Copa Libertadores

Con cambios en el reglamento, Boca se enfrenta a Corinthians

"El Xeneize" ganó las finales de 2000 y 2001 por penales, luego de igualar en puntos y en goles contra Palmeiras y Cruz Azul, respectivamente. En 2003 y 2007, liquidó en los 180 a Santos y a Gremio. Este año, podría ser protagonista de un hecho inédito en su reciente historia copera.
miércoles, 4 de julio de 2012 · 17:37

Si Boca y Corinthians empatan, habrá alargue y luego penales si el resultado no varía. Hubo un cambio en la regla y la prórroga se incorporó a las normas de la final, algo por lo que Boca no debió pasar en las definiciones de 2000 y 2001.
 
La final se acerca y todo el mundo del fútbol nacional está pendiente de lo que pueda hacer Boca esta noche cuando enfrente al Corinthians. El “Xeneize” empató 1 a 1 en el primer partido en la Bombonera y ahora, si quiere ganar la Copa, deberá vencer al “Timao” en el partido, en el alargue o en los penales. En la instancia final no existen los goles de visitantes convalidados como dobles y eso obliga a cualquiera de los dos a ganarle al otro para lograr llevarse el trofeo.
 
Una de las reglas que cambió es la utilización del alargue. Hasta hace un tiempo las finales de Libertadores que terminaban empatadas debían definirse directamente desde el punto del penal. Pero las reglas cambiaron y, ahora, si Boca y Corinthians igualan deberán jugar un alargue de 30 minutos divididos en dos tiempos de quince. En el caso de que la paridad continúe, llegarán los penales. Así lo marcan las normas estipuladas por la FIFA.
 
Ninguno de los dos quiere llegar al alargue. Ambos intentarán llevarse el triunfo antes del pitazo final, pero en el caso de que exista una igualdad el físico deberá aguantar media hora más de juego. Los dos finalistas vienen arrastrando un semestre con muchos compromisos y llegan a la final con algunos jugadores lesionados y el cansancio en las piernas.
 
Boca llega sin Insaurralde, que tiene una lesión en el tobillo, y  con muchos jugadores al límite por la seguidilla de partidos. El propio Riquelme siente el cansancio normal de un semestre que tuvo campeonato Clausura, Copa Argentina y Copa Libertadores. Corinthians, con el desgaste del Brasileirao y la presión de jugar una final de Libertadores por primera vez en su historia.
 
Si el empate perdura en el partido, el físico será fundamental para manejar los tiempos del encuentro. Boca sabe que cuenta con jugadores grandes pero de mucha experiencia. Deberá manejar los espacios y el ritmo de juego si no quiere caer en la incansable verticalidad del “Timao”.

Comentarios

Otras Noticias