Video

La historia de Carlos, hijo de desaparecido que perdonó a sus apropiadores

Lo separaron de sus padres sanjuaninos cuando apenas era un bebé. Descubrió su verdadera historia en 2008; tres años después sus apropiadores fueron condenados tras el juicio de lesa humanidad. Reviví la nota de Paren las Rotativas.
miércoles, 24 de marzo de 2021 · 22:24

Del shock al perdón. Así fue como el sanjuanino Carlos Goya Martínez, el nieto restituido Nº 92, transitó el duro momento en el que se enteró que era hijo de desaparecido, que Luis Alberto Tejada y Raquel Josefina Quinteros, quienes lo criaron como hijo propio, eran en realidad sus apropiadores. Eso fue en 2008, cuando tenía 29 años. Su historia y cómo aprendió a perdonar, en una conmovedora entrevista con Paren las Rotativas.

"Me entero tras un allanamiento que hay en mi casa, en el que se llevan varios artículos personales míos. Ese día me cuentan que no era hijo de quienes me habían criado. Siempre digo que esa noche fue la más larga de mi vida. Fue un vacío total el que sentí. Quienes creían que eran mis padres no lo eran, quienes creían que eran mis hermano no lo eran. Ni siquiera sabía qué nombre tenía o fecha de nacimiento ", expresó Goya, en el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia.

Dos meses después del operativo llamaron a su teléfono y le contaron toda la verdad. "Me llama el juez federal y me dice cuál era mi verdadero nombre. Me cuenta que tenía dos hermanos de un matrimonio anterior de mi viejo y me cuenta toda mi historia", agrega el Director de Promoción y Protección de Derechos Humanos. 

Goya dice que atravesó un proceso de negación tras descubrir su pasado y que recién años después pudo hacer un clic sobre sus orígenes. "Yo no fui adoptado, yo fui apropiado. Fui asentado como propio por una familia que conocía mi historia y la verdad. Fue un proceso interno en el que aprendí a perdonar. A mi vieja hasta el día de hoy le digo ´mamá´. La base de esto fueron los hermanos que tengo, que llegaron para aportar", señala. 

En 2011 sus apropiadores fueron condenados en el primer juicio por delitos de lesa humanidad. Tejada, ex suboficial de Inteligencia, y su esposa Quinteros recibieron una pena de 12 y 5 años de prisión, respectivamente. "Hay que seguir en la búsqueda de memoria, verdad y justicia. Que le diga mamá a quien se apropió de mí no significa que no se siga con esa búsqueda de los 400 nietros que nos están faltando", asegura.

Mirá la entrevista completa: 

 

Comentarios