El combo que complica a la viuda: amantes, Facebook, Whatsapp y secretos familiares

La mujer es la principal sospechosa. En la policía sospechan que todo fue armado para deshacerse de Jorge Moreno. Los datos que la comprometen en un crimen de telenovela. Por Agostina Montaño.
domingo, 19 de julio de 2015 · 09:04
Por Agostina Montaño

Cualquiera que hubiese visto a Pamela Carrizo aferrada al cajón de su marido y llorando a los gritos, nunca hubiese imaginado que minutos después, estando aún en el velorio, sería detenida por la policía por ser la principal sospechosa del asesinato de su pareja, Jorge Moreno. 

Perfiles falsos de Facebook, grupos por WhatsApp de "Solos y Solas”, por lo menos dos amantes y la sospecha de que todo fue armado para deshacerse de su marido son los datos más fuertes que manejan, por el momento, los investigadores. 

Es que hay una cosa que es cierta, aún no aparece el arma homicida y si bien el relato de Pamela no fue contundente para los investigadores, las pruebas contra la rubia son relaciones extramatrimoniales y la mala relación que, según los testigos, tenía con Moreno. Lo cierto es que Pamela Carrizo, su hermano Lucas de 18 años y dos supuestos amantes de la mujer continúan presos y a medida que avanza la investigación salen a la luz escabrosos detalles sobre la vida paralela de la viuda. 

LOS AMANTES Y LAS REDES SOCIALES

Las pericias telefónicas e informáticas fueron cruciales para obtener la orden de detención de Pamela y sus dos supuestos "novios” y a pocos días del crimen la policía ya tenía identificados dos amantes. Uno de ellos fue identificado por la policía como el novio de Facebook y el segundo como el de WhatsApp.  

El primero, Luis Brizuela, un hombre casado oriundo de la Rioja Chica tenía, según la policía, una obsesiva relación con Pamela y según trascendió de fuentes de la investigación, los mensajes que se enviaba con la mujer del minero eran del tono de "vos sos mía y de nadie más”. 

Lo curioso es que Tiempo de San Juan consultó con los vecinos de Brizuela y ninguno salía del asombro. Es más calificaban al sujeto como un "padre ejemplar que vive para su esposa y sus hijos”. 

El otro hombre detenido por la Comisaría 17 y la Brigada de Investigaciones Norte fue el "Charly”, cuyo verdadero nombre trascendió horas más tarde como Carlos García.

Según contaron los investigadores a este semanario, "Charly”, integraba un grupo de WhatsApp con Pamela y otras personas. El grupo llamado "Solos y Solas”, es donde ambos se habían conocido. Es más, la familia de Moreno dijo a la prensa que "ella nunca ocultó su relación con ese tal Charly. Es más, todo el tiempo se sacaba fotos para mandarle a él”, dijeron. 

Los vecinos de la mujer fueron contundentes con los pesquisas al confesarles que la relación entre Pamela y Jorge era muy mala. "Ella todo el tiempo le contaba a la gente que no pensaba quedarse esperando mientras su marido subía a la mina y que aprovechaba esos quince días para salir con hombres y hacer fiestas en su casa”, comentó un efectivo  de la seccional chimbera. 

Además la madre de Moreno asegura que el hijo más grande del matrimonio, un nene de 8 años, no quería estar en su casa cuando su papá subía a trabajar en la mina. "No abuelita, mi mamá hace fiestas y ponen música, no me dejan descansar” fueron, según la madre de la víctima, las palabras del niño. 

Una de las hipótesis barajadas por los investigadores es que Pamela mató a su marido y que la ayuda podría haber provenido de alguno de estos dos amantes. "Tal vez a ella su marido le estorbaba y no le convenía separarse”, dijo la policía.

LAS CONTRADICCIONES

"Yo nunca le creí y dije que esa mujer estaba mintiendo”, comentó un alto jefe policial a la prensa. Es que la policía nunca creyó en la versión del robo seguido de muerte que dio Pamela. 

Lo primero que hizo sospechar a los sabuesos de Homicidios fue que la mujer habría llamado a la ambulancia 15 minutos después de que le dispararan a  su marido. "Antes de que llegáramos nosotros llegó la familia”, aseguró el jefe de la Comisaría 17. 

Todo en el relato de Pamela parece ser muy contradictorio e improbable. Según lo que habría declarado la viuda en sede policial un ladrón bajó la puerta de una patada, le disparó a Moreno, tomo un televisor de la mujer, la atacó y disparo. Sin embargo el médico legista no pudo comprobar lesiones en el cuerpo de Pamela. Fueron cinco las versiones que dio la viuda sobre lo ocurrido esa noche. 

"Primero dijo que no vio nada porque estaba en ropa interior en la habitación y después la cambió y contó cómo el ladrón le disparó a su marido mientras sostenía un televisor de 42 pulgadas bajo el brazo, algo que es casi imposible de lograr”, comentó otro de los investigadores. 

Las preguntas que no logra descifrar la policía son varias.  ¿Cómo hizo la mujer para ver todo si supuestamente estaba en otra habitación? ¿Por qué no tenía lesiones si dijo que fue atacada por el ladrón? ¿Por qué ningún vecino vio salir a los ladrones de la casa de Moreno?

Por el momento la única testigo de lo sucedido es la mujer y de los ocho testigos que la policía entrevistó cinco habrían dicho que escucharon una discusión entre la pareja. Además, los vecinos aseguraron que la casa donde vivía el matrimonio era muy hermética y de difícil acceso por lo que nadie podría haber entrado si no le abrían desde adentro.

Es aquí donde entra la segunda hipótesis de la policía que es la de una discusión que se fue de control, que Pamela le disparó a Moreno y que con ayuda de su familia ocultó el arma. Es por esto que la policía detuvo al hermano de la mujer durante el velorio. 

Las pericias telefónicas no se condicen con la realidad y un dato curioso es que todas las llamadas, mensajes, WhatsApp o cualquier tipo de interacción del día del crimen había sido borrada, según la policía. 

"Nosotros no tenemos el teléfono porque ella dice que el choro se lo llevó, pero igual pudimos hacer las pericias y ella había borrado todo”, comentó un policía. 

Ahora los investigadores dudan de la credibilidad de Pamela y sospechan que su hermano podría haberla ayudado a ocultar el celular. Y se preguntan si el adolescente de 18 años no fue quien escapó en moto con el televisor para despistar a la policía y a los vecinos.

LA COMPLICIDAD DE LA FAMILIA 

Como los primeros en llegar al lugar fueron familiares de Pamela la policía cree que, por lo menos, su hermano de 18 años, Lucas Carrizo, la habría ayudado a ocultar el crimen. 

Es por eso que el adolescente ahora se encuentra detenido y sospechado de encubrimiento. Según la policía el teléfono del difunto tampoco aparecía en un primer momento. "Cuando les empezamos a preguntar a ella y al hermano se tiraban la pelota y resultó ser que al celular de Moreno lo tenía el pibe” comentó un jefe policial.

Comentarios