jueves 26 de enero 2023

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Tiempo de San Juan. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Hechos que conmocionaron

El millonario golpe al Derby y el recuerdo de cuatro históricos casos con bandas foráneas

El robo de 100 millones de pesos en edificio de calle Santa Fe, no fue el primer ataque perpetrado por delincuentes de otras provincias. Hubo otros hechos delictivos que son muy recordados en San Juan.

Por Redacción Tiempo de San Juan

El asalto y asesinato en el Circo Australiano. El llamado “Robo del siglo sanjuanino” contra la sucursal del banco Galicia. El secuestro extorsivo de Barceló. Y el impactante robo a la Joyería y Relojería Tic-Tac. Esto son, al menos, cuatro de los hechos delictivos que más conmocionaron a los sanjuaninos en los últimos 25 años y que, al igual que el golpe millonario en el Derby, tuvieron como protagonistas a bandas o asaltantes foráneos.

Robo y asesinato en el Circo de "Quico"

Uno de esos atracos fue el de la noche del 4 de mayo de 1997. Un mendocino y un cordobés decidieron asaltar la boletería del “Circo Australiano” de la familia Lovanovich, que una semana atrás había llegado a San Juan y se asentó en el predio detrás de la Terminal de Ómnibus. Su atracción principal era Juan Carlos Villagrán, el famoso personaje de “Quico” la mundialmente conocida serie del “Chavo del 8”.

Los ladrones arribaron en un Fiat Uno robado en Córdoba. El plan fue perpetrar un asalto rápido y violento en la boletería del circo en plena función. Fue así que irrumpieron armados a la taquilla y redujeron al joven que cobraba las entradas y a Hilda Esther Alex, la esposa del dueño.

Foto Diario de Cuyo.

Las víctimas entregaron los 30.000 pesos de la recaudación, pero los ladrones querían más dinero. Ahí amenazaron con matar a la mujer. En ese instante apareció Juan Carlos Lovanovich, que intentó quitar el arma a uno de los ladrones y recibió un balazo, que acabó con su vida esa noche. En la huida también hirieron de otro disparo a la mujer, pero esta se salvó.

La pista del auto Fiat Uno llevó a los investigadores hacia Mendoza. Cuatro días del robo y asesinato, detuvieron al mendocino Alberto Santos Mirabile, al cordobés Mauricio Gustavo Ferrando y al bonaerense César Amadeo Rodríguez en un aguantadero de la ciudad de Las Heras. Siempre se sospechó que fueron más de tres los asaltantes. Mirabile y Ferrando fueron condenados a prisión perpetua y a 24 años de prisión, respectivamente. Rodríguez fue absuelto por falta de pruebas. Los tres luego fueron castigados en Mendoza por otro atraco, perpetrado dos días antes del asalto al circo, contra un taller en la localidad mendocina de Gutiérrez.

El “Robo del Siglo Sanjuanino”

Casi dos años más tarde, el 15 de enero de 1999 San Juan fue escenario de uno de los atracos más importante por esos años: el llamado “Robo del Siglo Sanjuanino”. Una banda conformada por asaltantes profesionales que no hizo un solo disparo y a cara descubierta se alzó con 2.243.567 pesos y 231.267 dólares. En ese tiempo era una cifra impresionante si se tiene en cuenta que el dólar y la moneda nacional estaba 1 a 1.

Fue pasadas las 14. Uno de los ladrones fingió tener problemas en el cajero automático y pidió ayuda a un empleado. A esa hora la sucursal ubicada en ese entonces en la esquina de General Acha y Rivadavia, en pleno centro, estaba cerrada. El empleado abrió para ayudar al supuesto cliente y fue sorprendido por dos hombres que lo encañonaron y entraron al banco. Portaban armas tipo Ithaca y FN Fal. En total eran cinco los asaltantes. Al primero que agarraron fue al policía que custodiaba el interior. Mientras uno vigilaba la entrada, otro quedó en la vereda y otro redujo a los 14 empleados y al agente en el salón y las cajas. El resto de la banda tomó al gerente y lo llevó a los empujones y bajo amenaza hasta la bóveda situada en el subsuelo.

