jueves 29 de septiembre 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Tiempo de San Juan. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Editorial

El mensaje encriptado (pero no tanto) de Baistrocchi sobre su futuro

Lo dio en el inicio del año político. A media voz, a decodificar. Los puntos en los que se apoya y los fantasmas que se propone ahuyentar.

Por Sebastián Saharrea 12 de marzo de 2022 - 10:56

niYa no hay misterios: Emilio Baistrocchi decidió romper el hielo y ponerle luz a su decisión política de buscar la reelección como intendente de la Capital.

No lo pronunció verbalmente con las palabras exactas, sí lo hizo con una gestualidad evidente: “voy a trabajar para cuando me toque dejar la intendencia, decisión que estará en manos de los capitalinos”, pronunció por lo bajo al cierre de su discurso inaugural de un año que sólo en los papeles será “no político”.

Se venía amasando un anuncio tenue y como al pasar, lo que ocurrió en la realidad fue una declaración que no encuentra otra manera de ser interpretado. Y que concentra todo el abanico de gestos del funcionariado capitalino hasta ahora: todos los cañones estarán puestos en la búsqueda de le reelección, aunque puedan mediar semanas –meses tal vez- para que el propio intendente o alguien de su entorno lo pronuncie con vocales y consonantes.

El tiempo apremia, se escucha el segundero de la cuenta regresiva hasta lo que seguramente será el momento de los votos: junio de 2022 casi con toda certeza. Será eso motivo de otro análisis, pero de escaparle no será por mucho. Quince meses a la sazón, nada. Tiempo de descubrir que cocodrilo que se duerme es cartera.

El anuncio, por ahora solapado, fue necesario para el alto mando político de Capital ante una doble urgencia. Primero, marcar la cancha hacia adentro y hacia afuera de su propia estructura. Segundo, la presentación de un manual de credenciales con las que pretenden sostener la aspiración.

Por lo primero, parecen haber tomado nota de cómo crece el engorde de algunos compañeros y también contemplado el escenario opositor, en donde ya germinan su semillita varios dirigentes –algunos de renombre, otros no tanto- para ver qué pasa. Para todo ellos, los compañeros y socios del frente como los opositores, el mismo mensaje: que sepan con antelación que tendrán enfrente al jefe del ejecutivo municipal decidido a renovar credenciales.

Con todo lo que eso significa, más allá de datos ocasionales que puedan envalentonar a más de uno. Sin ir más lejos, la última elección en territorio capitalino, para diputados nacionales, en las que la oposición –nacional, local y municipal, interpretación al gusto del consumidor- sacó apreciables ventajas, claro que sin estar en juego el sillón municipal ni el provincial.

Además, con su propio lanzamiento en clave encriptada como hasta ahora, Baistrocchi se automargina de cualquier otra compulsa política que opere alrededor.

Irán apareciendo los nombres y aquí mismo serán valorados en clave de relación de fuerzas internas y externas. Pero Baistrocchi aprovechó también su discurso ante los concejales para exhibir el traje político que vestirá en campaña.

En los que sobresalen un par de tópicos sobre los que pretendió poner el acento y que luego su entorno salió a subrayar con resaltador: su búsqueda de lejanía respecto de los que se puede apreciar en el peronismo nacional, sobre todas las cosas; un perfil de ejecutor, previsor y el ordenamiento como atributo personal, luego.

La búsqueda de encontrar la mayor distancia posible con el peronismo y la gestión nacional subyace en las palabras usadas en algunos pasajes, como cuando dijo renovar “mi compromiso para el respeto por las diferencias y la búsqueda de las coincidencias”. O cuando opuso el resultado de las deudas saldadas y las finanzas ordenadas al problema del desajuste del gasto y la deuda que opera en la gestión nacional, como entiende el entorno de Baistrocchi que elaboró el mensaje. O cuando anuncian una inversión récord en obra pública de 1.300 millones, con un fondo de emergencias por una grilla salarial (200 millones), que a su criterio también se contrapone con la visión nacional.

Pueden rastrearse en el discurso otras búsquedas para modelar el perfil político de campaña en base a sus resultados de la gestión.

