Caso tío de Wanda: hablan los padres de las presuntas víctimas

'Confiamos en la Justicia', afirmaron las tres familias que denunciaron al fisicoculturista Carlos Colosimo en un comunicado enviado a Infobae. En dos años, nunca sospecharon de los supuestos abusos
sábado, 29 de agosto de 2015 · 20:51
Midieron sus palabras durante días. No les fue fácil pensar qué iban a decir al resto de la sociedad. Para los padres de las presuntas víctimas en el colegio Nuestra Señora del Refugio de Boulogne, oír que el fisicoculturista Carlos Colosimo, tío de Wanda Nara, el acusado de abusar de sus hijas en su casa y en viajes en lancha por el Delta del Tigre, decía que "las nenas" lo veían como "un superhéroe", que lo denunciaban "por despecho" les provocó un rechazo notable.

"Degenerado" es el término que usan en sus charlas privadas para describirlo. Y, también en privado, llevan esta crisis con la mayor entereza posible.

En un comunicado que enviaron a Infobae esta mañana, los padres de las chicas, tres niñas de doce y trece años –una de ellas acaba de cumplir los doce- constituídos como particulares damnificados en la causa desde el viernes de la semana pasada bajo su abogado, Hilario Lagos, afirmaron: "En este dificil momento que estamos pasando, deseamos transmitir nuestro agradecimiento a todo el colegio, autoridades, profesores, maestros y a las familias que los integran. Sabemos que las menores recibirán todo el apoyo psicológico y contención adecuada. Confiamos en la Justicia y gracias por tenernos presentes en sus oraciones y por todo el apoyo que nos han hecho llegar".

Colosimo había llegado al Nuestra Señora del Refugio hace cuatro años, luego de que su hija estudiase en otro colegio católico de Boulogne. Su hija trabó amistad rápidamente con las hijas de los denunciantes. Sus visitas a la lancha "Mirage" y a la casa de Colosimo en la calle Olazábal eran frecuentes. El fiscal de la causa, Marcelo Vaiani, oyó en los testimonios de la cámara Gesell que los abusos habrían sido reiterados y que no serían recientes, sino que habrían comenzado cuando las menores tenían entre 9 y 10 años de edad.

Lo cierto es que, en todo este período de tiempo, los padres de las chicas jamás sospecharon lo que estaba pasando, dicen fuentes de su entorno. Dos menores declararon hasta ahora en cámara Gesell: ambas chicas no son amigas entre sí. Una estudia en el curso A del Nuestra Señora del Refugio, la otra en el curso B, lo que aminora las chances de una posible confabulación. La primera reacción entre los padres de las chicas fue el llanto, cuando las menores relataron los supuestos abusos en clase de la material Ciudadanía tres semanas atrás. Rápidamente, se asesoraron con dos profesionales en el tema: una psicopedagóga y una psicóloga especialista en abusos, que hoy tratan a las chicas. Una psicóloga judicial les aconsejó no preguntarles demasiado a sus hijas sobre el tema.

Todos los padres ya declararon ante el fiscal Vaiani. Otros padres del colegio también se interiorizaron en la causa: hubo contactos con el juez de garantías de San Isidro a cargo del expediente. La calificación de abuso "gravemente ultrajante" consuela a los familiares.

Colosimo, defendido por un abogado público, no tiene chance de ser beneficiado por una probation.

Otras hechos serían parte del expediente también. Colosimo, luego de enterarse de las denuncias en su contra, no solo buscó empatía con otros padres de la escuela en el gimnasio en donde entrenaba casi a diario. Por otra parte, habría llamado por teléfono a los padres de las chicas que lo acusaban, con mensajes de un tono inquietante.

Se esperan dos declaraciones clave: las de otras dos chicas en cámara Gesell, supuestas víctimas, y la aparición de Claudia, la esposa de Colosimo y madre de su hija.
También, persiste una version en Boulogne: la existencia de una posible nueva denuncia penal contra Colosimo, proveniente de la escuela donde su hija estudiaba cuatro años atrás.

 

Federico Fahsbender para Infobae


Comentarios