NUEVO GOBIERNO

Una reunión con Massa, previa al encuentro con Máximo

Los diputados alineados con Uñac se sumarán al bloque del Frente de Todos. Expectativa por la nueva etapa con el hijo de CFK.
domingo, 1 de diciembre de 2019 · 10:48

Bastó un contacto telefónico para coordinar la reunión, de un día para el otro. El futuro presidente de la Cámara de Diputados de Nación, Sergio Massa, recibió en su coqueta oficina de Avenida Libertador en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a tres sanjuaninos que pedían coordenadas: el justicialista Walberto Allende, la bloquista Graciela Caselles y la ibarrista Florencia Peñaloza, inserta desde su origen en el Frente Renovador. Fue el miércoles por la tarde. Y el saldo resultó tranquilizador, a la espera del encuentro todavía pendiente con Máximo Kirchner.

Peñaloza está transitando sus últimos días en el Congreso, ya que el 10 de diciembre se instalará en la Legislatura de San Juan. Pero Allende y Caselles tendrán que adecuarse a la nueva realidad política de la Cámara Baja. La primera definición, tomada directamente por el gobernador Sergio Uñac, es que dejarán de tener minibloques pertenecientes al espacio de Argentina Federal. Por expreso pedido del presidente Alberto Fernández, los sanjuaninos uñaquistas se integrarán al bloque del Frente de Todos, que conducirá el hijo de Cristina.

La primera certeza que obtuvieron los legisladores fue que, más allá de disolver sus bloques parlamentarios propios, conservarán los cargos y colaboradores. No tendrán que dejar a nadie en la calle. Pero igualmente necesitaban escuchar de Massa algunos otros parámetros, acerca de las reglas a las que se tendrán que ajustar en este cambio de ciclo. Vienen de una conducción racional del macrista Emilio Monzó. Les abrió el juego para asistir a las comisiones prácticamente sin restricciones y  en general mantuvo un muy buen nivel de diálogo con todos los sectores, aún en los momentos más álgidos de la gestión de Cambiemos.

También aprovecharon los legisladores sanjuaninos para sondear a Massa cómo será la distribución de espacios en las comisiones.  Ahí todavía quedó un gran signo de interrogación. Si bien fue una tarde cordial, los uñaquistas salieron del despacho sin muchas definiciones al respecto. Habrá que seguir esperando.

Los lugares en las comisiones resultan estratégicos, fundamentalmente en las que se refieren a Presupuesto y Hacienda, Obras Públicas y, en el caso de San Juan, por supuesto Minería. La lista podría seguir pero por esas tres pasan los proyectos más influyentes para la provincia, en términos de recursos fundamentalmente.

También le plantearon los sanjuaninos a Massa, cuestiones de índole provincial. Sin abundar en detalles, una fuente calificada contó que genera cierto recelo que todas las autoridades del Ejecutivo Nacional sean de Buenos Aires solamente. Entonces, aquella consigna del gobierno federal estaría corriendo el riesgo de quedar en los papeles. Por estas horas se busca una garantía de que no ocurrirá lo mismo en el Congreso.

Uñac tuvo un gesto de acompañamiento indubitado hacia Fernández, cuando les transmitió a Allende y Caselles la decisión de disolver el bloque sanjuanino. Es tiempo de unidad y de adaptarse a la nueva realidad. Eso involucra allanarse a la conducción política de Máximo, ya resuelto que será presidente del multitudinario bloque de la Cámara Baja del Congreso. Por este giro de la política, los dos legisladores uñaquistas volverán a integrar la misma bancada que José Luis Gioja y Daniela Castro. Hasta ahora estos dos últimos formaban parte del Frente para la Victoria, liderado por el santafecino Agustín Rossi.

