INSPECTORA MUNICIPAL

El escándalo de la coima filmada, en fojas cero por “depresión”

El 28 de agosto de 2012 la grabaron pidiendo una coima de 1.000 pesos a un comerciante. Dicen que ni siquiera pudieron indagarla por los sistemáticos partes médicos. Por Gustavo Martínez Puga.
domingo, 23 de agosto de 2015 · 08:56

Por Gustavo Martínez Puga

A tres años del escandaloso caso de la inspectora de la Municipalidad de la Capital que atraparon con un singular operativo pidiendo una coima a un comerciante del micro centro, la causa está en fojas cero. ¿Cómo hizo? Metiendo sistemáticamente partes psicológicos por el supuesto estado depresivo en el que cayó tras ese procedimiento.

Así fue como Laura Pinazo (60) logró que no la investigaran por ninguna vía: ni la judicial ni la administrativa.

"El año pasado nos preocupamos por esa causa y elaboramos un escrito pidiendo al juzgado que nos informaran qué medidas habían tomado, debido a que fue un caso con mucha repercusión social. Y no hemos tenido respuesta alguna”, informó Ana Lía Larrea, titular de la Fiscalía de Instrucción N° 5.

Mientras que fuentes del Segundo Juzgado de Instrucción precisaron que "los partes psicológicos sistemáticos por un estado depresivo hicieron que la imputada no pudiera ser llamada a indagatoria en todo este tiempo”.

Como Pinazo no fue indagada, no corren los plazos para la prescripción de la pena por el delito de exacción ilegal (1 a 4 años de prisión y 1 a 5 años de inhabilitación especial).

El caso tuvo un alto impacto social en el anochecer del martes 28 de agosto de 2012. Fue cuando una comisión de mujeres policías de la Brigada Femenina y efectivos de la Brigada de Investigaciones procedieron a la detención en la vereda del microcentro sanjuanino, cuando la inspectora municipal salía deSupergama (Avenida Libertador 249 Este) con los billetes de 1.000 pesos marcados por el mismo juez Pablo Flores, con asistencia de la policía y la fiscal (en ese momento Silvina Gerarduzzi subrogaba la fiscalía de instrucción cinco).

Todo se había organizado en secreto y se había instalado una cámara oculta y un micrófono en el negocio que venía siendo víctima del pedido de coimas de la inspectora para no cerrar el local y con la promesa de que nadie más lo volviera  a molestar desde la Dirección de Comercio de la Municipalidad de la Capital.

El comerciante, Julio Gamerman, hizo llegar su malestar a la municipalidad y el intendente Marcelo Lima dio la orden al Coordinador de Gabinete, Juan Sánchez, que solucionara la situación. Así fue como el funcionario y el comerciante fueron directamente a la Fiscalía de Instrucción N° 5 (de turno en ese momento) y realizaron la denuncia que derivó en el operativo especial.

Pero todo aquel movimiento no ha logrado plasmarse en hechos concretos en la Justicia. Ni tampoco en la vía administrativa en la Municipalidad de la Capital.

Así, la inspectora Pinazo, quien tiene años de trabajo en Bromatología e Higiene en la Dirección de Comercio de la Capital, logró zafar del avance judicial.

Galería de fotos

Comentarios