El gerente terminó por abrir la bóveda y los ladrones cargaron el fabuloso botín en dos bolsos. En la huida, se llevaron también las grabaciones de las cámaras de seguridad. Para cuando accionaron la alarma, los asaltantes ya había fugado.

El identikit de los ladrones que dieron el gran golpe

Una versión señala que escaparon en un Volkswagen Polo rojo que los aguardaba frente al banco. Otros relatos indican que los delincuentes cruzaron caminando la Plaza 25 de Mayo y abordaron una camioneta 4x4 en calle Mendoza. Que posteriormente parte de la banda fugó en dirección a Mendoza y el cabecilla se ocultó en Pocito con el botín para aguardar a que se apaciguaran las cosas hasta poder abandonar la provincia.

Un año después, la Policía detuvo al agente Gabriel Ignacio Olivares, el efectivo que hacía custodia dentro del banco como cómplice y facilitador del atraco. Lo atraparon cuando descubrieron que su hermano intentaba comprar una casa a 60 mil pesos, dinero que no pudieron explicar dónde lo habían sacado. Olivares, que jamás aportó datos sobre la banda, fue llevado a juicio en 2001 y condenado a 7 años de prisión. Al tiempo imputaron a otro sujeto, implicado en el robo a una sucursal del Banco San Juan, pero no pudieron juzgarlo. De los autores del atraco nunca se supo nada.

El secuestro extorsivo a Barceló

La mañana del 9 de agosto de 2002, una banda armada toma por asalto la casa del empresario Eduardo Barceló en la calle Mendoza, casi República del Líbano, en Rawson. La realidad es que los delincuentes buscaban al hijo, pero no lo encontraron y tomaron de rehén a la dueña, María del Carmen López. Se llevaron en un coche, ahí comenzó el secuestro extorsivo.

Los secuestradores. Sergio Caparrós, es el sanjuanino que alquiló con su propio nombre la casa del Barrio Solares de Otoño, Capital, en la que tuvieron cautiva a la víctima. Y Martín Luzi el jefe de la banda de secuestradores, muy conocido por sus antecedentes delictivos, casi todos secuestros extorsivos.  

Al mes del secuestro, Barceló recibió una carta de uno de los integrantes de la banda. Lo extorsionaban pidiéndole 50.000 pesos a cambio de no atacar de nuevo a su familia. Por ese nuevo hecho se juzgó a Caparroz junto al porteño Martín Ernesto Luzi.

Fue el 20 de febrero del 2014 fueron sentenciados el porteño Martín Luzi y Sergio Caparros, por el secuestro a María del Carmen López de Barceló en el año 2002 y por una posterior extorsión realizada por el sanjuanino al empresario, años después. Al fiscal general se lo vio desconforme con el veredicto, mientras que el defensor Horacio Garcete festejó con sus defendidos la condena obtenida por el tribunal. Tras una intensa mañana en el Juzgado Federal y luego de una hora de cuarto intermedio tras los alegatos, los jueces dieron 11 años a los dos imputados por el robo y posterior secuestro de María del Carmen López de Barceló en 2002 y además por una extorción, no lograda, realizada por el sanjuanino Sergio Caparros.

Sergio Caparroz (izquierda) y Martín Luzi (buzo amarillo), los secuestradores detrás del caso que conmocionó San Juan. 

En tanto que el 26 de febrero del 2017 la Cámara Federal de Casación Penal, la segunda máxima autoridad judicial del país, ordenó anular la parte de la sentencia del Tribunal Oral Federal de San Juan que absolvía a uno de los secuestradores de María del Carmen López. El fallo ordena al tribunal federal sanjuanino hacer una nueva sentencia teniendo en cuenta lo resuelto por ese tribunal superior. El 20 de febrero de 2014 los jueces Raúl Alberto Fourcade (puntano, presidente), Alejandro Piña y Roberto Naciff (mendocinos) condenaron a Caparroz a 11 años de prisión por el delito de robo y secuestro. Y lo absolvieron del intento de extorsión ocurrido un mes después. Ése punto es con el que el fiscal no estuvo de acuerdo.