- “Nuestros cimientos son los valores como el orden, el esfuerzo, el mérito, la transparencia.

- O la decisión de “no profundizar la Capital heterogénea, con zonas de primera y de segunda”, sobre lo que intenta proyectar señales de sensibilidad.

- O el subrayado de Concepción como la zona donde se proyectó y ejecutó la mayor cantidad de inversión pública, lugares que se ven poco, de escaso lucimiento personal que si fuera en zonas más visibles.

- O la pretensión de eficiencia en pasajes como la economía de las luces luz, con ahorro de $ 15 millones por consumo.

- O el avance en las obras de drenaje con las que intenta proyectar previsión, o la convocatoria a un plan estratégico capitalino con convocatoria a todos los sectores, en juego de espejos con el Acuerdo San Juan.

Todos ellos, ingredientes de una presentación de pretensiones sobre las que apoyará su discurso de gestión. Claro, no deberá descuidar que además de una búsqueda de impulsar sus propias credenciales con las que estima sus mejores fortalezas, habrá un ecosistema de complejidades que lo estará esperando.

Y allí es donde comienza otra novela. Empezando con la hojarasca de su propia agrupación capitalina. Siguiendo por el intríngulis de los presuntos postulantes opositores, entre quienes no termina de tomar cuerpo ninguno.

La interna del frente en Capital tiene sus propios bemoles, como lo puede relatar la historia reciente. Le pasó a Franco Aranda, inicialmente firme postulante a la reelección por el palo oficial, que fue perdiendo gas por alguna medida de su gestión como la reforma de la peatonal y casi que obligó al comando provincial liderado por Sergio Uñac a desplazarlo de las preferencias y ser atravesado en una interna. Hoy Aranda pretende reverdecer aquella batalla con Sergio Massa como soporte, un lance que está por verse si será reeditado o no pero que ya empieza a perfilarse.

Están los tótems peronistas, las cuatro columnas barriales en que se divide geográficamente el partido y que siempre que aparecen los armados de listas sacan pecho para colar aspiraciones. Aunque luego esas contribuciones tienen poco correlato con los resultados generales.

También está la eterna pretensión del bloquismo, ahora encarnado por Graciela Caselles, quien ya mandó a colgar pasacalles. Baistrocchi mantiene una relación cambiante con la estrella: generalmente buena con el concejal Nardi, generalmente mala con la gente de la diputada nacional Graciela Caselles y su concejal Godoy. Siempre coquetean, se verá si esta vez concretan.

Y está el generoso espacio opositor, entre quienes Rodolfo Colombo aparece como número puesto, aunque las cosas no siempre son tal lineales. Si uno se deja llevar por trayectoria, nivel de conocimiento y experiencia, el líder de Actuar es un tiro al piso, pero el propio Rodolfo conoce de frustraciones en otras ocasiones en que también su llegada al municipio estaba más cantado que el himno nacional.

Sin perjuicio de ampliar en próximos comentarios, Rodolfo no está solo. Ni en su partido, donde no sería descabellado que cediera el lugar a otros dirigentes –dependiendo del bordado general-, ni en el planisferio cambiemista, donde asoman otras firmas. Como la recientemente electa diputada Susana Laciar, de buena perfomance aun perdiendo, el hermano menor de Eduardo Cáceres (Gerardo) por el PRO, el abogado basualdista Guido Romero. Sin entrar en el juego de Dignidad Ciudadana o algún libertario suelto, que podrán tener cosas para decir (¿juntos o separados?).

A todos ellos los unifica la pretensión de ocasionarle a Baistrocchi tropiezos en la gestión o una mala praxis de puntería política. Está en el intendente evitarlo, ahora que se subió al ring.

Tiempo de San Juan

Suplementos

Contenido especial

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Las Más Leídas

Un periodista y fotógrafo sanjuanino fue denunciado por una joven por violación
ANSES se prepara para el pago de la primera cuota del nuevo refuerzo de ingreso.
Mirá cómo estará el tiempo este jueves en San Juan
Imagen ilustrativa
Se encandiló con el sol y se estrelló contra un camión en la Circunvalación 

Te Puede Interesar