al borde del linchamiento

¿Qué pasó con el almacenero acusado de abusar de una vecina menor de edad?

Si bien fuentes policiales confirmaron que el sujeto permaneció demorado en sede policial, quedó libre a las horas siguientes aunque está vinculado a una causa penal.
miércoles, 4 de septiembre de 2019 · 15:16

Después de que una niña de 12 años llegara despavorida a su casa del Barrio Los Andes, en Chimbas, y le contara a sus padres que había sido abusada por el almacenero, un confuso episodio se desató en las puertas del comercio que involucró a otros vecinos molestos por la acusación, además de los familiares de la presunta víctima. 

Por ese incidente, el almacenero sindicado como presunto agresor sexual quedó demorado en la Comisaría 17º con jurisdicción en el lugar por una contravención, tras la intervención de efectivos de la Policía Comunal, que dispersaron los incidentes y evitaron lo que podría haber sido un linchamiento. Según informaron fuentes policiales, el hombre que permaneció unas horas en la sede policial quedó en libertad, aunque vinculado a una causa penal por presunto abuso sexual. 

Así quedó la puerta de ingreso del almacén, tras los incidentes en el intento de linchamiento

Los padres de la nena que describió el episodio con el almacenero radicaron la denuncia en el Centro ANIVI para que inicie un expediente en la justicia penal y que se investigue el presunto abuso sexual. Con el visto bueno del fiscal en turno, la causa entraría en curso en el Segundo Juzgado de Instrucción, a cargo del juez Pablo Flores. 

Sobre el acusado se desconoce su identidad, pues desde la Policía evitaron darla a conocer y sólo se limitaron a informar que el hombre tendría unos 55 años, aproximadamente. 

Acorde a lo que la niña habría contado, cuando fue a comprar al negocio, ubicado a pocas casas de la suya y emplazado en el frente del mismo domicilio del acusado, el sujeto que normalmente atiende por la ventana la hizo pasar y una vez adentro habría intentado manosearla. Tras zafar de la situación, la pequeña corrió hasta su casa y le contó lo sucedido a su hermano; más tarde a sus padres que inmediatamente reaccionaron contra el almacenero. 

Por el momento y por miedo a recibir represalias, el negocio permanece con las puertas cerradas, mientras la Justicia interviene en el caso. Quedará para los próximos días que el presunto abusador sea indagado por el juez, como así también la menor declare en Cámara Gesell y ofrezca su declaración.   

  

 

Comentarios