Moda

Exagerar el maquillaje también está permitido

Lejos del minimalismo y del estilo natural, el encanto de la artificialidad se impone como un criterio estético válido.
lunes, 6 de febrero de 2017 · 10:03
Luego de cierta obsesión por el estilo natural y el minimalismo, el mundo del make-up pone el ojo en el encanto de la exageración. Que sea artificial y que se note, ya no es un problema, es un estilo.
 
Máscaras de pestañas que destacan el efecto falso, delineados de cejas contundentes y técnicas antes reservadas a ámbitos artísticos -como el contouring, el strobing, los smokey eyes y el cute crease- se apoderan de la cotidianidad. La fascinación por los resultados exagerados trasciende los camarines y estudios profesionales para llegar a los beauty shops. ¿Por qué el drama está de moda?

Las influencias

Para el artista del make-up, Matías Nazareno, colaborador de creadores y fotógrafos, como Juan Gatti, Pablo Ramírez y Alí Madhaví, y aliado creativo de directores teatrales, como Alfredo Arias en París, el lado B del fenómeno de la cara lavada está alimentado por un encuentro de culturas impensadas.

Dos de las principales inspiraciones de esta nueva artificialidad son el mundo de las drag queens y el de la cultura árabe, atravesadas por una variable de la que nadie se salva en esta era: el show off.

"Las pieles con lustres metálicos, las miradas dramáticas enmarcadas con cejas definidas y gruesas y el uso de pestañas postizas hoy son parte de un estilo que se puede encontrar perfectamente en el festejo de un casamiento por civil", observa. Y aclara, "si bien en la Argentina todavía hay ciertas reticencias, en el resto de América latina está instaurado, al igual que en ciertos sectores de Europa y ni que hablar de Estados Unidos".

Las reinas

Quienes llevan esta tendencia a la máxima expresión son las llamadas bio queens: jóvenes mujeres que expresan su fascinación por el mundo de las drag queen, buscando convertirse ellas mismas en drags, aunque biológicamente sean mujeres (de ahí su nombre).

El surgimiento de esta nueva tribu en el corazón nocturno de Londres, desconcertó tanto al mundo de la moda como al del transformismo. Y no es para menos. De cierto modo, que existan chicas que quieren lucir como chicos convertidos en mujeres, refleja la visión que las nuevas generaciones tienen acerca de su propio género como parte de un montaje. En este montaje, el poder transformador del make-up ya no se oculta como un truco de magia, sino que se exhibe orgullosamente. Parte de este fenómeno se debería al inesperado éxito del reality show, RuPau' s Drag Drag, en el que la drag norteamericana entrena a hombres para convertirlos en espectaculares mujeres. El reality, que ya va por su octava temporada, celebra los artificios que hacen a la feminidad y colaboró en Inglaterra y Estados Unidos para difundir esta subcultura también entre mujeres.

Intercambios culturales

"La carga de información visual con la que cuentan las nuevas generaciones es imparable -observa Nazareno-. Muchas chicas hoy se están acercando al maquillaje desde su aspecto lúdico, exótico y mágico. Ya no buscan esconder imperfecciones sino transformarse en otras versiones, divertirse, jugar. Hay mucho menos prejuicios de género y cultura".

Para este make-up artist, es importante considerar que el fenómeno deriva de la influencia de la cultura árabe en Occidente. "Hay técnicas de exageración de gestos que también pueden atribuirse al mundo árabe, que exalta muchísimo lo femenino. A pesar de todos los conflictos que puede haber, el intercambio estético se está dando. Y hoy no es raro ver a las alemanas o a las francesas dibujando sus cejas y delineando sus miradas como lo hacen las árabes. El contacto de ambas culturas tiene sus repercusiones inmediatas en lo estético", explica.

Productos dramáticos

En este contexto, muchas firmas lanzan productos que prometen lo impensado hace algún tiempo: drama y exageración.

Maybelline NY es una de ellas. A nivel local, presentó sus máscaras de pestañas Falsies Push Up Drama y Colossal Smoky Eyes. También, ofrece Master Strobing Sticks para facilitar la aplicación de la técnica de iluminación artística en la vida cotidiana, y el Master Contour V-Shape Duo Stick, para sumar coutouring.

MAC amplió su paleta de glitter y la extendió también a labiales que llevan el concepto de lo brillante a otro extremo. Incluso se animó a auspiciar un canal de YouTube llamado DramaticMAC, que enseña a usar los productos de una forma más exagerada.

L' Oreal aportó el labial Fucsia Drama y la máscara Lash Architect 3D Dramatic. Revlon no se quedó atrás y lanzó sombras y delineados que prometen lisa y llanamente "drama sin esfuerzo".
 
A nivel internacional, las hermanas Kardashian son representantes de esta estética, pero quien la lleva a otro nivel es la cantante Nicky Minaj, cuyo lema podría sintetizar su postura y propuesta: "Bella está bien, pero original es mejor".
 
(Fuente: La Nación)

Comentarios