martes 26 de julio 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Tiempo de San Juan. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
editorial

Elecciones en San Juan: Lemas o colectoras, con la justicia acechando en el retrovisor

En estos días, semanas o tal vez meses se definirá el sistema que será empleado. Las alternativas preferidas en el gobierno. Pero el frente judicial no aparece tan despejado. Por Sebastián Saharrea

Por Sebastián Saharrea 19 de marzo de 2022 - 10:39

Ya no corren las Paso –sin que este dicha la última palabra, como se verá-, luego de la tumultuosa sesión de fin del año pasado que las eliminó. La cuestión ahora es conocer por qué mecanismo será reemplazado, a pocos meses de ir a las urnas por los cargos más importantes de la provincia.

Esa eliminación supuso un importante salto adelante. Habían desarrollado un creciente fastidio en el ciudadano sanjuanino, saturado de acudir a las urnas bajo carga pública (la O de obligatorias) sin nada que definir. Es que en eso se habían convertido, en una cáscara vacía, una cita sin consecuencias. Era elegir alternativas (la P de primarias), sin alternativas. En parte con cargo a la dirigencia política, que hizo prevalecer la rosca antes que la cita a dirimir diferencias vía urnas. En parte con cargo a la propia ciudadanía, que no obligó a hacer prevalecer un mecanismo idóneo en los papeles.

Lo cierto es que se convirtieron en una cáscara hueca y el sanjuanino agradeció su eliminación. Lo que ocurrió en diciembre pasado, en una sesión en que el tema apareció de manera sorpresiva y levantó una salva de reclamos opositores (entendiendo también al giojismo como tal en el frente interno) por el modo en que se hizo. Tanto los diputados alineados con el ex gobernador primero, como la dirigencia de Juntos por el Cambio después, apelaron a cuestiones formales en la sesión: que debió hacerse con una mayoría calificada, lo que no ocurrió porque levantaron la mano 23 diputados de un total de 36.

Cuidándose siempre de no atacar el fondo de la cuestión, de manera de no confrontar con la opinión generalizada de la ciudadanía que detesta ser llamada a unas elecciones que demandan tiempo y dinero y no definen nada. Convocadas en nombre de la participación pero que se rosquean en escritorios. La cuestión es que esos reclamos aterrizaron en un escritorio judicial y allí perduran. No es ese un tema menor teniendo en cuenta el fanatismo judicial de operar en terreno político.

Desde aquella eliminación, que operó con una luz de 18 meses que establece el Código Electoral como margen para ser reformado, pasaron cosas y hay otras deberán ocurrir hasta conocer cómo irán a votar los sanjuaninos en el próximo turno. Que asoma para junio de 2022. Es decir, nada.

Ocurrió que la jueza a cargo, Adriana Tettamanti, se abocó a resolver el primer reclamo (el giojista) y lo hará con el siguiente (el cambiemista). Sobre el primero, resolvió una cautelar para evitar que se opere esa modificación, mientras se aboca a la cuestión de fondo: si la eliminación es o no constitucional. Una cautelar un tanto extraña, porque hasta junio del año próximo -al menos- no habrá ningún evento –elección- regulado por el mismo sistema, y es de esperar que la cuestión de fondo ya esté resulta para ese entonces. ¿O es un aviso?

Con la derogación consumada, aunque apelada, la pelota quedó en el terreno del gobierno. Si las elecciones fueran hoy, el sistema electoral sería sin Paso ni ninguna otra fórmula. Es decir que cada partido o frente deberá reglar sus candidatos por su cuenta para llegar a la elección con uno solo: o por internas partidarias, o por dedazo, si es frente por acuerdo de cúpula.

Pero como falta tiempo y el gobierno ha deslizado oficiosamente la versión de que podría impulsar algún otro mecanismo para decantar diferencias y facilitar la presentación de varios candidatos o frente, es que se ingresa al terreno de las especulaciones. Aunque no faltan en el gobierno favorecedores de la opción de dejar reglamentada las internas partidarias como única vía para dirimir internas, sin Paso, ni lemas ni colectoras: argumentan, dicen que eso impediría juntarse a todas las versiones de la oposición con aspiraciones.

El otro método que más se escucha es un sistema de lemas. Consiste que permitir la presentación de varias fórmulas para cada categoría, que luego se suman entre todos los del mismo lema: gana el sublema más votado del lema ganador. Puede ocurrir que se imponga un candidato menos votado que otro, algo que de todos modos ocurre en las democracias liberales más respetadas, como Estados Unidos. Ahorra un turno electoral: interna y general se resuelven al mismo tiempo.