Dato
La casa donde se produjo el secuestro extorsivo continúa a la venta.

Robo millonario a la joyería Tic Tac

Fue un robo planeado, sin cabos sueltos. Al menos eso pensó la banda de boqueteros liderada por Sergio Lionel Fernández, alias el "Caimán” cuando se llevó $150.000 dólares de la joyería Tic Tac el 8 de agosto del 2003. Pero como ningún golpe es perfecto, la Policía logró dar con parte de las joyas robadas en dos viviendas de Tucumán vinculadas al ladrón. La Justicia encontró culpable a la banda y el "Caimán” fue condenado a prisión. Intentando escapar del Penal de Chimbas murió de un disparo.

Todas las maniobras delictivas que permitieron desvalijar a la joyería Tic Tac fueron ejecutadas premeditadamente por el "Caimán” y su banda: primero se metieron en auto a una playa de estacionamiento que da a los fondos del negocio, ubicado en calle Rivadavia 137 (Oeste), Capital.

Ya de madrugada, el "Caimán” y sus cómplices treparon la pared de la playa y se descolgaron a un pasillo que conecta con el baño de la joyería. Allí hicieron un boquete en una ventana, cubrieron la vista exterior al local con un paño con la leyenda "Feliz Día del Niño", y sopletearon dos cajas fuertes. Trabajaron tranquilos, porque antes desconectaron un doble sistema de alarmas en el comercio.

¿Qué se llevaron ese día? Rogelio Fernández, el dueño de la joyería, calculó que fueron unos 3 kilos de oro, 540 relojes Citizen, 90 de titanio de la misma marca y el resto en objetos de plata. Tras la detención de los sospechosos, Fernández comprobó que no se había recuperado el oro, aunque sí un 80 % de la plata, algo así como 50.000 ó 60.000 pesos.

Sergio Lionel Fernández, alias el "Caimán”.

Por el robo, el "Caimán” fue condenado por la Sala II de la Cámara Penal a siete años y seis meses de prisión preventiva en el 2007. Su mujer Carla Rodríguez, cómplice en el atraco, recibió una pena menor y no fue a la cárcel. 

El 16 de noviembre del 2007, cerca de las 22, el "Caimán aserró la reja de la ventana de su calabozo en el Penal de Chimbas junto a un cómplice, el Coche Negro Tejada.  Por esa abertura salieron al techo del pabellón y comenzaron a correr hasta llegar al borde por donde se descolgaron utilizando una soga hecha de sábanas y colchas. Los guardias los vieron y comenzaron a dispararles. El "Coche Negro” logró sortear tres vallados metálicos pero el "Caimán” había sido impactado por dos balas en el abdomen y murió camino al hospital. 

Si bien en un primer momento se creyó que Fernández había sido apuñalado, luego la autopsia demostró que había muerto por los impacto de bala de los penitenciarios y que los cortes que tenía eran producto de la travesía que había realizado para escaparse.

En diálogo con Tiempo de San Juan, Fernández recordó el terrible robo que sufrió y se refirió a la muerte del "Caimán”. "Yo no le deseo la muerte a nadie, pero puedo decir que ni el delincuente ni el padre disfrutaron de nada de lo que me robaron. El "Caimán” se murió en el Penal y su padre falleció al poco tiempo, todo lo que me robaron no lo pudieron gastar”, concluyó el propietario de la joyería. 

Tiempo de San Juan

Suplementos

Contenido especial

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

LO QUE SE LEE AHORA
A la izquierda los ladrones que le robaron a una joven en Capital. A la recha captura del momento que la chica es arrastrada por los delincuentes.

Las Más Leídas

Tremendo incendio en Capital: ardió una fábrica de camperas
Hablaron los dueños de la estación de servicio resistida: qué dijeron
¿Calor, lluvias y ventarrón? Así estará el tiempo este jueves en San Juan
Cierran la pileta del Palomar durante casi una semana: qué pasó
Las razones por las que los vecinos del barrio top de Rivadavia no quieren una estación de servicio al lado

Te Puede Interesar