Medida polémica

Facturación electrónica: los comerciantes chicos del Interior, los más afectados

Es porque en los departamentos alejados no hay conexión a Internet y sin el servicio no podrán facturar. Son más de 1.500 los negocios afectados. Por Natalia Caballero.
lunes, 10 de agosto de 2015 · 09:00
Por Natalia Caballero

Desde el 1º de octubre todos los responsables inscriptos y los monotributistas que facturen más de $24.000 mensuales deberán emitir facturas electrónicas, dejando de lado el tradicional facturero manual. La medida fue dada a conocer a principios de año por la AFIP y deberá aplicarse desde el 1º de octubre. Emitir una factura electrónica implica que los propietarios de negocios deben tener una buena conexión a Internet, que les permita poder darles a los clientes las facturas por los servicios dispensados. En San Juan, las cámaras empresariales dieron a conocer su reticencia a la disposición de la AFIP porque hay lugares en los cuales directamente no llega Internet, imposibilitando poder ingresar a la página de AFIP para emitir las facturas correspondientes. Todos coincidieron en destacar que los pequeños comerciantes de los departamentos alejados serán los principales perjudicados. En menor medida, los productores pequeños. 

Están obligados a emitir facturas electrónicas por cada una de sus ventas los responsables inscriptos y los monotributistas desde la categoría H (facturan $24.000 mensuales). La emisión de este tipo de comprobantes requiere que los propietarios de los negocios se metan a la página de AFIP y registren la venta. Todo es on-line. En las comunas alejadas va a representar un problema porque no hay servicio de calidad. Son 1.500 los negocios afectados, según un relevamiento realizado por las cámaras empresariales. 

Los principales afectados son los comerciantes chicos, sobre todo los negocios de venta de indumentaria y de comidas del Interior. En menor medida, los productores chicos que carecen de conexión. 

El viernes 31 de julio se reunieron en el Consejo de Ciencias Económicas las cámaras empresariales de la provincia para pedir una prórroga para la aplicación de la medida de la AFIP. Lo que pidieron los representantes empresariales es tiempo, sobre todo para los pequeños comerciantes que residen en comunas alejadas donde no tienen una conexión a Internet veloz que les permita meterse a la página de AFIP para facturar las ventas. Si no pueden facturar, se quedan sin vender. 

Desde la delegación de la AFIP local indicaron que se trata de una medida nacional, que no pueden hacer nada al respecto porque las decisiones de este tipo se toman a nivel central. Al mismo tiempo, el encargado de prensa, Rodolfo Lorenzo, informó que recibieron la notificación de las cámaras empresariales y que trasmitirán la inquietud. 

Gustavo Fernández, Unión Industrial.

"Una gran parte de la industria está en el régimen de facturación electrónica, pero se presentan dos problemas actualmente con este régimen: algunas industrias que no están adheridas van a tener que realizar fuertes inversiones para el sistema, para el software de gestión. En el caso de aquellas industrias que emiten facturas electrónicas ya se han empezado a notar los problemas con la lentitud que tiene la página de AFIP y los clientes no pueden obtener los códigos de actualización. Entre las dificultades más sensibles que tenemos en la industria también encontramos la imposibilidad que tienen los pequeños proveedores que tenemos, muchos de los cuales no tienen ni siquiera una estructura administrativa, de emitir facturas electrónicas. Ellos que ahora pagan un monotributo van a tener que empezar a emitir facturas electrónicas y hasta que no las tengamos nosotros no podemos emitir los pagos porque no sabemos si en el futuro la AFIP va emitir alguna objeción en nuestros balances impositivos si no presentamos las facturas electrónicas de nuestras compras”. 

Gustavo Carmona, Cámara de Comercio de Pocito. 

"La facturación electrónica va a provocar un desastre en los pequeños comerciantes, sobre todo de los departamentos alejados en donde muchas veces no tenemos Internet no porque no queramos si no porque no llega el servicio. En Pocito por ejemplo hay como 200 negocios que se verían perjudicados si desde octubre tienen que aplicar este nuevo sistema. La mayoría de los comerciantes son chicos, casi nadie tiene Internet ni computadora. Las microempresas del departamento no van a poder vender si no emiten estas facturas a los clientes que compren con tarjeta de crédito o de débito. Esta medida está hecha a la medida de Buenos Aires, pero no tiene en cuenta lo que sucede en el interior del país en donde ni siquiera tenemos un servicio como la gente de Internet. Esperemos que se pueda al menos retrasar la aplicación esta medida, que debería poder aplicarse cuando estén dadas las condiciones técnicas de que así sea”. 

Washington Castro, Cámara de Comercio de Albardón. 

"Con la facturación electrónica nos perderíamos clientes porque no estamos en condiciones de facturar on-line si la mayor parte de los negocios no tiene este servicio. Además prestaríamos un servicio de atención deficiente a los clientes porque la página ya está lenta cuando hay que hacer cualquier trámite, no me quiero imaginar cuando todos los negocios de Argentina estén obligados a ingresar a la página para registrar cada una de las ventas que hacen. Es para perder clientes, estamos preocupados, queremos trabajar. Creo que es un sistema que debería aplicarse pero de manera paulatina, no de un momento para el otro porque no están dadas las condiciones. Hay partes del departamento en donde no hay servicio y en otros departamentos como Jáchal, Iglesia, Valle Fértil y Calingasta la señal es pésima. Estamos muy preocupados, esperemos que la AFIP nos dé la prórroga que estamos pidiendo”. 

Juan Carlos Giménez, Sociedad de Chacareros. 

"Los chacareros pequeños no llegan a veces a fin de mes y van a poder aplicar la facturación electrónica. La mayor parte son monotributistas, tienen un contador contratado para que les haga las declaraciones juradas y lleva el facturero en la gaveta de la camioneta. Imagínese lo que significaría pasarse a la facturación electrónica, cuando en los departamentos electrónicos ni siquiera hay Internet. Los productores no saben manejar ni una computadora en muchos casos, no van a poder vender, esta medida es para atarlos de pies y manos. Yo no digo que no se aplique, porque el mundo va avanzando pero la verdad que primero deberíamos tener garantizado el servicio de Internet en toda la provincia para después exigirnos facturar así. Estamos muy preocupados y hay mucha gente que ni entiende. Son más de 500 los productores que se verían afectados, casi todos dueños de chacras de menos de 10 hectáreas”. 

Dino Minozzi, Cámara de la Construcción e Inmobiliaria. 

"Para nuestro sector lo más complejo de la facturación electrónica van a ser los proveedores, casi todos negocios chicos a los que les compramos no nos van a poder emitir una factura electrónica y no sabemos que vamos a hacer si después presentamos en los balances impositivos boletas manuales, no hay nada claro al respecto. Queremos tener un panorama más resuelto, más claro, que nos permita saber cuáles son los pasos a seguir. Por lo pronto, si se aplica la facturación electrónica en octubre como está previsto, nosotros le vamos a tener que dejar de comprar a los proveedores chicos, lo que va a traer consecuencias en la economía: los chicos ante la falta de compras van a tener que cerrar sus puertas, sumando desempleados al sistema. Sólo pedimos una prórroga, garantía de Internet en toda la provincia y reglas claras”. 

Galería de fotos

Comentarios