CAPITAL

El frente social, la otra apuesta de Baistrocchi para su desembarco

Más allá de las obras prometidas en campaña, el equipo del intendente electo prepara en silencio un agresivo plan de contención.
domingo, 17 de noviembre de 2019 · 11:41

Cuando Emilio Baistrocchi caminó las calles de la Ciudad de San Juan en campaña lo hizo con un manojo de promesas y fundamentalmente exhibiendo los resultados de su gestión como ministro de Gobierno en materia de seguridad. Presentó un ambicioso proyecto para recuperar la Feria Municipal y otro para trazar bicisendas por las arterias troncales. En paralelo y con bajísimo perfil, su equipo se encontró con otra urgencia para atender apenas comience la gestión: la contención social de las familias más vulnerables del departamento.

El de la pobreza no parece un problema capitalino. No fue un motivo de debate en campaña. Los chispazos giraron en torno a la remodelación de la peatonal, el servicio de recolección de residuos, la saturación del estacionamiento y otros tantos aspectos inherentes al epicentro administrativo, financiero y político de la provincia. Sin embargo, el drama de la exclusión social surgió de manera indisimulable durante las caminatas, según reconoció hace apenas unos días un cercano colaborador del intendente electo.

Por eso, el frente social será medular al menos en la primera etapa de la administración Baistrocchi, aunque no se muestre abiertamente. En buena medida, ese eje estará a cargo del futuro secretario de Gobierno del municipio, Horacio Lucero, actual director de Investigaciones de la Subsecretaría de Inspección y Control de Gestión. Es uno de los funcionarios que Baistrocchi se llevará el 10 de diciembre. Los otros confirmados son Sebastián Pacheco como secretario de Hacienda, Javier Rodríguez en Servicios Públicos, Ariel Palma presidente del Concejo Deliberante y Roberto Correa Esbry secretario legislativo. Son además los interlocutores designados para la transición.

Según Lucero, han logrado mapear el territorio en términos de necesidades sociales. El poder adquisitivo va de mayor a menor, a medida que el punto se aleja de las cuatro avenidas. En ese sector conocido como Capital Centro las exigencias de los vecinos son de otro carácter, no tienen mayores inconvenientes económicos. Luego hay una segunda área intermedia que va hasta el anillo de Avenida Circunvalación, donde según la zona aparecen matices sociales. Pero el mayor inconveniente y por lo tanto la prioridad estará puesta en los barrios y villas de la periferia, en el límite con otros departamentos.

El diagnóstico apunta más precisamente al sector colindante con el Canal Benavidez y a algunas partes de Villa del Carril. Según reveló una fuente cercana al futuro secretario de Gobierno, hay problemas graves y dificultades como la reinserción de personas que han estado algún tiempo privadas de la libertad. Es la ciudad menos visible y al mismo tiempo la más urgente.

En el entorno más cercano de Baistrocchi coincidieron y avalaron absolutamente la descripción de  Lucero. El intendente electo se encontró con “una Capital dividida en dos”, según se trate de población con necesidades básicas satisfechas o insatisfechas. Surgió con claridad en la campaña previa al 2 de junio y volvió a visibilizarse en la posterior, para las diputaciones nacionales. Entonces, en el sector de mejor poder adquisitivo los reclamos al jefe comunal giran en torno a la limpieza o al cordón cuneta, mientras que en la periferia directamente piden alimentos.

Según una fuente de su círculo, Baistrocchi ha resuelto ir más allá de las peticiones de estos vecindarios vulnerables. No solamente quedarse en la asistencia con bolsones de mercadería, que en el contexto de crisis resulta impostergable, sino llevar en el corto plazo las obras de urbanización adeudadas durante décadas. Aún cuando para la gente no sea prioritario.

Paradójicamente, las familias más necesitadas son las que menos le piden al intendente electo, en términos comparativos. Y configuran el electorado que acompañó con mayor ímpetu al Frente de Todos tanto en los comicios provinciales como en los nacionales. Puede interpretarse que Baistrocchi está dispuesto a saldar esa deuda de gratitud.

Sin embargo, la misma fuente aclaró que el ministro de Gobierno aprendió también de la experiencia de Franco Aranda que jamás debería descuidar el microcentro. Tendrán que ser frentes de acción paralelos. “Tenemos muy claro que políticamente, la opinión del sanjuanino influye mucho en redes sociales, viva o no viva en Capital. Que la peatonal, que la basura… Al núcleo de las cuatro avenidas hay que cuidarlo en extremo”, sintetizó el dirigente.

La exposición del centro Capitalino convierte al intendente de turno en el blanco de turno para las quejas de ocasión. Le ocurrió a Aranda con la precipitada apertura de la peatonal empezando el verano de 2018. Lo hizo para facilitar el tránsito de la gente en la víspera de las fiestas de fin de año, para colaborar con las ventas del comercio. Pero el panorama de cemento, polvo de obra todavía en ejecución y especialmente la ausencia de la arboleda de calle Rivadavia, conformaron un combo letal en redes sociales.

Aranda sostuvo que hubo una campaña diseñada y dirigida para atacarlo, para esmerilar sus chances de reelección. Baistrocchi no abonó esa mirada de conspiración, pero le quedó la moraleja grabada. Entre otras cosas, aprendió que las obras traumáticas por su dimensión deben realizarse al comienzo de la gestión y nunca tan cerca de las elecciones, porque el resultado final y los aplausos muchas veces pueden llegar a destiempo. El área de Infraestructura tendrá entonces una tarea sensible por delante.

Con otro perfil, Lucero tendrá a su cargo varias direcciones más vinculadas a lo social: Desarrollo Humano, Deporte, Salud, Comercio, Inspecciones, Legal y Técnica, Recursos Humanos, Mujer, Discapacidad  y Juventud, por citar solo algunas. La idea matriz es llegar a las zonas más vulnerables con todas estas reparticiones de manera transversal y con una estrategia bastante parecida a la que desplegó esta semana que termina el presidente electo Alberto Fernández: vincularse a las instituciones intermedias que tienen su ámbito de acción en el lugar.

Fernández  accedió a sumarse a un encuentro en la sede de la Conferencia Episcopal Argentina, al que asistieron dirigentes sociales como el combativo Juan Grabois y muchos otros como Juan Carlos Alderete y Emilio Pérsico. Allí hablaron de la implementación del Plan Argentina contra el Hambre.

Sin llegar a ese punto todavía, el equipo de Baistrocchi ha tendido puentes con dirigentes barriales y la intención es coordinar acciones con ellos. “El rol de las instituciones intermedias es fundamental: uniones vecinales, asociaciones, clubes, fundaciones, que hacen un muy buen trabajo”, reveló Lucero.

En principio, mientras el intendente evalúa cómo desplegar la gestión en cada sector sin descuidar ninguno, haciendo un ejercicio de equilibrismo, su futuro secretario de Gobierno estará focalizado en llegar con escolaridad temprana y mucho deporte a las zonas más complejas, apoyándose en estos líderes sociales. 
 

Comentarios