En Los Libertadores

Atrapan en Chile a una argentina con 2 mil pastillas de Éxtasis en unos zapatos: "Me los dio una amiga"

Al ser olfateada por el can adiestrado “Rayo”, este marcó un par de zapatos con plataforma alta. Autorizados por la mujer la plataforma del calzado fue abierta, hallando en el interior un total 2010 comprimidos de Éxtasis con forma de búho, droga avaluada en cuarenta millones de pesos chilenos detrás de la cordillera.
martes, 21 de mayo de 2019 · 22:20

Una empleada de una concesionaria de autos argentina, de 28 años, cuyas iniciales son R.N.S (aunque en el lugar se la llamó "Rocío"), fue detenida por uniformados chilenos en la Aduana de Los Libertadores cuando transportaba más de 2 mil pastillas de Éxtasis, que fueron valuados en 40 millones de pesos chilenos.

La acusada es oriunda de Buenos Aires e ingresó en un micro. Según contó la prensa trasandina, al momento de ingresar a la zona de revisión de equipajes, funcionarios de Aduanas a través del equipo de rayos X notaron algo sospechoso en el interior de su maleta.

Es por ello que procedieron a su apertura y al ser olfateada por el can adiestrado “Rayo”, este marcó un par de zapatos con plataforma alta. Autorizados por la mujer la plataforma del calzado fue abierta, hallando en el interior un total 2010 comprimidos de Éxtasis con forma de búho, droga avaluada en cuarenta millones de pesos chilenos detrás de la cordillera.

 

En su declaración la mujer dijo que había viajado a Chile para comprar ropa y después de revenderla en su país y que los zapatos se los había pasado una amiga para que los entregara a la pareja de un conocido chileno.

Informado el fiscal de turno dispuso que la Brigada Antinarcóticos de la PDI (Policía de Investigaciones) quedara a cargo de las diligencias y si bien se intentó hacer una entregada vigilada de la droga, ésta no prospero. La recepcionista fue puesta a disposición del Tribunal de Garantía de Los Andes donde el fiscal Jorge Alfaro la formalizó por tráfico de drogas, solicitando la medida cautelar de prisión preventiva.

La imputada renunció a su derecho a guardar silencio y llorando pidió al juez no dejarla presa, ya que ella no sabía que los zapatos iban con droga y en su país jamás había tenido problemas con la justicia.

No obstante ello, la declaración no fue lo suficientemente convincente para el magistrado Daniel Chaucón quien accedió a lo solicitado por la fiscalía y decretó su ingreso a la cárcel de Los Andes por lo cuatro meses que durará la investigación.

Comentarios