En Rivadavia

Colectivero “boxeador”: el chofer manejaba ebrio y andaba despechado

El caso se conoció por la viralización de un video, donde se lo ve peleando con dos vecinos en un barrio de Rivadavia.
martes, 19 de enero de 2021 · 18:59

No solamente se trató de una pelea por una simple discusión de tránsito. El colectivero que peleó con vecinos de un barrio de Rawson el domingo último, estaba borracho y andaba despechado por problemas de pareja, afirmaron fuentes policiales.

Ese es el trasfondo del video que se viralizó tras el escándalo desatado el domingo último en el interior un barrio de Rivadavia, detrás del Waltmart, y que terminó con la detención de un chofer de la línea 9. El colectivero fue identificado como Carlos Vargas, de 42 años, y abrieron una causa contravencional en su contra por disturbio e insultos, además de una infracción por conducir en estado de ebriedad, señalaron en la Policía.

En la misma Policía informaron que un rato antes del incidente, supuestos pasajeros del colectivo de línea 9 de la empresa La Positiva llamaron al 911 para denunciar que había un chofer que conducía hablando por teléfono y que aparentemente iba discutiendo a los gritos con su mujer.

El colectivero del que hablaban sería ese mismo que luego protagonizó el escándalo sobre la calle Disprospero, cerca de Bellas Artes. Una primera versión decía que el problema se originó porque el colectivero se detuvo en medio de la calle y no dejaba pasar a los otros automovilistas. Lo que sucedió en realidad, según la Policía, fue que el chofer se desvió de su recorrido e intentó salir por esa calle. Dio la casualidad que en ese momento un vecino ocupó parte de la calle con su camioneta para descargar unos muebles y eso generó la molestia del colectivero, que no podía pasar.

Supuestamente, el chofer se enfureció tanto que empezó a insultar a ese vecino, después bajó y lo desafió a pelear. Esto provocó la reacción de esa persona y otro vecino, que se trenzaron en una discusión con el colectivero y aparecieron los manotazos y las corridas.

El alboroto fue grande. Los vecinos llamaron a la Policía. Minutos después llegaron al lugar los uniformados de la Seccional 13ra, que pusieron orden y trasladaron detenido al colectivo en razón de que la gente lo señalaba como el que originó la pelea. El chofer andaba con un amigo.

Ahí notaron que el chofer tenía un fuerte alcohol. Fuentes policiales aseguraron que le hicieron soplar la pipeta y arrojó que tenía 1.8 gramos de alcohol en sangre, más del triple de lo permitido a cualquier conductor. Los transportistas no pueden tener ni siquiera la mínima, que es de 0.5 gramos de alcohol. A la hora de justificarse, el chofer habría dicho que no había tenido un buen día por problemas de pareja. Ahora no sólo afronta la causa contravencional por el incidente y la infracción de tránsito, el incidente podría afectar seriamente su trabajo.

Comentarios

Otras Noticias