Sala Primera de la Cámara Penal

Policía admitió que le disparó a su primo por una vieja deuda y le darían 8 años de pena

Oscar Daniel López Murúa efectuó como 5 disparos contra su familiar el pasado 26 de octubre y después de casi un año, el hombre fue juzgado por lo que cometió. El 17 de septiembre se sabrá a cuanto lo condenarán.
lunes, 09 de septiembre de 2019 · 11:56

El pasado 26 de octubre en Concepción, Oscar Daniel López Murúa tuvo un conflicto con su primo, Ariel Alexander Murúa Tapia, por una vieja deuda entre ambos; primero se trenzaron a golpes, y el policía Oscar Daniel López Murúa disparó a quemarropa a su familiar, no causándole la muerte de milagro.

LEE MÁS: Policía intentó matar a su primo por una deuda: ahora está procesado

El pasado marzo el juez Benito Ortiz del Primer Juzgado de Instrucción lo procesó por tentativa de homicidio y ahora casi un año del hecho, su causa llegó a la Sala Primera de la Cámara Penal, juicio presidido por el juez Caballero Vidal (h). Entre la defensa y la fiscalía llegaron a un acuerdo de 8 años por el delito de tentativa de homicidio agravada por el uso de arma de fuego,y fue presentada al magistrado que ahora verificará y confirmará en otra audiencia si acepta esta condena o le dicta una diferente. El 17 de septiembre es la fecha prevista para la lectura de la sentencia.

División Criminalística trabajando en el lugar

EL CASO:

Según la investigación judicial, el altercado se produjo al mediodía en la casa de la abuela de ambos, en Concepción, donde también vivía el agente policial. En aquel momento llegó su primo para reclamarle el dinero prestado hacía 1 año y 9 meses que inicialmente estaba destinado para leche y pañales de la hija del policía. Como Oscar Daniel le dijo que no tenía la plata, su primo comenzó a atacarlo a golpes y el policía le respondió a los tiros con su arma reglamentaria.

Los testigos afirmaron que el efectivo realizó al menos cinco disparos contra su primo que salió corriendo hasta llegar a la Circunvalación. El asunto no terminó ahí, sino que el agente regresó a su casa y descargó su arma en la moto de la esposa de su primo. Según afirmó luego el policía en su descargo, su primo lo había golpeado porque él le había dicho que lo iba a detener por tenencia de cocaína y que los disparos realizados fueron al aire salvo uno que fue a los pies, aunque los testigos y parientes afirmaron que los disparos fueron dirigidos al cuerpo de la víctima.