Muerte en el Felipe Cobas

El asesino caucetero que se salvó de la cárcel, pero no de su problema mental y se mató

Se trata de Diego David Carmona, quien en 2003 asesinó a tiros a su suegra e hirió a la que era su novia. Lo declararon inimputable. Este martes al mediodía lo encontraron sin vida en su casa.
martes, 08 de octubre de 2019 · 19:22

Cargaba con el triste y aterrador antecedente de haber asesinado a tiros a su suegra, pero no permaneció mucho tiempo preso por su enfermedad mental. Fue así que Diego David Carmona zafó de la cárcel, aunque no escapó de su problema psiquiátrico que aparentemente lo persiguió en estos últimos 16 años hasta que se quitó la vida.

Diego David Carmona, de 41 años, fue encontrado muerto este martes al mediodía dentro de su casa en la manzana H del Sector 5 del barrio Felipe Cobas, Caucete. Su madre lo halló en su cama cubierto con una colcha como si estuviese dormido. Sin embargo, su cuerpo estaba en completo estado de descomposición. Los policías de la Seccional 9na y los peritos estimaron que llevaba alrededor de 5 días de fallecido.

Carmona fue el joven que el 6 de abril de 2003, en un arranque de furia golpeó a su novia llamada Natalia y enfrentó a su suegra Lucia Delego en la puerta de la casa de éstas en el mismo barrio Felipe Cobas. Aquella vez, el muchacho totalmente fuera de sí, sacó un revólver calibre 38 y gritó: “ya me tiene cansadas las dos…” En ese instante le largó tres disparos a la mujer de 50 años que le provocaron la muerte en el acto. La chica también la ligó, pero milagrosamente sólo recibió un tiro en la pierna.

El homicida terminó preso pero al tiempo descubrieron que no estaba bien psíquicamente. Se le practicaron distintos exámenes médicos y se llegó a la conclusión que era inimputable. Por orden judicial acabó internado en el Hospital Mental de Zonda, donde después de muchos años fue dado de alta.

Regresó a su casa en Caucete, pero nunca se recuperó y ni la medicación aparentemente lo contenía. En 2014 la familia de Lucía Delego, la fallecida en 2003, lo denunciaron porque en ocasiones los acosaba y amenazaba.

En los últimos años no se tuvo noticias de Carmona. Estaba recluido en su casa y vivía con su madre, que lo cuidaba, explicó un policía. Pero evidentemente no andaba bien y su propio estado mental hizo estrago con él. Quizás eso lo llevó a tomar una decisión drástica.

Su madre se ausentó la semana pasada de su casa para ir a visitar a un pariente en San Luis, entonces Diego David Carmona quedó solo. Al parecer, fue ahí que supuestamente tomó pastillas para quitarse la vida y se acostó esperando la muerte. Al lado de su cama hallaron dos blíster de psicofármacos vacíos.

Este miércoles alrededor de las 13 regresó la madre de ese viaje a San Luis y le extraño nadie respondiera a la puerta. También percibió un olor nauseabundo que salía desde el interior. La mujer pidió ayuda al vecino y entró. En ese instante descubrió que su Diego Carmona yacía sin vida en su cama. Le había dejado una carta en la cual se despedía, le pedía perdón y le indicaba la clave de su tarjeta para que extrajera el poco dinero que tenía en una caja de ahorro.