lino barañao

“Tenemos que subirle el sueldo a los científicos y controlar las fumigaciones”

.Lo dice el titular del Ministerio de Ciencia y Tecnología, el único ministro K que seguirá con Macri.
sábado, 28 de noviembre de 2015 · 10:09
Lino Barañao quedará en la historia como el primer ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva que tuvo la Argentina, y el que seguirá en su cargo durante la presidencia de Mauricio Macri. Desde 2007, cuando la presidenta Cristina Fernández de Kirchner lo convocó para ser su ministro, Barañao dejó en claro que su desempeño no incluiría los actos de militancia, y se dedicó a solucionar los problemas urgentes del sistema científico: aumentó tanto el número de investigadores como los subsidios para hacer estudios y para mejorar el equipamiento. Con su equipo, Barañao diseñó iniciativas que hicieron que más científicos estuvieran en contacto con empresas, que más institutos públicos firmen acuerdos de colaboración con el sector privado, que haya más interacción entre el mundo agro-industrial y que crezca el interés de la gente, especialmente de los más chicos, por saber qué están haciendo los investigadores del país. El funcionario mostró cintura política tanto para que no dejaran de enviarle fondos desde el Ministerio de Economía para concretar los proyectos como para ser uno de los invitados preferidos en encuentros en los que predominaban opositores al Gobierno, como las últimas cenas de la organización Cippec, a las que casi no asistían funcionarios kirchneristas. Su modo de decir discursos –en los que puede combinar chistes o conceptos de filosofía con cuestiones de ciencia– parecen también resultar interesantes para muchas personas que se acercan para saludarlo como si fuera una estrella del espectáculo. Al ser entrevistado ayer por Clarín, Barañao contó cómo se enteró que seguirá en el puesto, y cuáles serán los proyectos que espera desarrollar.

Usted contó que votó por Daniel Scioli y se lo vio participar en actos en contra de Macri ¿Qué hizo que el presidente electo lo eligiera como ministro?
Debería preguntárselo a Macri. El martes pasado íbamos a tener una reunión con el futuro jefe de gabinete, Marcos Peña, para preparar la transición. Yo quería que fuera una transición ordenada. Pero en la reunión Peña me informó que el Presidente electo había decidido que yo siguiera en el cargo. Le contesté que lo iba a pensar. Me reuní con mi equipo de trabajo y todos estuvieron de acuerdo con aceptar, y luego hablé con la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien manifestó su acuerdo. "Yo te autorizo si te dan la total libertad que yo te dí, y si te siguen dando los fondos necesarios para cuidar a los científicos y a los técnicos del país”, me dijo la Presidenta.

Scioli había prometido subir la inversión en ciencia al 1% del PBI y Macri al 1,5%. ¿Se hará?
Pienso que no hay que pensar en cifras en abstracto, sino impulsar proyectos con un objetivo específico, como Pampa Azul, que promueve innovaciones tecnológicas aplicables a la explotación sustentable del mar e implicará que se destinen 250 millones de pesos a contratación de personal especializado, infraestructura y tecnología.

¿Habrá mejoras con respecto a los salarios de los investigadores?
Estamos logrando que los salarios de los investigadores del Conicet sean equiparados con los del Inta, que ganaban mejor. Sin dudas, se intentará mejorar más. También estamos dando respuesta a un reclamo histórico de los técnicos que trabajan con los investigadores. Ellos tenían un régimen jubilatorio diferente, y ahora hay un proyecto de ley para equipararlos.

El 70% de la inversión en ciencia sigue siendo del Estado argentino. ¿El sector privado invertirá más?
Hay que incentivarlo más desde el Estado. La ley de promoción de la industria del software, que da beneficios fiscales resultó un éxito. Ahora, falta la reglamentación de la ley para promover la biotecnología moderna para que las empresas privadas también desarrollen proyectos.

¿Qué piensa de los reclamos ambientalistas por los daños de las fumigaciones con agroquímicos sobre la salud humana? 
De acuerdo con el prospecto de los plaguicidas, no hay peligro. El problema está en cómo se los aplica. Hay que crear una certificación sobre quiénes pueden aplicarlos, y controlar las fumigaciones. Con los antibióticos, también hay mal uso y muertes, y nadie se queja. En el futuro, las plantas ya crecerán con modificaciones transgénicas que harán innecesarios el agroquímico, gracias a la biología molecular.

Comentarios