FRENTE TODOS

Una versión recargada de la transversalidad llega desde Nación

Circula en San Juan el borrador de una confederación a ejemplo del Frente Amplio uruguayo, que contenga a todos los partidos miembros
domingo, 16 de febrero de 2020 · 09:05

La transversalidad impulsada por Néstor Kirchner que derivó en aquella exitosa fórmula y slogan “Cristina, Cobos y vos” en 2007, tuvo un traspié significativo con el voto “no positivo”, corolario de la pulseada con los ruralistas por la 125. Pero el germen quedó en el ambiente. Hoy desde Buenos Aires vuelven a la carga con un esquema similar aunque en versión recargada.

Un documento de circulación interna del Frente de Todos llegó a San Juan y fue manejado con la mayor reserva. En rigor, se trata de un borrador. Cuidadosamente escrito y presentado, pero borrador al fin. De ahí emerge el secretismo con el que ha sido tratado hasta ahora.

El salto es hacia una confederación, constituida orgánicamente, a ejemplo del Frente Amplio de Uruguay que llevó al poder a Pepe Mujica y a Tabaré Vázquez, por ejemplo. Representa un escalón superior a los partidos políticos, ya que los contiene y amalgama en un mismo espacio con poder de toma de decisiones. Todo, bajo la conducción del presidente de la Nación.

Es una diferencia sustancial con respecto a los frentes, que nacen a propósito de una elección y luego se disuelven. De las alianzas queda un sello simbólico que suele desgranarse con el paso del tiempo, según la suerte del oficialismo y la oposición de turno. Sustituir la fugacidad de un frente por la organicidad permanente de una confederación es el objetivo planteado, puertas adentro del espacio liderado por Alberto Fernández. Y por Cristina Fernández de Kirchner, también.

La intención preliminarmente expuesta en el borrador, es extender esta estructura a todo el país, con idéntica rigurosidad en cada provincia. Por eso el texto está siendo cuidadosamente analizado en San Juan, según reveló una fuente calificada a este medio.  El objetivo original era tener la conformación cerrada en marzo, para hacer una convocatoria más amplia aún en junio. Pero los plazos son flexibles.

El encargado de llevar adelante esta iniciativa es nada menos que el gobernador de Chaco, Jorge Capitanich. Se trata de un dirigente muy cercano a la Casa Rosada, con aspiraciones de conducir el PJ a nivel nacional según publicó Clarín esta semana. Su misión iría bastante más allá de tomar las riendas partidarias –hoy en manos de José Luis Gioja- ya que está instruido para construir la confederación como superestructura. 

Esta transversalidad con otro nombre, por primera vez está pensada con un estatuto de funcionamiento y una conducción colegiada, donde tengan representación todos los espacios que integran el Frente de Todos, desde los más poderosos en cantidad de afiliados hasta los más modestos. Y con un dato relevante: el presidente de la Nación quedaría al frente del Comité Ejecutivo, precisamente el brazo ejecutor.

Fernández habría rechazado ir por la conducción del PJ, según Clarín. Por el contrario, el jefe de Estado cuenta con su propio partido, identificado como PARTE. Colocarse a sí mismo como cabeza de la confederación le permitiría sentarse en la cabecera de una mesa bastante más abarcativa que el peronismo de calle Matheu.

El borrador aludido pone el acento en “superar la concepción gregaria típicamente electoral de carácter coyuntural” de los frentes electorales, a través de una organización con representación orgánica de los partidos. ¿Para qué? En términos amplios, sería para darle voz a todos de manera equitativa. En términos más puntuales, buscará definir candidaturas mediante primarias abiertas, simultáneas y obligatorias.

Es decir que esta confederación tiene un plazo bastante concreto por delante, marcado por las elecciones legislativas nacionales de mitad de mandato, previstas para el 2021. Un escenario posible sería con los partidos cada uno por su cuenta, asociados a un frente electoral bajo los caciques del oficialismo en cada distrito. Y otro escenario muy distinto sería con un reglamento interno al que los partidos políticos hayan aceptado subordinarse. 

Será muy difícil que accedan mansamente a esta resignación de poder. Por eso, en el mayor hermetismo la propuesta sigue siendo un borrador. Un alto dirigente sanjuanino reconoció que queda por delante un debate largo y complejo, pero hay evidencia suficiente para entender que es el rumbo marcado desde la Casa Rosada. La pregunta entonces será si las provincias o los gobernadores tendrán margen para darle la espalda, si es que les resultan inconvenientes los términos de esta nueva federación partidaria.

Por el momento, la cúpula sanjuanina del justicialismo tiene otras urgencias. El 15 de marzo habrá elecciones internas para renovar autoridades partidarias. Pero más temprano que tarde, llegará la hora de sentar posición acerca de esta confederación promovida desde Nación.

De acuerdo al documento que circula en San Juan, como en el resto del país, la confederación tendría distintos estamentos, pero el superior sería el Congreso Nacional del Frente de Todos, integrado por un porcentaje de acuerdo a la cantidad de afiliados de cada partido, acreditados en la Justicia Federal. 

Para el PJ, se habla de un congresal cada 5.000 afiliados. Para las otras fuerzas sería uno cada 1.000 o fracción mayor de 500 afiliados. Es decir que se buscaría nivelar el desequilibrio entre el peronismo y los socios minoritarios.

En segundo lugar, en la estructura de conducción,  aparece el Consejo Federal Nacional del Frente de Todos, compuesto por 72 miembros, en base a la representación proporcional del Congreso por parte de los partidos miembros de la coalición.

En un tercer escalón aparece el Comité Ejecutivo, formado por partes iguales, para equilibrar la voz de todas las fuerzas partidarias asociadas. Es aquí donde tendría su lugar en la cabecera el presidente de la Nación.

En el cuarto peldaño aparecen las provincias, a través del Consejo o Junta Provincial del Frente de Todos. La propuesta es que tengan la misma mecánica constitutiva del Consejo Federal Nacional, con un Comité Ejecutivo donde cada partido tenga una silla por igual.
 
De acuerdo a este esquema, el Congreso Nacional del Frente de Todos contaría con una representación ya cuantificada en función del padrón de afiliados de los partidos políticos miembros. En el primer puesto se encuentra el Partido Justicialista que con 3.600.000 afiliados sentaría a 720 congresales. En el segundo puesto aparece el Frente Grande con 145.300 afiliados y 145 congresales. Y en el tercer puesto, completando el podio, Compromiso Federal con 50.000 afiliados y 50 congresales. La lista es mucho más amplia, pero alcanza esta tridente para comprender el criterio de distribución de fuerzas.
 

Comentarios