martes 9 de agosto 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Tiempo de San Juan. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Opinion

Ni tan cerca ni tan lejos de Alberto

El gobernador sanjuanino salió a redoblar la apuesta en el tablero nacional. Busca la forma de resolver sutilmente la encrucijada de la relación con el Presidente. Por Sebastián Saharrea.

Por Sebastián Saharrea 28 de mayo de 2022 - 10:55

Primero un latigazo con los subsidios al transporte, luego una caricia en la visita de Alberto a San Juan y –especialmente- una solitaria respuesta al acto de apoyo presidencial.

Por un lado, escudero fiel de un presidente en problemas; por el otro, anotado al cónclave del Perónpalooza reunido en Mendoza para analizar la sucesión. Que, sin decirlo en esos términos, fue una especie de scrum para buscar una salida decorosa a los problemas internos y bucear en el Post-albertismo.

Así es la receta que aplica Sergio Uñac con el presidente Alberto Fernández en estos días convulsionados tanto por las dificultades económicas como por sus consecuentes grietas políticas internas. Orientado por dos estrellas para el sanjuaninos en su relación a la investidura presidencial. La primera, una gestión provincial que funciona mejor si es refrendada por fondos nacionales, siempre. La segunda, que ha decidido Uñac poner sus fichas en el paño nacional sin disimulos, tallar en ese tablero post-albertista, y esos gestos más asociados a la retribución que a otra cosa, por ahí terminan siendo una virtud. Quién sabe.

Debe hacerlo con la delicadeza de quien juega con fuego. Porque la cercanía al presidente en estos tiempos puede tanto ofrecer el calorcito del poder y de los recursos que se manejan desde Buenos Aires, como puede quemar todo a su paso ante las visibles dificultades de la gestión que atacan la glándula más sensible en elecciones: el bolsillo.

Con el agregado no menor del posicionamiento político en la trenza peronista. Una cincha tironeada desde todos lados, con sectores bien individualizados y otros que por ahora buscan estar pero sin levantar tanto la mano. Uñac reporta en el sector de los gobernadores, cuantitativamente menos relevantes en la interna que la usina de votos del kirchnerismo y el manejo del timon de Alberto, pero que maneja un par de activos de alto valor: el territorio y el primer contacto con la gente. Y que sufre más que nadie el deterioro nacional; les pega en la cara, les cuesta defenderlo porque hay poco que ellos puedan hacer.

Ese grupo viene amagando por adentro, teje a ambos lados, levanta el dedo de a poco. Lo último fue un pedido a Alberto: que la corte o que se someta a Cristina, una de dos. El desgaste permanente, mata. Lo sufren más que nadie. En ese grupo, conformado por el salteño Sanz, el riojano Quintela, el santefecino Perotti o el entrerriano Bordet, Uñac es líder.

Reverdeció laureles con la jugada de los subsidios. Fue un sorpresivo twit del mandatario sanjuanino que disparó una ráfaga de posicionamiento político, no exento de alguna sutileza. Se quejó en voz alta sobre los recursos para el transporte público que favorece que en el AMBA el boleto cueste la mitad que en el resto del país. Es tal real que eso ocurre como consecuencia de una decisión del entonces presidente Mauricio Macri, como que ahora el presidente es Alberto Fernández. Y tiene a su alcance {el más que nadie la solución del problema, más que recluirse en un rol de comentarista. Como si la realidad le pasara por el costado.

Por lo tanto, ese reclamo puntual opera en ambas frecuencias. Hacia aquella decisión que profundiza la desigualdad entre la Capital y el interior, y hacia el actual presidente que tiene en sus manos la corrección. Y no lo hace, pero sí ofrece “respaldo”. Al día siguiente del twit llegó Alberto a la provincia y anunciaron que se habló mano a mano sobre el asunto.

Sin más detalle que ese. Mientras se mantiene el silencio sobre cuál será la clase de “respaldo” que Alberto dará a un reclamo que, luego del sanjuanino, fue sumando gobernadores en cascada. Y que se fue consumando en un proyecto legislativo que, si uno siguiera la lógica del presidente de evitar las batallas difíciles en el Parlamento –en los que se presume un rechazo opositor, como postuló con el caso retenciones- no debería ser presentado.

Igual irá a debate, en este caso entrando por el Senado. ¿Y cuál será el declamado respaldo de Alberto a un proyecto en un Congreso en el que él mismo se ha declarado ineficaz? A nivel político, ¿irá en contra de recursos de la provincia de Buenos Aires, una de las patas del AMBA y reducto excluyente del kirchnerismo?, o ¿pondrá en la mesa más fondos en subsidios para no sacarle nada a nadie, en dirección contraria a lo que comprometió con el FMI?

En ese mar de incertidumbres, un ala albertista convocó a una marcha en respaldo del presidente, al día siguiente de su visita a San Juan. Ni siquiera fueron todos sus ministros, y entre los gobernadores, el único que se hizo ver fue justamente el sanjuanino Uñac. Tal vez envalentonado por los organizadores –el gremio de la construcción, cuyo líder sanjuanino Eduardo Cabello es la tercera autoridad jerárquica de la provincia-, dio el presente y luego salió a capitalizarlo.

No hay lamentos en San Juan por lo que podría entenderse como una sobreexposición con el albertismo, o demasiada cercanía sobre una figura política que no reluce en sus mejores días. Prefieren releer la letra chica del mismo envase: un respaldo elocuente en un momento de debilidad puede ofrecer un plus. No cuesta nada, se lo recuerda de manera especial y uno nunca sabe si en algún momento depara una devolución. Más, si es el presidente de la Nación. Y más, si hay de parte de Uñac un interés visible de salir a tallar la baraja nacional de manera visible. Como lo hay.

El raid continuó al día siguiente, en Mendoza. Terreno y contexto notoriamente diferente: menos albertista, aunque no exento, terreno muy tomado por el kirchnerismo (de hecho, su organizadora fue la senadora ultra K Anabel Fernandez Sagasti) salpimentado con figuras como el ex gobernador salteño Juan Manuel Urtubey o por Sergio Massa.

Condiciones abiertamente distintas a las del escenario presidencial, en Mendoza abundaron las acciones de replanteo, de relanzamiento, que siempre nacen de los errores y las diferencias inocultables. Hay quien quiso ver allí también un recambio generacional multiprocedencia, no parece demasiado evidente.

Sí lo es que los coletazos de las dificultades nacionales empiezan a hacerse sentir con fuerza. Y San Juan, habituada a un largo período de calma política, no es la excepción. Botón de muestra fueron las movilizaciones docentes de la semana, hijas de los incontenibles incrementos de precios y las dificultades de seguirlas con los sueldos. De resolución urgente, teniendo en cuenta que para saltar a disputar el terreno grande, es imprescindible la calma en el pago chico.

Tiempo de San Juan

Suplementos

Contenido especial

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Las Más Leídas

Ya fue preso por desmayar a golpes a una mujer y ahora lo denuncian de nuevo por golpeador
El remate de los equipos de Radio La Voz ponen en jaque la continuidad de la emisora al aire.
ANSES continúa brindando asistencia económica a través de distintas prestaciones
 Un colectivo chocó con un caballo y varios pasajeros resultaron heridos. Fotos gentileza SW Diario.
Imagen del accidente en Santa Lucía. En la derecha,  Julio César Mercado (44).

Te Puede Interesar