polémica decisión

La justicia se tira la pelota por la liberación del acusado del salvaje femicidio de Thalía

Todo se da después de que la madre de la joven brutalmente asesinada pidiera explicaciones por la resolución y por eso el juez la recibió.
jueves, 06 de diciembre de 2018 · 14:11

A dos años y medio del femicidio de Thalía Recabarren en Zonda, el juez de Menores Jorge Toro le concedió la libertad al presunto autor del brutal asesinato, Ángel Morales, y se generó un gran revuelo con un fuerte descargo de parte de la familia de la joven muerta y acusaciones cruzadas entre la Fiscalía y el juzgado por dos cuestiones: las demoras para fijar la fecha del juicio y la polémica excarcelación.

Este jueves, pasado el mediodía, la mamá de la muchacha víctima fatal de violencia de género se reunió con Toro para saber por qué liberaron al ex novio y único sospechoso del crimen de su hija. Si bien el juez prefirió no hacer declaraciones públicas tras el encuentro con Anabela Recabarren, pues sostuvo que no corresponde hacerlo porque corre el riesgo de ser recusado, fuentes judiciales aclararon que la determinación está amparada bajo la ley. 

Es que tras haber permanecido dos años en el Instituto Nazario Benavídez privado de su libertad, según explican, se cumplió el paso legal y por ello lo dejaron en libertad. La ley manifiesta que si transcurre ese tiempo y la fecha del debate no fue fijada, el magistrado tiene la potestad de excarcelarlo bajo algunas restricciones, como terminó ocurriendo en octubre. No obstante, también tiene  la posibilidad de prorrogar el beneficio, aunque no lo creyó conveniente -a juzgar por sus acciones-.

Ahora, Morales quedó en libertad bajo juramento con la condición de presentarse cada 15 días en el Juzgado de Menores, la obligación de continuar con su tratamiento psicológico y psiquiátrico y el compromiso de reinsertarse a la sociedad laboralmente luego de su reclusión en el hogar de menores en conflicto con la ley.   

Ante esta cuestionada decisión, el fiscal que entiende en la causa, Adolfo Díaz, salió al cruce y le dijo primero a Tiempo de San Juan que objetó la libertad del presunto femicida pero que no tuvo éxito.

La mamá, antes de ver al juez Toro. Después del encuentro, salió destruida, con lágrimas en sus ojos y con el alma rota.

Por su parte, desde el juzgado apuntaron contra la Fiscalía por las demoras en la resolución del caso por el que se espera la fecha del juicio, que en principio habría estado programado para este año pero que la realidad marca otra cosa. Las fuentes judiciales señalaron que el retraso se debe a la cantidad de producción de pruebas que el mismo fiscal solicitó y que sin ellas no se puede realizar la elevación a juicio. 

Respecto a esto, Díaz aseguró que “ya está todo dado para que el juez Toro eleve el caso a juicio”, ya que hace unos 20 días  la Fiscalía presentó un nutrido acopio de pruebas que serían concluyentes para la condena del ex novio de Thalía. “Hemos presentado todo lo que se ha ido recabando desde un primer momento, todas las actas desde que ella desapareció, la búsqueda, una vez que la encontraron, los policías que intervinieron y varias personas citadas como testigos”, indicó el fiscal.

Sobre la fecha del juicio, a este medio altas fuentes le confirmaron que el debate no se realizará este 2018 y que sería programada para la segunda quincena de febrero, después de la feria judicial, para que el sujeto acusado de asfixiar hasta matar a Thalía sea juzgado.   

El antecedente más reciente

En 2016, un joven de 17 años cayó detenido bajo la sospecha de ser el autor del crimen de un anciano en San Martín y, desde ese momento, permaneció en el Instituto Nazario Benavídez privado de su libertad hasta que el juicio comience y su situación procesal se resuelva. Sin embargo, la defensa del acusado solicitó la excarcelación y el juez de Menores, Jorge Toro, se la otorgó a principios de noviembre.

Después de que se cumpliera un plazo legal, el joven acusado de asesinar a Rafael Sillero (86) de siete puntazos quedó en libertad bajo juramento y la condición de presentarse cada 15 días en el Juzgado de Menores, tras estar en el hogar de menores en conflicto con la ley.  

Por esa razón, la fiscal que entiende en la causa, Gladys Capdevila, pidió endurecer la acusación con un cambio en la calificación con el agravante de alevosía. De esta manera, no sólo impediría la libertad del sujeto al menos hasta el juicio sino también complicaría una posible condena, en el caso de que fuera encontrado culpable.        

   

 

 

 

 

Comentarios