El Frente de Todos agrandará las fronteras de kirchnerismo y contendrá también a expresiones no identificadas con la expresidenta. Allende es uno de los ejemplos más notorios. Sin embargo, el nuevejulino se subordinó a la necesidad del gobernador de construir una relación afianzada con la futura Casa Rosada. Por otra parte y más allá de los matices que lo diferencian, el diputado nacional tiene un buen concepto del heredero de Néstor. Han cruzado un par de saludos, nada más. Pero en una conversación reservada elogió las intervenciones suyas en las sesiones, porque siempre fue medido y jamás perdió los estribos, ni siquiera cuando hubo ataques feroces contra su familia.

La templanza aparente de Máximo lo diferencia metodológicamente de otros legisladores identificados con La Cámpora y esa sutileza lo vuelve compatible con los sanjuaninos que en los últimos dos años estuvieron inscriptos en Argentina Federal.

Aquel interbloque de peronistas y aliados, referentes todos de los gobernadores y separados del Frente para la Victoria, atraviesa por un momento crítico. A modo de despedida de ciclo, el miércoles por la noche compartieron una cena en Buenos Aires, en la que se habló del futuro.

Hay varios legisladores de este espacio que no están dispuestos a integrarse al bloque albertista bajo la conducción de Máximo y lo hicieron saber en esa comida compartida. Es decir, el interbloque perderá –o ya perdió- a los sanjuaninos de Uñac, porque Allende y Caselles se irán al oficialismo y Peñaloza cesará su mandato. Según trascendió, Massa está alentando que todo este espacio remanente de las provincias se mantenga unido, para contar en las votaciones con ese canal de diálogo abierto. La peor hipótesis sería su dispersión, analizado desde ese punto de vista.

Entonces, si no quieren pintarse del mismo color que Máximo y La Cámpora, que no lo hagan. Pero que se mantengan como fuerza aliada. A la hora de las definiciones será útil y el tigrense lo sabe. Por eso está operando en consecuencia y no lo hace a espaldas de Fernández. Es de suponer que tampoco lo hace a escondidas de Cristina.

¿Quiénes son los diputados más distantes y que evalúan reversionar pero mantener Argentina Federal, como interbloque de provincias? Están los dos chaqueños que obedecen al gobernador saliente, Domingo Peppo, según confió un referente de ese espacio. También están, como era de esperarse, los cordobeses alineados con Juan Schiaretti. El gobernador mediterráneo supo diferenciarse del Frente de Todos y mantenerse prescindente. Aparentemente no tendría intenciones de promover un acercamiento a esta altura de las circunstancias. El salteño Andrés Zottos, encolumnado con Juan Manuel Urtubey, también se cuenta en el lote de los que se resisten a pasar al bloque de Todos.

Un paso más allá de estos reticentes, están los que comenzaron a diseñar el bloque. Entre ellos está el mendocino José Luis Ramón, aunque cabe aclarar que no pertenece al justicialismo sino a una fuerza relativamente reciente, denominada “Protectora”. También aparece en este tándem el riojano Felipe Álvarez, de origen justicialista aunque compartió boleta con la UCR y el PRO este año.

Figura en esta nómina de provinciales el rionegrino Luis Di Giácomo, hombre de las huestes del gobernador Alberto Weretilneck. Desde la Patagonia, se suma el chubutense  César Ayala, quien compitió dentro del Frente Consenso Federal. Y desde Santa Cruz, el macrista Antonio Carambia, con quien la prensa nacional especuló acerca de su pase al justicialismo. Hay contactos con el puntano Carlos Ponce, quien llega al Congreso dentro del Frente de Todos aunque no necesariamente irá a parar a ese espacio.

Y siguen los nombres. Con el sello de la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (UATRE), está Pablo Miguel Ansaloni, totalmente incompatible con el kirchnerismo. Cuentan dentro de este mismo bloque en formación al presidente del bloque del Gen, Marcelo Díaz. Finalmente, revelaron contactos hasta con los socialistas encabezados por Rubén Giustiniani.

La estrategia es tener en ese interbloque, cierta red de contención política para mantener el diálogo y sumar votos cuando Juntos por el Cambio extreme su postura opositora en el recinto.

 

 

 

 

 

Comentarios