La oposición lo considera anticonstitucional, como lo adelantó el intendente Fabián Martín este martes en Paren las Rotativas. Si se bucean las conveniencias, podrá encontrarse que, a priori, es menos favorable a la oposición que al oficialismo. El motivo es que permite competir a dos postulantes bien diferenciados (muy posible en el mozaico peronista actual) y que los votos de uno sumen para el otro.

Pese a que la oposición la invalida, la ley de Lemas ya fue utilizada en San Juan dos veces. La primera fue en 1995, cuando Jorge Escobar logró su reelección. En todas las categorías operó la ley de lemas, intendentes, legisladores, concejales. Cuatro años después, sólo se puso en marcha para intendentes.

Y arrojó resultados sorprendentes: el oficialismo de entonces tenía tres postulantes potentes en Capital (el intendente Daniel Coll por la reelección, el actual senador Roberto Basualdo y la entonces ministra de Economía Nélida Floreana Martín), que igualmente sucumbieron ante el cruzadista Alfredo Avelín Nollens, que sólo sumó unos pocos votos del radical Nito Falcón. Puede advertirse, las modalidades de votación no garantizan nada.

Antes de la aplicación en San Juan de las Paso en 2011, operó en la provincia el sistema de colectoras. Consiste en habilitar para las categorías más bajas (intendentes) a varios postulantes que sumen sus votos al mismo candidato a gobernador.

Es decir, que en un departamento exista un candidato oficial del mismo partido y otro por otra agrupación que sume a la misma boleta de gobernador. La diferencia con los lemas es que esos votos no se suman, y gana el que saca más votos. Uno de los casos recordados es el de Rodolfo Colombo cuando se alistó como lista colectora de Gioja, que tenía otro candidato a intendente (Rosales). Ninguno ganó: lo hizo Conti (llevaba a Wbaldino Acosta a gobernador) por el canto de una uña sobre Diego Seguí, que iba con Basualdo a gobernador.

El otro sistema que se escuchó sería una Pas, en lugar de Paso. Es decir, quitar la O de obligatorio y organizar una fecha electoral especial y separada, pero sin la carga. Es decir, va el que quiere, aunque igual implica campañas, logística y dinero. Se aplicó en San Luis, donde Rodríguez Saá produjo el milagro de revertir más de 20 puntos en contra en las Pas en su última reelección. La pretenden los opositores, seguramente la propondrán cuando arranque el debate tras el inicio de año legislativo el 1 de abril.

Mientras eso ocurre, habrá que ir mirando de reojo lo que pasa en la justicia. Porque el Fiscal de Estado recusó a la jueza Tettamanti a cargo de la resolución de fondo argumentando que había prejuzgado. Pero la recusación fue rechazada y Tettamanti sigue con el expediente de fondo en sus manos. La cautelar, en cambio, fue apelada en la feria ante el juez Conti Pico ((que estaba a cargo) quien otorgó la apelación con carácter suspensivo, es decir que no opera la resolución original de la jueza hasta que se expida la Cámara Civil.

Pero queda la resolución de fondo en manos de Tettamanti, quien ya dio señales de estar interesada en seguir adelante. Lo que puede hacer es resolver a favor o en contra del reclamo del giojismo, para lo que no tiene plazos. Es decir, puede hacerlo ahora o el año que viene. Si acepta el argumento del reclamo con su fallo, luego debe resolver sobre una eventual apelación y puede hacerlo con efectos suspensivos -como el juez Conti Pico con la cautelar- o con efecto devolutivo. Es decir, que tiene efecto mientras resuelva la Cámara.

La pregunta es qué ocurriría si Tettamanti estira la resolución con un posible argumento de congestión en su juzgado, desoye los pronto despachos, tensiona la cuerda, y el fallo se produce justo cuando ya hay un sistema electoral nuevo y se han disparado los plazos. De ocurrir, podría obligar a retrotraer la situación a antes de la reforma del Código Electoral en diciembre pasado. Es decir, con Paso. Y si no se puede suspender con una apelación, plantearía un escenario escarpado.

Una batalla judicial, además de la política.

Tiempo de San Juan

Suplementos

Contenido especial

Dejá tu comentario

Las Más Leídas

Mirá el impactante ataque contra el médico Luque con ácido y un arma de fuego video
¿Vuelve el frío extremo? Así estará el tiempo este martes en San Juan
El herido. Este es Cristina El Coreano Rodríguez, el preso que tuvo que ser asistido tras la gresca.
Ella es Yasmín, la nena que cayò de un cerro en San Ceferino.
Uñac visitó a Anabel, la joven chimbera con EPOC que soñaba con conocerlo

Te Puede Interesar