detalles exclusivos

Una vida preso: el hombre que siempre buscó la muerte hasta que la encontró

Juan Carlos Bates tenía una doble condena por homicidios que cometió años atrás y, como no contaba con beneficios, se valía de la autoagresión para llamar la atención.
viernes, 06 de septiembre de 2019 · 14:12

Después de permanecer internado un mes en Terapia Intensiva del Hospital Rawson, el preso del Penal de Chimbas Juan Carlos Bates murió tras presentar un grave cuadro de salud, pues había "comido" objetos metálicos que le dañaron el estómago y para los médicos resultó imposible salvarle la vida. 

Según contaron fuentes allegadas, el reo que había sido condenado por dos homicidios que cometió, y como no contaba con beneficios dada la condena perpetua que pesaba sobre sus hombros, se autoagredía de forma constante para llamar la atención, por lo que el episodio que lo llevó a la internación no fue el primero. 

Con más de 30 años tras las rejas, el ahora fallecido era conocido en el ámbito carcelario no sólo por ser el preso con más años dentro del Servicio Penitenciario sino también por la cantidad de veces que fue hallado en su celda en condiciones extremas. "Se lastimaba los brazos, se tragaba bombillas de luz, pilas, alambre, cucharas. Siempre le pasaba algo y debía ser trasladado de urgencia a la enfermería o al hospital para que le hicieran los lavajes. Al final, se hirió el abdomen y tuvieron que hacerle una malla metálica para poder contener las vísceras", comentaron. 

Bajo un tratamiento psiquiátrico y psicológico ejercido por profesionales, Bates recibía medicación para controlar su estado mental ya que estaba deprimido y rara vez recibía una visita. Quien siempre lo iba a ver es su mamá pero falleció en los últimos años y nunca más nadie lo fue a visitar. Los otros presos preferían no tener contacto con él por miedo a tener problemas cada vez que Bates se autolesionaba. 

Pasó por todos los pabellones del Penal y su forma de ser y su conducta lo acompañaron donde fuera. "Quería el arresto domiciliario a toda costa y por eso, creo, que se lastimaba porque no tenía otra chance de conseguir un beneficio", sostuvo la fuente al mismo tiempo que destacó: "Dado su delicado estado de salud, no hace mucho, se intentó derivarlo a una prisión domiciliaria pero como no tenía a ningún cercano viviendo afuera, no se pudo". 

Sin familia y sin amigos tras los barrotes, privado de la libertad, Bates tenía claro que no saldría jamás. Las únicas salidas que gozaba eran al nosocomio ya sea por su estado mental o por su salud física. Al neuropsiquiátrico de Zonda y en el área de psiquiatría del Hospital Marcial Quiroga era atendido con frecuencia, mientras que sus graves autoflagelaciones eran tratadas en el Rawson. 

"No era agresivo con los demás, ni con los compañeros de celda ni con los guardias, sólo lo era consigo mismo", señaló la fuente que hace más de 20 años lo conocía. A veces, Bates solía pedir algo y como no se lo concedían enseguida, se lastimaba de forma severa y debía ser asistido con urgencia. 

Estuvo preso desde el 15 de junio de 1991, cuando recibió una pena perpetua por homicidio. En aquel entonces, la condena era de 24 años y, cuando cumplió más de la mitad de la pena que le habían dado por asesinar, recuperó la libertad. Sin embargo, volvió a matar y por el hecho fue condenado a reclusión perpetua, el 1 de diciembre de 2010, sin ningún derecho ni posibilidad de volver a salir.

La última condena fue por el crimen del mecánico Fernando Martínez (60), a quien asaltó con su primo y otro cómplice en Pocito, cuando la víctima intentaba mantener relaciones sexuales con una menor dentro de un auto. Literalmente, Bates y su primo Antonio Gregorio Peña (42) le sacaron las tripas al mecánico mediante 16 puñaladas y luego le robaron sus pertenencias. 

Durante un tiempo, convivió tras las rejas junto a su primo pero luego de protagonizar incidentes violentos en el que terminó herido se terminó alejando y transitó sus siguientes años en el Penal en soledad, sumido en la depresión hasta llegar a la muerte, destino que buscó una y otra vez.