31 de octubre

Halloween, noche y rituales

viernes, 28 de octubre de 2011 · 20:18

Esta noche venerada por los antiguos celtas, marca un momento muy especial, ya que según se dice "se abren las compuertas entre los mundos y los aparecidos". Dice la leyenda que es un encuentro de ángeles y demonios. Es una fiesta que se ha difundido mucho en el mundo y cada vez hay más países donde se llevan a cabo rituales y fiestas de disfraces. En América comenzaron a realizarse en Estados Unidos y Canadá, pero luego se fueron extendiendo por toda América. La costumbre es pedir dulces y orar por lo muertos del que los da y realizar fiestas para ahuyentar a los malos espíritus. La noche de Halloween, también se conoce como la vigilia de Hallows, es decir el momento de finales y nuevos comienzos. De ahí que el 31 de octubre es la noche ideal para realizar rituales para cortar con todo aquello que nos hace mal, nos entristezca o daña. Es decir cortar con lo negativo que no nos permite crecer y apostar a un nuevo sendero de éxitos.

Noche de disfraces:

En San Juan se han hecho más comunes las fiestas de Halloween y cada día hay más lugares de esparcimiento donde se llevan a cabo reuniones festivas con disfraces. Los más conocidos son los de brujas, fantasmas, gatos negros, monstruos, payasos con luces y pelucas o cabezas de calabaza, vampiros, gatúbelas o monjes. Esta tradición de disfrazarse en esta noche nació en Francia entre los siglos XIV y XV, durante las celebraciones de Todos los Santos, el primero de noviembre. En esa época de la peste bubónica que causara pánico a los europeos, los católicos cobraron mucho miedo a la muerte y con gran creatividad celebraban la ocasión. Al día siguiente, el Día de los Fieles Difuntos, multiplicaban su arte. Y así fueron naciendo las representaciones artísticas que exaltaban en la gente el recuerdo de su propia mortalidad.

Todas estas representaciones, se conocían como la Danza de la Muerte, y con el tiempo se transformaron en verdaderas fiestas de disfraces que luego fueron imitadas en América. La fiesta de Halloween, se ha extendido tanto por todo el mundo que ya es tradición en varios países, unida a regalar o pedir dulces o simplemente realizar rituales. La costumbre de pedir o comer dulces también comenzó en Francia y consiste en pedir dulces y ofrecer a cambio rezar por los fieles difuntos de la persona que los da. Todo tiene que ver con la muerte pero en el buen sentido. Cabe destacar, que con gran creatividad se elaboran los disfraces que se destacan con labiales, pinturas de colores resaltantes y brillos que destacan. Según las creencias, las brujas se disfrazan esa noche de gatos negros, por lo que si se atraviesa uno de ellos no se debe dudar en dar siete pasos para atrás inmediatamente, para revertir la mala suerte que eso significa. Son creencias y costumbres y como tal deben ser tomadas.

Rituales de Halloween

Para abrir nuevos caminos

Al acercarse la media noche del 31 de octubre, colocar un espejo redondo adentro de un recipiente de barro o cerámica. Llenarlo de agua y luego levantándolo con las dos manos, como si fuera una ofrenda, cerrar los ojos y pensar en todo lo que se desea dejar atrás: penas, inseguridades, conflictos, pérdidas, amores no correspondidos, relaciones negativas, sociedades estériles, enfermedades, carencias, malos negocios, fracasos, rencores, etc. Luego, abrir los ojos, bajar el recipiente a la altura del pecho y mirándose en el espejo, reflejar lo que se quiere lograr. Arrojar luego el agua al jardín. Es un ritual de magia blanca.

Para cortar una relación negativa

Durante tres noches seguidas encender una vela verde, en un altarcito construido en la casa. A la izquierda de la vela, colocar un vaso con agua. Meditar pidiendo que esa relación negativa se termine para bien y en buenos términos. Al día siguiente arrojar el agua al inodoro o lejos de la casa si no hubiera cloacas. El resto de vela se arroja con los residuos de la casa.

Para alejar personas negativas que atentan contra la pareja

Este ritual puede ser realizado invocando a la Virgen Desatanudos, para que corte lo malo. Se toma un pañuelo y se le hace un nudo. Luego se escribe el nombre del que realiza el ritual en una almendra y en otra almendra el nombre de su pareja. Se rocían las almendras con agua de rosas y se colocan debajo de la almohada, por la noche antes de ir a acostarse. Al día siguiente se colocan las almendras en un altarcito, se corta el nudo del pañuelo, con una tijera y se enciende una vela rosada a la vez que se le ora a la Virgen Desatanudos para que corte con todo lo malo. Por último, la pareja come las almendras.

Comentarios