Policiales

“Mi amor, salí a la puerta que te voy a matar”, la amenaza del femicida en potencia que cayó preso en Albardón

Esta fue la invitación que lanzó un joven, que fue a buscar a su ex pareja con un cuchillo en la cintura. Él ya tenía una denuncia por violencia de género y una prohibición de acercarse a la chica. La juez Carolina Parra ordenó su detención.
sábado, 04 de mayo de 2019 · 10:25

“Mi amor, salí a la puerta que te voy a matar…” No era una broma, el muchacho tenía un cuchillo en la cintura y estaba parado en la puerta de la casa de su ex novia, en Albardón. Es más, ella ya había sido alertada por un amigo y un tía del agresor de que este iba a buscarla y le pidieron que tuviese cuidado porque estaba desbordado. Por suerte no llegó a correr sangre y el sujeto fue detenido a tiempo por la Policía; de hecho ahora lo procesaron y la jueza Ana Carolina Parra dispuso que continúe preso a raíz de su extrema peligrosidad.

El presunto agresor es Matías Mauricio Fernández, un joven de 24 años sin profesión que padece adicción a las drogas y que ya había sido denunciado por violencia de género en  octubre de 2018. También existía una orden judicial que le prohibía acercarse a la chica, pero ni eso detuvo al muchacho que aparentemente estaba despechado y tenía claras intenciones de acabar con la vida de su ex mujer y madre de su hija.

Los jóvenes se conocieron a fines de 2017 y en enero de 2018 se fueron a vivir juntos después de que ella quedara embarazada. La relación no funcionó porque al poco tiempo empezaron las desavenencias y Fernández mostró su lado violento, según relató ella. Las agresiones eran físicas y psicológicas, entonces la situación se tornó insostenible por lo que la chica optó por separarse. El hostigamiento no se detuvo, por el contrario él continuó molestándola o mandándole mensajes. Además la chica sabía que Fernández no estaba bien por sus problemas depresivos y por sus adicciones, eso lo hacía más peligroso. Fue así que el 22 de octubre de 2018 lo denunció en la Seccional 18va por violencia de género e intervino el Juzgado de Paz de Albardón. El juez de Paz Pedro Rizzo dictó medidas de protección para la joven y en diciembre de ese año notificó a Fernández que tenía prohibido acercarse a su ex pareja en un radio de 100 metros.

Nada calmó a Fernández que continuó con su actitud violenta. Hay versiones de testigos que señalan que igualmente tuvo encuentros con su ex. De todas formas la relación nunca mejoró y la negativa de la chica a volver con él, hizo que éste perdiera los estribos. El 3 de marzo último parece que no tuvo un buen día y tomó una actitud temeraria. Esto lo declaró un amigo suyo, que habló por teléfono con Fernández ese día y le escuchó decir que pensaba matar a su ex pareja y que tenía un cuchillo. Lo mismo relató una tía del muchacho, quien contó que lo notó muy mal y que luego recibió un mensaje en el cual le decía: “me voy a terminar con esto de una vez. La voy a ir a buscar (en referencia a su ex pareja) y la voy a matar”. Y a continuación le envió la foto de un cuchillo.

Tanto el amigo como la tía de Fernández llamaron a la chica y le pidieron que tuviese cuidado, que el muchacho estaba fuera de sí y planeaba buscarla en su casa. La joven entró a desesperarse.  Primero llamó a su hermano, después se encerró en su casa de Albardón. 

Cerca de las 18 de ese día, Fernández llamó por celular a la joven y le dijo esa frase amenazante: “mi amor, salí a la puerta que te voy a matar…” Él ya estaba frente a la vivienda esperando que lo atendiera. Por supuesto que ella no salió y llamó al 911. A los minutos llegó una patrulla policial y detuvo al joven, que estaba armado con un cuchillo. Por otro lado, constató que existía una orden judicial por restricción de acercamiento. 

La causa recayó en manos de la jueza Ana Carolina Parra, del Segundo Juzgado Correccional, que analizó los antecedentes y la peligrosidad de Matías Mauricio Fernández. Es por eso que en estos días resolvió dictar el auto de procesamiento contra el joven de 24 años y dispuso que siga preso por los presuntos delitos de amenazas agravadas por el uso de arma de blanca y desobediencia a un orden judicial.
 

Comentarios