martes 28 de junio 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Tiempo de San Juan. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Editorial

Candidatos dos veces: una frase reveladora y una fuerte pista sobre el futuro

La pronunció el gobernador Uñac y anticipó lo que vendrá. Ya tiene una decisión de gravitación decisiva en el escenario político sobre el día de votación. Especulaciones e impacto en los candidatos.

Por Sebastián Saharrea 23 de abril de 2022 - 10:17

Suelen ser los discursos de inicio de sesiones ordinarias una ocasión limitada al formalismo engolado. Pero no fue este el caso del último turno de apertura protagonizado por Sergio Uñac, que dejó algunos pasajes dignos de detenimiento por su poder de fuego sobre el ajedrez político de estos días.

En especial, un pasaje en el que nadie pareció reparar seriamente, pero que arroja definiciones contundentes sobre las modalidades electorales que aguardan en boxes. Que son dos: el sistema por un lado, es decir qué mecanismo reemplazará a la caída Paso (si es que no ofrece alguna sorpresa sobre la campana la jueza Tetamantti, quien debe evaluar el planteo de fondo), y la fecha de elección por el otro.

Sobre esa frecuencia es que opera el pasaje del discurso de Sergio Uñac en la Legislatura, en la que afirmó que no está de acuerdo con las “dobles candidaturas”. ¿Qué quiso decir el jefe del Ejecutivo provincial con esa frase que inicialmente pasó como al revoleo, pero que a poco de desempolvarla revela el primer escalón de una definición ya prácticamente tomada?

La única doble candidatura posible que puede orejearse en el horizonte es hoy la posibilidad de encabezar fórmula para gobernador en el turno local, si es que se cumple la profecía de que serán adelantadas, y luego volver a hacerlo meses después en el turno nacional para legislador. Que esta vez viene recargado para San Juan porque ofrece doble atractivo: diputados y senadores.

Y que ya ocurrió en la historia reciente de San Juan: fue hace 11 años, cuando Roberto Basualdo se postuló a gobernador y luego lo hizo en el mismo año para senador en un tercer lugar, pero terminó asumiendo él ante las renuncias de los dos primeros postulantes, el ahora juez Baigorrí y la empresaria Adriana Marino.

Esta vez, para este año, vuelven a coincidir ambas elecciones por primera vez desde aquella elección. Ese calendario no hace más que alimentar a la leonera que en los cafés repite la letanía sobre la coincidencia y las estrategias de cada uno. Por ese motivo, se amontonan versiones sobre la posibilidad de que en el campamento de Juntos por el Cambio alguien especule con la misma parábola, ser candidato a gobernador primero y luego a senador si es que pierden el primero. Y hasta no faltan quienes lo señalen al propio gobernador Uñac con la misma intencionalidad.

Pues bien, Uñac parece haberse bajado por motus propio de esas especulaciones. No se ha escuchado hasta ahora a dirigentes de la oposición sobre cómo entienden esa doble candidatura. Un tema de abordaje áspero en ese campamento, porque los llevaría necesariamente a recordar aquel pase de manos del 2011 protagonizado por uno de sus más encumbrados dirigentes.

Uñac no sólo pretendió salir de la línea de fuego de esas especulaciones, sino que sus palabras anticipan una definición que tiene prácticamente tomada pero no anunciará hasta que lo considere conveniente, muy posiblemente sobre la fecha el año próximo. Tiene que ver con la fecha de las elecciones, sobre lo que se descarta que será desacoplada de la fecha nacional como viene ocurriendo en todos los turnos políticos anteriores. Es asunto ahora es cuando.

Al quedar desarticulada la Paso (aunque sobre eso no habrá certeza hasta más adelante), será un turno menos de urnas para los sanjuaninos: dos nacionales, Paso y General, y una provincial. Debería abrir el fugo la cita local, como siempre: se anticipó la fecha del 4 de junio del 2024, de donde se desprendió el apuro de corregir en diciembre pasado el Código Electoral provincial con 180 días de anticipación, como lo establece la norma.

Pero parece que no será así. La nueva decisión provincial al respecto es la de superponer los calendarios electorales nacional y provincial, de modo de convertir en imposible que una misma persona se postule a un cargo provincial (gobernador, por ejemplo) y a otro nacional (senador) meses después. Lo que correría levemente la fecha hacia adelante algo más de un mes. Pero no es eso lo más relevante sino su connotación política y el efecto que eso tendrá sobre un componente crucial: quienes serán los candidatos.

Es decir que si las fechas nacionales son agosto para la Paso y octubre para la general, como está fijado por ley –aunque no por eso implique garantía de nada-, el inicio del calendario electoral nacional podría operar en julio con presentación de frentes. Habrá que prestar mucha atención a la fecha de presentación de candidaturas nacionales, porque ese será el punto de apoyo de la fecha provincial: si para ser senador hay que presentarse como fecha límite el 10 de julio, ejemplo al revoleo, la elección de gobernador será el 15.

Imposible ser las dos cosas., ambas atractivas. Por demás explicar el magnetismo de ser gobernador. También la Cámara Alta ofrece un embelesamiento especial y se abre cada seis años. Además de relevante y de ejercer ese magnetismo de jerarquía, una candidatura a senador ofrece otro atractivo: para entrar, no hace falta ganar. Alcanza con ser el mejor de los perdedores, algo que las dos fuerzas locales mayoritarias (Frente Todos y JxC) descuentan porque no tienen rivales serios que los desplacen (por el momento).

Cuando se consume la movida, abrirá la temporada de especulaciones. Con la máxima aspiración, la de gobernador, a pelear pero sin certeza para nadie, y la segura banca en el senado, ¿qué preferirán las principales espadas de Juntos para el Cambio? Orientada la pregunta a ese campo político ante la automarginación del propio Uñac.

Lo que salta a la vista es que tales nuevas normas, hasta el momento en el plano hipotético pero bien firme en el comando oficialista, tienen potencialidad de alterar el tablero. Cuando la fecha esté arriba y se pise con la nacional, pondrá a relojear las chances.

Por ejemplo, qué hará Marcelo Orrego, quien es la principal espada política de Juntos hoy y puede cómodamente seguir siéndolo dentro de un año. Si es que, como también puede preverse, el acceso a la gobernación no será un tiro al piso sino más bien terreno en cruda disputa, mientras la senaduría es un trámite de pasar a servirse.

Siguiendo el razonamiento, una alternativa puede resultar el corrimiento del propio Orrego de una hoy segura postulación a gobernación, evitando repetir lo de 2019, pasando el turno y dejando la mira puesta al 2027. Lo que abriría interpretaciones sobre quien sería entonces, aunque la duda permanezca apenas un ratito hasta decantarse por lo natural: Fabián Martín, intendente de Rivadavia, líder del frente y dirigente de proyección al igual a Orrego.

¿Y cómo sería un lance entre Uñac y Martín, comparándolo con una eventual reiteración de Uñac-Orrego? Falta un tranco largo, pero se anticipa sin temores: ni mejor, ni peor. Sencillamente distinto.

Tiempo de San Juan

Suplementos

Contenido especial

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Las Más Leídas

Traumatólogo quemado con ácido: por qué habría sido atacado y quién es el agresor
Mirá quién es el agresor del médico y conocé detalles del alevoso ataque con ácido
Después del frío intenso, así estará el tiempo esta semana en San Juan 
Una mujer fue atacada por desconocidos en su kiosco de Rawson. Imagen ilustrativa
Dos menores se descompensaron y fueron rescatados a tiempo por sus padres. Hecho ocurrido en Concepción, Capital. Imagen ilustrativa

Te Puede Interesar