Réplica

¿Qué dijeron desde el Consorcio San Martín tras multar a un vecino por hacer un asado?

Luego de que un vecino se quejara por haber recibido una sanción por parte de la administración tras usar el chulengo en los espacios comunes, desde el Consorcio contestaron.
viernes, 23 de octubre de 2020 · 21:59

El jueves pasado, un vecino del Barrio San Martín identificado como Emanuel Yubel, denunció públicamente que por hacer un asado en los espacios comunes de una de las torres donde vive recibió una multa como castigo.  Tras la nota de Tiempo de San Juan (ver aparte), desde el Consorcio San Martín dieron a conocer ciertos artículos del reglamento interno del Consorcio San Martín donde explican los motivos de su accionar.

En primer lugar, informaron que, al ser un consorcio y no barrio, están regidos por un reglamento interno (RI), uno de copropiedad (RV) y también por el Código Civil y Comercial (CCyC) desde 2017. Además, manifestaron que el día en el que Yubel sacó un chulengo al espacio común (propiedad de los consorcistas, en sector 4 Mb 4), se acercó la delegada titular del sector y autoridad de la comisión, para informarle que según el RI y el CCyC, no se puede hacer fuego y/o asados en los espacios comunes, ya que están los nichos de los medidores de gas.

Ante esto, desde el Consorcio indicaron que Yubel le comentó que terminaría y lo sacaría al chulengo, el cual estaba en un espacio común obstruyendo la entrada de un departamento e incluso hasta el día de hoy continúa encadenado a su moto.

El chulengo encadenado a la moto

Entonces, desde la administración indicaron que “por el CCyC, quien vive en el conroscio está obligado a cumplir con las disposiciones del Reglamento de Propiedad Horizontal, el RI donde prohíbe ejercer actividades que comprometan la seguridad del inmueble, edificios y terreno completo del consorcio)”.

Foto del asador y su chulengo en las proximidades de los nichos de gas.

Según el artículo 102 del RI, “todo el propietario, inquilinos, ocupantes por cualquier motivo o circunstancia, las visitas, los empleados particulares, el personal del Consorcio y los consorcistas están obligados a observar estrictamente las normas de convivencia del presente Reglamento Interno”.

Por consiguiente, el artículo 103 indica que está prohibido: producir emanaciones de gases y/o humos que perjudiquen la salubridad del consorcio y/o atenten contra su seguridad, y/o molesten a otros consorcistas; y realizar cualquier acto que ponga en peligro el orden, tranquilidad, salubridad y/o seguridad del consorcio.

Comentarios