vivir mejor

¿Mitad de año? Cinco consejos para salir de tu zona de confort

Salir de la zona de confort no es escapar de la rutina. Es adoptar nuevas prácticas, nuevas energías que te hagan enamorarte de la rutina otra vez. No dejes que la vida te pase por encima. No tengas miedo y saltá.
martes, 13 de agosto de 2019 · 09:20

Casi en un suspiro hemos llegado a mitad de año. Pareciera que ayer estábamos brindando durante año nuevo. Cuando nos queramos dar cuenta estaremos otra vez planeando el 2020.

El tiempo pasa muy rápido, la vida nos está caminando a un ritmo acelerado.

Agosto es ese momento perfecto de transición. Cuando nos damos cuenta que el invierno ya está por terminar, el primer destello de sol, nos obliga a salir de casa. De a poco te vas desprendiendo de esas miles de capas de ropa, que pareciera que fueran un peso más, con el que tuviste que cargar durante todo este tiempo.

Como si cada abrigo fuera un miedo, una inseguridad. Ahora, ya te estás encontrando más ligera, más libre, lista para salir. Durante todo este tiempo, recargaste energía para enfrentarte a nuevos desafíos.

Pero, esa emoción dura poco, y ante cualquier nube gris, vuelven tus temores, tus inseguridades. Entonces, todo encuadra perfectos para sentarte otra vez en el sillón a dejar pasar el tiempo. Quizás el sedentarismo es más simple, menos complejo que arriesgar. Si total, estás cómoda. Te acostumbraste, pensaste que esa era la forma de vivir. Pero, en realidad es que no te animás a enfrentar tu propia vida.

Las personas no nos gusta cambiar, nos gusta hacer lo mismo, porque nos cuesta hacer algo distinto. Jamás frenamos a mirar qué nos pasa, y qué necesitamos o qué buscamos. Conformarse es de cobardes.

Es aceptar lo que te toca sin cuestionarlo. Y la vida está hecha para cuestionarla, para transformarla y hacer de ella lo que nosotros queremos.

Sos jóven, es momento, es tu momento, ¡así que arriesgá!. Pensá en un mañana cercano, buscá un objetivo, idea un plan y empezá a gestionarlo. Usá tus recursos, agotalos todos, buscá nuevos. En la mitad, vas descubrir y te vas a descubrir. Mientras más te equivoques, más vas a conocerte. Te vas a encontrar en situaciones sin salida, pero siempre que quieras y te levantes llegarás a la meta.

Apostar a la vida, a un proyecto, un sueño, es creer en uno, es tener fe de que podés lograrlo.

Y sí…nadie puede decir que no vas a tener miedo, porque si no lo tuvieses no existiría motivación que te mueva hacerlo.

Es necesario que tus piernas tiemblen y tu panza sienta cosquillas. Porque así con las mismas ganas de correr, de ser chiquito y esconderte del mundo que tenés, debes animarte a hacerlo.

La vida es un camino de aceptación y rechazo, en el que negás a ser vos mismo, y buscas quién sos. Pasas etapas y tratás de hallarte, descifrar tu rol en este juego, y tu relación con los otros. Y te avergüenza cómo te ve el resto.

Entonces, te retraes, y no te animas a hacer lo que tanto querías. Te volvés a sentar otra vez en el sillón en el que pensaste aquella idea que tantas cosquillas te daba. De esa forma, pasan las horas, los días. Tu vida se vuelve rutina, se vuelve una condena que no desearías a nadie. Nada te atrae, nada te gusta, porque no estás conforme ni con vos mismo.

Frená, mirate al espejo. Ese sos vos y esa persona es capaz de cumplir todo lo que se desea. No sé si realmente serás exitoso, pero sí tendrás la voluntad de hacer lo que vos querés hacer.

Quizás deberías creer que nada es tan serio, que nadie te juzga, más que vos mismo. Quizás deberías asumir todo como si fuese un juego, el que podés perder, el que podés ganar. Te podés enojar, pero ojo es juego, y es para jugar.

Nada es tan real como creemos, somos nosotros quienes le damos la importancia que consideramos que amerita. Pero, tal vez, nada es tan importante como lo consideramos. No significa que nada valga, vale lo que tiene que valer. Pero lo único real, lo único que pasa en la vida sos vos. Por eso, animate, ¡animate a saltar!

#CINCO CLAVES PARA DAR EL PRIMER PASO
#1 ¿Cuándo fue la última vez que hiciste algo por primera vez? Desafiate, aprendé algo nuevo. Aprender un idioma o hacer algo desde cero es importante para estimular partes del cerebro que no estabas acostumbrado.

#2 Cambiá algo de tu rutina. Sumate una actividad, date un tiempo para vos y para frenar la vorágine.

#3 Viajá y emprendé aventuras. Y si no contás con el tiempo, el cash o las ganas, tratá que el camino a casa no sea siempre igual. Buscá rincones en tus mismas cuadras.

#4 Hacé nuevos vínculos y aferrate a los viejos amigos. Buscá profundidad en tus relaciones.

#5 Ponete un objetivo, planificá, establecé deadlines y recursos para lograrlos.

Fuente: Lookea 


 

Más de

Comentarios