Pie de Palo- Caucete

Casas Viejas: El pasado en el presente

Existen lugares en la provincia en los que el tiempo se detuvo, pueblos insertos en el medio de la nada donde la fuente principal de ingreso es la cría de animales. Donde la tasa de analfabetismo afecta a todos los pobladores, las mujeres dan a luz en sus casas y los celulares no tienen señal.
martes, 29 de mayo de 2012 · 18:29

Casas Viejas es un pueblito ubicado en el sector medio del flanco oriental del Cerro Pie de Palo, a unos 14 km hacia el norte del Puesto Nikizanga; entre las quebradas Grande y de La Higuera por el sur, hasta la quebrada de Vera al norte.

Allí las personas realizan las labores de “puesteros”, crían cabras, gallinas y vacas para vender sus productos en la ciudad, es la tarea de mayor empeño para ellos porque de allí proviene buena parte de sus ingresos.

La única forma de ir del pueblo a la localidad más cercana es en carreta, a caballo o motos todo terreno; dada la dificultad del terreno esos son los medios que se encuentran a mano de los pobladores.

En los últimos meses los tres nuevos habitantes de Casas Viejas experimentaron las dificultades de vivir en una zona tan inhóspita. Exequiel de 5 meses, Brisa de 4 años y Mireya de 2 años, compartieron la misma llegada al mundo que sus madres y hermanos, todos nacieron bajo el mismo techo; al encontrarse la comunidad en una zona de tan difícil acceso las parturientas deben ser atendidas por sus madres o hermanas.

Como todo pueblo pequeño las casas no tienen puertas, las paredes son de adobe (sirven como aislante del frío y el calor) y el comedor, la cocina y la pieza se encuentran todos en un mismo cuarto. El único espacio separado de las casas es el de las letrinas, en la parte de atrás de las viviendas, y muchas de ellas tienen ramas de jarilla que sirven como paredes.

Hoy por hoy, los habitantes del pueblo sólo tienen dos anhelos en común: “una casa de material” y “la educación”. El pedido de las casas de material es porque los techos de las viviendas actuales son de caña, barro y nylon; sufren problemas de goteras, inundaciones dentro de las viviendas y desprendimientos de las paredes.

La educación también es un tema para tener en cuenta; Casas Viejas nunca tuvo educación de ningún tipo, por lo que la comunidad tiene una tasa de analfabetismo mayor a la media y si no se la frena afectará a 3 generaciones.

Juana Saavedra es la anciana del pueblo; con más de 60 años es la más ansiosa por la educación.  “Necesitamos la escuelita, no para los que estamos viejos, sino  para que los niños puedan aprender y progresen en la vida. Además ayudaría mucho a los puesteros. Una de mis hijas debe irse por días de su rancho para Bermejo, allí los niños de ella pueden estudiar. Si tuvieran una escuela más cerca ella podría criar a sus hijos sin descuidar el puesto”, finaliza la anciana.

*Beneficios: 2 de las jóvenes madres reciben la Asignación Universal por Hijo, esto lleva a que ellas deban tener al día el calendario de vacunación de 8 de los niños.
*El agua: en la zona existen vertientes, no han determinado si estas fuentes de agua  son aptas para consumo humano, pero igual es utilizada por el pueblo con ese fin.
*Energía: desde septiembre del 2011 el pueblo tiene instalados paneles solares, lo que generó un gran beneficio a los pobladores porque pasaban días sin luz si agotaban las garrafas que usaban.

No es soplar y hacer botella
“Son muchos factores que interceden a la hora de colocar un espacio físico para que funcione un centro educativo”, explica la secretaria de Planeamiento Educativo, Celia Pacheco.

Por lo general , el ministerio de Educación trabaja en conjunto con el de Desarrollo Humano y el de Infraestructura para la colocación de un espacio físico para que funcione como centro educativo. Los factores que analizan varían desde la potabilidad del agua, condiciones de vida de la población, fuentes de ingresos, terrenos fiscales (porque sólo en ellos pueden construir un establecimiento), llamado a concurso de docentes, redistribución de diversos fondos, etc…

 “Por lo general las personas creen que al hacer un reclamo se soluciona todo, nosotros no podemos hacerlo tan rápido. Debemos analizar cada situación para tomar la mejor decisión. Si construimos una escuela en una comunidad que dentro de 10 años no estará  más ahí, sería un mal uso de los fondos públicos. Somos conscientes de que éste tipo de trámites es difícil y minucioso, pero no podemos dejar de lado las necesidades de otras escuelas que esperan desde hace tiempo soluciones a sus problemas particulares”, comenta la funcionaria.

“La Ministra es consciente de la situación y se está informando de la problemática para poder atenderla con inmediatez. La opción más factible es que se contrate una movilidad que traslade a los niños desde Casas Viejas hasta el centro educativo más cercano, y así comenzar a alfabetizar a la comunidad”, finalizó la funcionaria.

Comentarios

Otras Noticias