctorcito”.

En el momento que la fiscalía daba a conocer de lo que se la acusaba, Navarro se mostró muy activo en la audiencia, siempre hizo gesto de negación como sorprendido por lo que fiscalía desarrollaba, hasta por momentos le recriminaba a su abogado defensor.

Tras la declaración, fiscalía pidió que se le dictara la prisión preventiva por dos meses. El abogado, por lo contrario, pidió que se lo dejara en libertad.

La audiencia pasó a un cuarto intermedio y después de varios minutos, la magistrada de garantías determinó no dictarle la prisión preventiva a Navarro, pero si quería salir en libertad debería pagar una fianza de 100.000 pesos.

La jueza dictó que “el acusado goza de esta presunción de inocencia hasta que se pruebe la responsabilidad penal en los delitos de lo que se le acusa”. Otro de los argumentos de que la magistrada no concedió la prisión preventiva es porque no se dieron ciertas condiciones que en este caso no se dan, como el Artículo 297 e Artículo 297 inciso 4, del Código Procesal Penal.

Ante estas declaraciones la jueza resolvió tener formalizada la Investigación Penal Preparatoria (IPP) por el plazo de un año e imputarlo por el delito de abuso sexual gravemente ultrajante. Dictarle al acusado medidas coercitivas. La primera, prohibirle las salidas de la provincia sin autorización previa; segunda, prohibición de acercamiento a la víctima, la clínica CEAC y todo el personal con el que el imputado se vinculó en el día del hecho en un radio de 300 metros. Como así también, prohibición de todo tipo de contacto por cualquier medio (redes sociales, telefonía, entre otras) con un plazo de 60 días; tercera, ordenar una caución real de $100.000 la que deberá tramitarse a través de la OMA, previo a poner en libertad al imputado.

 

Comentarios