Se defendió

La abogada procesada por estafa analiza recusar al juez que falló en su contra

Filomena Noriega aseguró que la resolución de Benito Ortiz no tiene justificación y adelantó que acudirá ante la Corte.
miércoles, 05 de diciembre de 2018 · 22:00

El juez Benito Ortíz del Primer Juzgado de Instrucción procesó por estafa a la famosa abogada sanjuanina Filomena Noriega y, dado su alto perfil mediático, el fallo generó revuelo en Tribunales y por ello se defendió frente la acusación penal que pesa sobre sus hombros, por la cual podría ir a juicio. La letrada manifestó a Tiempo de San Juan que el procesamiento no tiene justificación y que por esa razón lo apeló e irá ante la Corte de Justicia para que intervenga en el caso. 

Es que su señoría procesó con prisión preventiva al narco Roberto Antonio Agüero, conocido como 'Manteca' por el delito de defraudación por desbaratamiento de derechos acordados en perjuicio de dos denunciantes, mientras que para Noriega resolvió el procesamiento sin prisión por considerarla partícipe necesaria en el delito que se le imputa, además de embargarla por 500 mil pesos. Para la abogada la decisión es "arbitraria e injusta" porque, según asevera, el juez le da lugar a la palabra de los denunciantes en lugar de darle importancia a un contrato firmado y certificado por un escribano público.

Sin pelos en la lengua, Noriega no descartó la posibilidad de recusar al magistrado por la cantidad de causas que tiene en su juzgado "por miedo a verse perjudicada" y agregó: "Considero que hay una cuestión personal del juez conmigo y por lo tanto no sé si sea lo más conveniente para mis clientes". 

Acorde a su relato, Agüero le pidió que participara en la venta de un inmueble y por ello ejerció su función de mediadora judicial. "Redacté el contrato y en una escribanía se firmó. A las dos semanas, las personas que compraron la vivienda dijeron haberlo leído bien y se mostraron disconformes porque no estaba lo que se acordó de palabra, pero ellos ya habían firmado", detalla la letrada. 

Después de desacuerdos entre Agüero y los compradores, explica que se inició una causa civil en el Noveno Juzgado por incumplimiento de contrato, el cual las partes habrían rubricado. "Mi cliente les ofreció devolver el dinero y que dejaran la casa y nunca llegaron a ponerse de acuerdo. Hasta ese entonces, conocía el conflicto e incluso testifiqué tras la denuncia penal contra Aguero, pero luego me enteré que mi testimonio había sido tomado como si fuera una imputada. A los pocos días fui procesada", contó. 

Según señaló Noriega, el juez considera que fue cómplice de una estafa en la que en el proceso de venta inflaron el precio del inmueble para salir beneficiados. Sin embargo, la letrada aseguró que la suma fijada por honorarios se estableció en un principio. "Nunca se especuló, están las firmas, los papeles, la causa inicial pero el juez sólo le da preponderancia a la palabra de los denunciantes y no a las pruebas concretas que existen", selló. 

En el procesamiento, entre otros puntos, se destaca que la vivienda no estaba en condiciones de venta y que no contaba con los libre deuda correspondientes, a lo que Noriega respondió que Agüero se había comprometido a pagar los 11 mil pesos que tenía de deuda para que se pudiera hacer la transacción sin problemas.  

El caso como tal es confuso y ahora se dirime en la justicia penal. El juez de primera instancia ya habló y encontró a la abogada culpable. Una instancia superior, la determinación podría ser respaldada o bien revocada. Si esto último no sucede, la letrada estaría cercana a enfrentar un juicio por ser cómplice de una estafa e incluso condenada a prisión, si llegaran a la misma conclusión que Ortíz. Antes, está claro, se aferrará a todas las herramientas judiciales posibles para evitarlo.  

 

Comentarios