Historia

Guardianes en el agua y en la batalla contra el coronavirus

Son 50 guardavidas sanjuaninos que, en plena temporada baja, están junto a los profesionales de la salud y fuerzas de seguridad en la primera línea de batalla. El oficio de salvar vidas.
sábado, 29 de agosto de 2020 · 17:06

En las calles sanjuaninas, sobre todo donde hay aglomeraciones o zonas bloqueadas por posible circulación viral, se esconden héroes invisibles. Son trabajadores que, después de la inmensa labor que hacen médicos, enfermeros y fuerzas policiales en la primera línea de batalla, también aportan su granito de arena en esta difícil situación que atraviesa San Juan y que no está exenta de lo que ocurre en el mundo. Son jóvenes guardavidas que fueron convocados a esta lucha contra el coronavirus y sin dudarlo, salieron a hacer lo que mejor les sale: proteger vidas.

“Estamos trabajando en los cortes de calle en Pocito, Rawson y Chimbas, también en el Estadio del Bicentenario con los camioneros o zonas aisladas. Nuestra misión es colaborar y brindar apoyo, sobre todo con los conocimientos que tenemos de socorrismo de personas. La verdad que es un orgullo trabajar en esto, cuidar a la gente. Para eso nos formamos, tenemos vocación de servicio”, cuenta José “Pepe” Luna, guardavida y también entrenador de atletismo.

Son casi 50 los guardavidas del Departamento de Náutica, además de profesores de distintos programas provinciales y personal de la dirección de eventos de la Secretaría de Deportes, que participan de este gran operativo que sirve de ayuda a los ministerios: Salud, Seguridad y Desarrollo Humano. “Es algo muy importante y que te hace sentir satisfecho. La profesión de guardavidas te lleva a ayudar a la gente. Si bien esto es algo que está fuera de nuestro ámbito, que es el agua, somos capaces de dar una mano en esta situación que vivimos”, expresa Adrián Roldan, un santaluceño de 33 años.

Conocen mejor que nadie los peligros. Muchos pasaron por situaciones críticas dentro y fuera del agua. Victorio Angelo Díaz, de 29 años, cuenta que alguna vez le tocó rescatar a dos pescadores del Dique de Ullum en plena madrugada. Adrián habla de una situación límite que atravesó hace un par de años cuando salvó, junto a otro compañero, a un chico que estaba desmayado y sin signos vitales. “Situaciones extremas son muchas. El trabajo nuestro hace notar cuando alguien está en riesgo. La verdad que es gratificante colaborar, aportar un granito de arena a la sociedad. Uno siempre da lo mejor”, agrega Díaz.

La idea de sumar a los guardavidas y personal ligado al deporte en esta emergencia sanitaria fue de la La Secretaría de Deportes.

Están acostumbrados a enfrentar contingencias, sin embargo lo del coronavirus excede todo. Hay miedos. Hay preocupaciones. Y hasta adrenalina. Pero estos héroes invisibles coinciden en la satisfacción que genera ayudar a la provincia en estos tiempos. “Sentimos un poco de obligación y responsabilidad de estar siempre sirviendo, de estar al frente. No sabemos si nos vamos a contagiar o no, por eso también tenemos incertidumbre”, dice Luna. Y agrega: “Pero podemos intervenir ante cualquier situación. Y muchas veces la vida de alguien depende de nuestro accionar. Salvar a una persona, no tiene precio. Nosotros estamos para brindar pelea constante, esperemos que ahora pueda servir".

 

Galería de fotos

Comentarios