Tristeza

Murió un querido personaje urbano de San Juan

Se trata de Miguel Marinero, o más conocido como el "Mama-Mama". Estaba internado en el Hospital Marcial Quiroga, lugar donde vive hace años, porque había sufrido un ACV hace un tiempo.
miércoles, 1 de julio de 2020 · 20:15

Durante la jornada de este miércoles, falleció el querido personaje urbano sanjuanino, llamado Miguel Marinero (o más conocido como "Mama-mama"). Estaba internado en el Hospital Marcial Quiroga -lugar donde vive hace unos años- luego de sufrir un ACV el pasado 8 de enero. Tenía 50 años y, en aquel entonces, tuvo que ser internado de urgencia.

Eran 21 años los que el "Mama-Mama" llevaba viviendo en el Hospital Marcial Quiroga. Era sordomudo y tuvo una historia de vida bastante complicada. Sin embargo, en el nosocomio ya lo querían como uno más. "Para nosotros no es un paciente, ya es un colaborador", dijo una enfermera hace un tiempo en una nota para este diario.

Pese a las versiones de que su familia lo había abandonado, una hermana de Miguel, llamada Lorena, había contado a este medio -hace un tiempo- que "Miguel nunca fue abandonado, su abuela lo acostumbró a una vida de la que fue imposible recuperarlo". 

Según relató Lorena, luego de que muera la madre de Miguel, su abuela materna tuvo la curatela del hombre y fue quien lo crió desde que era niño. Sin embargo, fue una crianza para el olvido ya que "esa abuela era prostituta y alcohólica, llevaba a sus clientes a su casa y hasta hacía prostituir a Miguel con esos hombres y se quedaba con la plata. Nunca le interesó la vida de mi hermano y por eso andaba en la calle todo el tiempo", dijo.

Siguiendo con su palabra, Lorena afirmó que Miguel tiene una historia muy triste de vida y que "mucha gente hablar por hablar y no saben todo lo que hay detrás. El error fue de la Justicia de darle la curatela a esa abuela. Vivía de la plata que sacaba prostituyendo a Miguel y también del dinero que le daba mi padre".

Sobre el estado de abandono del personaje urbano, su hermana -por parte de padre- contó que en realidad Miguel nunca fue abandonado: "Yo me lo traje a vivir a mi casa durante mucho tiempo pero él ya tenía un estilo de vida que no era propio de una familia. Andaba todo el día en la calle, había días que no volvía. Lo querías tener encerrado y, en un momento que te descuidabas, se escapaba. Terminamos resignándonos y terminó volviendo a la calle".

Comentarios