RINCONCITOS SANJUANINOS

El sótano más famoso - Por Gustavo Martínez

Es el del edificio Bartolomé Del Bono, donde funcionó durante décadas Radio Colón. Lo refaccionan para oficinas, pero de su interior parecen asomarse las voces de antaño, como si se resistieran a abandonar la historia.
viernes, 6 de julio de 2012 · 15:35

Por Gustavo Martínez
gmartinezpuga@tiempodesanjuan.com

Escalofríos. Esa esa es la sensación que da hoy en día bajar los 19 escalones que conducen desde el hall de entrada del edificio Bartolomé del Bono hasta el sótano en el que durante décadas funcionó Radio Colón, cuando llegó a ese lugar de la ciudad a mediados de los años ´40 como la radio de la bodega Graffigna que buscaba su lugar en el mundo. Y vaya si lo encontró.

Es que en esa cuadra de la calle Mendoza, metros al Norte de la plaza 25 de Mayo, la Radio Colón era el punto de referencia para ubicarse en la Ciudad. Y lo sigue siendo para muchas generaciones de sanjuaninos que ahora ubican a los demás diciendo“donde estaba Colón”.
El mármol de carrara en las paredes, las rejas artesanales de la puerta doble de la entrada y de la baranda de las escaleras, son una invitación a soñar cómo era ese San Juan de antaño, cuando don Bartolomé del Bono levantó ese edificio con materiales del viejo continente sin pensar que el sótano que tradicionalmente se construía como un lugar de depósito iba a terminar siendo la cuna de grandes locutores y periodistas.

Es que en esas paredes aún retumban las voces de Quito Bustelo, Mario Pereyra, Rony Vargas, Néstor Andrés Páez, Hugo Rodríguez, Lucho Román y Mario Castro, entre otros.

Los relatos de estos grandes de la radiofonía sanjuanina y argentina afloran ante el desolador silencio y nostalgia que despierta pisar el último escalón de la escalera y ver detrás de un enrejado, resistiendo aún intacto el paso del tiempo, las siglas LV1 sobre una vieja pared, la marca que identificó a la emisora como la primera radio privada del país.

Esas letras y ese número son la bisagra de la división organizacional del histórico sótano: al Norte estaban las oficinas administrativas, como la sala de Prensa, la Administración y la oficina del Director, con una antesala con sillones como recibidor; y al Sur la esencia de la radio, donde funcionaba el estudio central, dos estudios chicos para la AM (Amplitud Modulada) y los tres controles: uno para grabaciones, otro para el control central y otro para la FM (Frecuencia Modulada).

Esas salas ahora vacías, que están siendo refaccionadas, atesoran el paso de las grandes orquestas que tocaban en vivo en la radio, o las declaraciones políticas de presidentes como Illia, Frondizi, Alfonsín y Menem, entre otros. Allí también se resguardarán para siempre los momentos resplandecientes de la radio sanjuanina, cuando era pionera en el país en la incorporación de tecnología, como la consola Solidene, que fue la segunda en Argentina, después de la de radio Rivadavia.

Desde allí abajo vieron pasar por arriba la topadora de Constantini, el ministro de Obras Públicas del gobierno de facto que le sacó varios metros al frente cuando decidió encuadrar la ciudad por la fuerza en los años de la reconstrucción tras el terremoto del ´44.

La radio de la Bodega Graffigna llegó a ese lugar alquilando el espacio a Bartolomé del Bono. Recién el sótano pasó a ser de la radio en los ´60, cuando los alquileres fueron congelados por el gobierno de Perón y la renta dejó de ser negocio para la familia Del Bono, que decidió desprenderse de esas propiedades.  Así fue como la firma Graffigna adquirió a un precio “barato” el sótano sin baños y una oficina de la terraza, donde funcionaba el taller de la radio. Después la firma Graffigna adquirió una parte del sótano que era de The Sportman, para ampliar el espacio de la radio.

Desde esos años y hasta el 2008 Radio Colón funcionó en ese sótano de Mendoza al 169 Sur y se transformó en un sitio de referencia de la Ciudad, en una cuadra donde brillaron las grandes marcas, como Soppelsa, Café Do Brasil o el The Sportman.

Luego Radio Colón se mudó a su casa actual, por calle Mitre, y el sótano quedó en manos de dos herederas, Carlotta Graffigna de Tascheret y María Pía Graffigna. Hoy en día la propiedad es administrada por Enrique Galván.

“Es la cuadra de Colón”

Así lo sigue pensando Quito Bustelo, quien dirigió y ejerció el periodismo en Radio Colón durante décadas. “Sigo pensando que es la cuadra de Radio Colón. No gravitó en la calle Mitre como en lo hizo en la Mendoza. Esa radio estuvo muy ligada a la actividad comercial de toda esa cuadra, por eso está tan metida en la mente de la gente, que tiene grandes recuerdos de cuando la radio hacía punta en el país entero”, opinó el periodista.

Comentarios

Otras Noticias