Desesperación

El drama de una familia con niños que sufre un desalojo del Ejército Argentino en Marquesado

Según le contaron a Tiempo de San Juan, sin previo aviso, los oficiales de justicia llegaron con la orden de desalojo y quedan en la calle.
jueves, 13 de diciembre de 2018 · 17:10

Con casi 40 grados de temperatura a la sombra, en Marquesado y en plena siesta, una familia que ocupa una porción de los terrenos del Ejército Argentino tiene todas sus pertenencias en la calle después de recibir la orden de desalojo por parte de la Justicia Federal y asegura que su situación es desesperante pues no tienen a dónde ir. 

Dos viviendas y un taller mecánico en pie, con una construcción sísimica resistente, ubicadas en calle San Juan y Ruta del Sol, a unos metros del DIM 22, son el hogar y la fuente de trabajo de una familia compuesta por 10 personas entre ellas 4 niños y una persona con discapacidad que está a punto de desaparecer por obra de retroescabadoras y maquinaria lista para comenzar el trabajo de demolición del lugar.

Según informó la abogada que los representa en este delicado momento, Rubí Arias, se habrían adelantado a la fecha que le adelantaron de palabra para realizar el desalojo. Es que sostienen los damnificados que están dispuestos a marcharse pero necesitan más tiempo porque los ha tomado por sorpresa. 

Si bien reconocen que el lugar no es suyo porque sus padres se instalaron hace más de 50 años atrás, intentaron tres veces -acorde a su relato- regularizar su situación habitacional con el trámite de posesión veinteañal con sus respectivas mensuras pero siempre fue rechazado. También cuentan que ofrecieron comprar el terreno, ya que las construcciones tienen mayor valor que el mismo terreno, aunque de igual forma la respuesta fue negativa. 

Las tierras habrían sido donadas por la Provincia en 1904 a la Nación para que la fuerza armada construyera cuarteles y polígonos de tiro. Sin embargo, eso no sucedió porque el lugar y los alrededores están desolados. 

"Por una cuestión de humanidad que primen las fechas en las que estamos, se acercan las fiestas, viene la feria judicial, podrían haberles dado un poco más de tiempo para irse bien. Ellos se van a ir pero quieren hacerlo como corresponde y no con topadoras que amenacen", manifestó la letrada. 

Uno de los protagonistas aseguró que quedan en situación de calle, no saben a dónde van a llevar sus muebles, mientras los oficiales de justicia están en el interior del inmueble con la orden judicial del juez federal Miguel Ángel Gálvez. "Han invertido mucho acá, hay un abuelo muy enfermo y los tiempos son muy cortos. Sólo pedimos ayuda y consideración", manifiesta. 

¿Escándalo, en puerta?

Según señaló la Dra. Arias, en la misma situación por la que atraviesan sus clientes está el Club Marquesado y la Agrupación Mangrullo de la localidad, asociaciones sociales y deportivas que ocuparían los terrenos como la familia en conflicto y podrían ser también desalojados. 

 

 

 

 

 



Galería de fotos