¿Por qué un nuevo diario?

viernes, 07 de octubre de 2011 · 19:43

Porque hay cada vez más información. Millones de datos cruzando de un lado a otro, que reclaman periodistas para clasificarlos, ordenarlos, jerarquizarlos e indicarle al lector dónde tiene que poner atención, cuáles son las cosas que le afectarán la vida y cuáles tendrán influencia en el medio político, económico y social en el que vive. Por eso estamos saliendo.

Porque San Juan creció a puro vértigo en los últimos años. En los últimos 8, la suma de todo lo que vende o produce la provincia –llamado Producto Bruto Geográfico (PBG)- aumentó un 115%, es decir que donde antes había un San Juan, ahora hay más de dos. Donde antes había un kiosko, ahora hay dos; donde había una zapatería hay dos; donde había un shopping, hay dos. Por eso estamos saliendo.

Porque lo que vende San Juan al mundo tuvo la explosión de ventas más importante de su historia: trepó de 143 millones en el 2003 a 2.100 millones de dólares en el 2010, un crecimiento de 1.200%. Y no son una cosa menor las ventas al exterior: es poner en el mundo producto local, con todo su significado en impuestos, dinámica económica y mano de obra sanjuanina. Un crecimiento que se da en minerales como el oro, pero también en vino, uva, fruta, autopartes, manufacturas industriales como camisas y hasta alimentos como galletitas o papas fritas. Por eso estamos saliendo.

Porque San Juan ya no es la misma. En infraestructura, aparecieron el Centro Cívico, las rutas, las escuelas, el hospital Rawson, los barrios y se viene nada menos que un túnel de dimensiones incalculables que se propone cambiar la ubicación estratégica de San Juan.

Porque Chile y Brasil ya pasaron de ser gigantes inalcanzables a ser gigantes allegados. Y porque el sector privado acompaña: nuevos hoteles, emprendimientos agrícolas, una fuerte inversión en el turismo, un comercio pujante tanto para las cadenas de gran escala como para el minorista que se las ingenia para sobrevivir. Por eso estamos saliendo.

Porque el país también crece. En medio de un debate a veces doloroso pero siempre necesario, consiguió atravesar los nubarrones de las crisis y los ajustes. Y en medio de un mundo con parámetros que tambalean, ha conseguido aprender de su propio crecimiento. Por eso estamos saliendo.

Porque a esas cifras y esas sensaciones hay que reconocerlas y valorarlas, pero también controlarlas. Estar atentos a que ese crecimiento no se produzca al costo de pagar cualquier precio. Someter a debate el camino es siempre una garantía de pensar en cada alternativa, de escuchar a cada uno, a cada idea, a cada sector. E incluir a todas las voces posibles no es una concesión, es un deber. Por eso estamos saliendo.

Porque a los periodistas nos toca siempre también la obligación de poner el ojo en lo que falta Ingrata a veces,  pero que forma parte de nuestro ADN y hay que hacerlo sin dobles mensajes. Porque a pesar de todo lo bueno contado aquí arriba, hay gente que sigue sufriendo y sigue teniendo necesidades elementales sin cubrir. Por eso estamos saliendo.

Porque hay que adaptarse a los nuevos formatos en que la gente decide informarse. Apostando a la modernidad como horizonte y al clasicismo del periodismo bien fundamentado como sustento. Los soportes cambian, los basamentos del periodismo comprometido con sus lectores y con el medio en el que se desempeñan se mantienen. Por eso estamos saliendo.

Porque hace falta parar la pelota y mirar al costado en medio de tanto vértigo informativo. A veces no hay tiempo para bajarse de ese bombardeo, pero resulta imperioso ofrecer espacio de reflexión, de análisis, de opinión. Ya conocemos lo pasó, ahora habrá que interpretar por qué pasó. Y hacerlo de un modo atractivo, cotidiano, sencillo. Por eso estamos saliendo.

Porque hay mucho más por hacer para el lector que solamente informarlo. La apuesta es abordar otros géneros. Ofrecer historias que le permitan vibrar. Conocer a personajes que se ocultan debajo de la maleza de los episodios de todos los días, pero que tienen muchas cosas para mostrar. Presentar el lado oculto de los protagonistas de todos los días. Dejarse llevar por la puntería de los comunicadores de radio y televisión de San Juan.  Reflejar quiénes somos en el espejo de las recorridas sociales y en el de los relevamientos y la participación interactiva. Por eso estamos saliendo.

Porque hay valores en el periodismo difíciles de reemplazar. La rigurosidad de la información ajustada a las fuentes. La opinión responsable, valiente y oportuna. El análisis que agrega valor a la información. La ética como orientador de todas las decisiones. El olfato para escarbar donde hay algo de interés general. La obstinación por conectar siempre con lo que le está pasando a la gente. La convicción para sorprenderla, ofrecerle lo que no espera. Por eso estamos saliendo.

Porque sabemos que los diarios son la antesala de la historia. El lugar de referencia, donde acostumbra la gente a ubicarlos cuando da certezas sobre algo diciendo: salió en el diario. Donde irán las generaciones que vengan para revisar lo que ocurrió en estas tierras, donde quedará inscripto del pulso de los tiempos como prueba irrefutable. Por eso estamos saliendo.
Y porque sabemos que la gente busca un interlocutor confiable. Alguien a quien creerle.

Queremos ser nosotros. Por eso, salimos.


Comentarios